Cultura, eje prioritario de Ulises Ruiz; Webster rinde informe sexenal


Oaxaca es el estado con la expresión más compleja y plural del país. En nuestra entidad se entreteje la mayor diversidad cultural de México. En su territorio se expresan 15 pueblos originarios y una población afrodescendiente.

Aunado a ello, los oaxaqueños contamos con un gran patrimonio natural, arqueológico y colonial, donde sobresalen tres sitios reconocidos por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Cultura, las Ciencias y las Artes, por sus siglas en inglés) como patrimonio de la humanidad.

Podemos destacar también el arte moderno pujante que permite la existencia de obra artística contemporánea de excelente manufactura.

Consciente de lo anterior, al inicio de la administración del gobernador Ulises Ruiz Ortiz, en el Plan Estatal de Desarrollo Sustentable 2004-2010, se consideró a la cultura como una prioridad incluyéndola en el Eje Estratégico: Combate Frontal a la Marginación y Pobreza. La primera acción fue la transformación del Instituto Oaxaqueño de las Culturas en Secretaría de Cultura. Ello permitió consolidar una institución encargada de dirigir, planear y ejecutar las políticas en materia cultural, para coadyuvar en la tarea del desarrollo de la entidad.

La creación de la Secretaría de Cultura, tuvo como sus principales retos:

El diseño e implementación de un Plan Sectorial de Cultura.

Incrementos presupuestales que permitieran consolidar las acciones en el sector.

La vinculación con la sociedad civil y la comunidad artística y cultural.

Y una nueva legislación en materia de cultura que sentara las bases para el desarrollo de la política cultural en la entidad.

Asimismo se buscó que la política cultural garantizara la participación ciudadana bajo los principios modernos de las políticas públicas tanto en la planeación, como en la transparencia, la rendición de cuentas y la equidad en todos sus sentidos.

El Plan Sectorial de Cultura consideró cinco ejes estratégicos de la política cultural, que permitieron definir el esquema de actuación del sector, bajo la rectoría de la Secretaría, siempre considerando la realidad pluricultural y multiétnica de la entidad y con la visión de la cultura como una estrategia para el desarrollo sustentable.

El primer eje, Salvaguarda del Patrimonio cultural es relativo a las medidas encaminadas a garantizar la viabilidad del patrimonio cultural material e inmaterial. La primera medida fue la creación del Instituto del Patrimonio Cultural (INPAC) que realiza un encomiable trabajo de conservación, restauración y rehabilitación de los bienes muebles e inmuebles con valor histórico y patrimonial.

El INPAC realizó una inversión global de cerca de 195 MILLONES DE PESOS, de sus trabajos destaca la restauración de 28 inmuebles religiosos y ocho inmuebles civiles, estos últimos utilizados para fortalecer la infraestructura cultural de la entidad; por ejemplo, se rehabilitó el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) que significó el rescate del valioso inmueble conocido como la Casa de Cortés, que alberga al MACO. La restauración del Teatro Macedonio Alcalá. La Biblioteca Pública Central “Margarita Maza de Juárez” y la restauración del inmueble que albergará el Museo Frissel, que se encuentra en su 3ª de 4 etapas.

Respecto a los inmuebles religiosos se distingue el trabajo emprendido en templos y exconventos que por su valioso patrimonio requerían de una urgente inversión, tal es el caso de la Catedral de la Virgen de la Asunción en la ciudad de Oaxaca, el Conjunto Religioso de San Matías Jalatlaco, el Templo de la Preciosa Sangre de Cristo. Asimismo, en el interior del Estado hubo la labor para restaurar 19 inmuebles religiosos, entre ellos, el Ex Convento de Cuilapam de Guerrero, el Ex Convento de San Juan Teitipac y el Templo de San Juan Guelavía.

Respecto a los bienes muebles se restauraron 10, entre retablos y pinturas, de los más importantes sólo referiré los trabajos realizados en los templos de Capulapan de Méndez y Teotitlán del Valle.

Por otra parte, en colaboración con el Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se realizó un Catálogo de Bienes Artísticos de Patrimonio Cultural contenidos en 13 recintos religiosos del interior del Estado con la intención de registrar y proteger este patrimonio tan preciado de los oaxaqueños.

En el ámbito de la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial, se creó el Programa para el Desarrollo Integral de las Culturas de los Pueblos y Comunidades Indígenas, a través del cual se trabajó a favor de los sistemas de creación de los pueblos originarios de Oaxaca, prueba de ello fue la edición de libros, partituras, discos, entre otras acciones. Este programa contó con recursos por arriba de 10 MILLONES DE PESOS, con lo que se financiaron 204 proyectos culturales, beneficiando a portadores de 11 de los 15 pueblos originarios de Oaxaca.

El segundo eje es relativo a afirmación de la Diversidad Cultural, éste se desarrolló a partir de programas de autosustentabilidad para el apoyo a las culturas populares. A través de las acciones emprendidas en el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC) y del Programa de Desarrollo Cultural Municipal, se tuvo una amplia cobertura en el interior de la entidad y se contó con la aportación económica de la Fundación Alfredo Harp Helú, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) y el Gobierno del Estado con una inversión de más de 35 MILLONES DE PESOS. Cabe subrayar que Oaxaca es el Estado que invirtió la mayor cantidad de recursos en estos programas.

De tal forma que el presupuesto del programa PACMYC creció 288% con respecto al año 2004 y permitió el apoyo de 741 iniciativas comunitarias vinculadas a la autosustentabilidad. Por su parte el programa de Desarrollo Cultural Municipal también tuvo un incremento sin precedentes, pues en esta administración se apoyó la capacitación de más de 2,000 niños y jóvenes agrupados en 71 nuevas bandas de música, 12 marimbas infantiles, 8 grupos de danza regional y 4 grupos tradicionales de jaraneros y cuerdas, entre otros.

Mediante el tercer eje, el de Formación artística y cultural se buscó el fortalecimiento de los procesos educativos en beneficio de la niñez y de los creadores. En este eje destaca el Programa de Formación Musical Comunitaria a través del cual se dotó de instrumentos musicales a 247 bandas de música de viento, se capacitó cerca de 600 niñas y niños que participaron en el campamento de verano y en las giras por el interior del país, en la denominada Banda Sinfónica Infantil Benito Juárez, que este año estuvo nominada por las prestigiosas Lunas del Auditorio Nacional. Por su parte con el programa El Rincón de la Marimba, se consolidó el trabajo de estas agrupaciones musicales con campamentos y giras. El Rincón de la Marimba obtuvo en el 2008 el Premio Coming Up Taller, otorgado por el gobierno de los Estados Unidos por el rescate de las tradiciones musicales y por ser un esfuerzo que fortalece la creatividad y el talento para triunfar de la niñez. Asimismo, en coordinación con la Fundación Azteca, se está trabajando en la conformación de la Orquesta Infantil Esperanza, capacitando a 160 niños y niñas entre instrumentistas y miembros del coro. También se trabaja en coordinación con el IEEPO, la Fundación Harp y la Proveedora Escolar en el concurso de Cuento Infantil, que en su última edición convocó a cerca de MIL niños de todo el Estado.

Estos programas funcionan bajo la lógica de trabajar con la niñez, en virtud de que es la mejor forma de salvaguardar nuestra cultura, pero ante todo, por trabajar a favor del desarrollo de mejores seres humanos.

Con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, se trabaja en la Escuela Taller en San Juan Teitipac, donde se están capacitando a 60 jóvenes en oficios relacionados con la conservación de patrimonio, para vincularlos al mercado laboral.

También se apoyó la formación a través de 470 bibliotecas públicas municipales gracias al quehacer de la Coordinación Estatal de Bibliotecas. Igualmente se fortaleció la educación infantil a través de las 36 Casas de la cultura y 60 Casas del pueblo y se crearon dos centros regionales de cultura en Capulalpan de Méndez y El Espinal, modelos novedosos implementados en Oaxaca para acercar los servicios culturales a las regiones, de acuerdo con la vocación de cada una de ellas.

A través del Centro de Iniciación Musical de Oaxaca, del Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo y de la Casa de la Cultura Oaxaqueña se promovió la formación artística y cultural de la niñez y de los adolescentes.

Se impulsó la creación de la Licenciatura en Gestión Cultural y Desarrollo Sustentable en convenio con la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Cabe señalar que esta Licenciatura sólo existe en tres casas de estudio en el país y su propósito es profesionalizar a los gestores que realizan una ardua labor por volver sustentables las iniciativas culturales. Asimismo se promovió el Centro de las Artes de San Agustín (CASA), cuyo artífice es el Maestro Francisco Toledo y bajo cuya iniciativa se logró la rehabilitación de la Fábrica de Hilados y Tejidos de San Agustín Etla, hasta convertirlo en un espacio de formación y producción artística de alto nivel, con una visión de sustentabilidad y participación con la comunidad. CASA ha propiciado el diseño de talleres únicos en el país y la presencia de connotados creadores del ámbito nacional e internacional; participan en este esfuerzo el Maestro Francisco Toledo, el CONACULTA, la Fundación Harp, las autoridades municipales de San Agustín Etla y el gobierno del Estado.

El cuarto eje es el relativo a la difusión y fomento a la creatividad, mediante el cual se planteó el impulso a la acción creadora en los distintos campos de la cultura, la promoción y difusión de las culturas oaxaqueñas y la divulgación a través de la política editorial. Este esfuerzo se llevó a cabo a través del otorgamiento de 166 estímulos a la comunidad de creadores y creadoras de la entidad, con una inversión mayor a los 8 MILLONES DE PESOS. Asimismo se publicaron 88 títulos organizados en seis colecciones de libros, lo que da cuenta del fuerte impulso editorial que esta administración emprendió al publicar en promedio 1.2 libros al mes, hecho sin precedentes en la historia editorial del Estado.

De igual forma es relevante destacar la labor de la Banda de Música del Estado, la Orquesta Sinfónica de Oaxaca, la Orquesta Primavera, la Marimba del Estado, la Compañía de Danza Contemporánea y la Compañía de Danza Costumbrista quienes a través de conciertos y representaciones escénicas favorecen la constante formación de públicos.

Con el ánimo de difundir y arraigar las expresiones locales se desarrollaron los festivales regionales del Papaloapan, Mixteca, Istmo, Sotavento y Costeño de la Danza; este último se consolidó como el más importante fuera de la ciudad de Oaxaca, en el que cada año conviven en plena armonía delegaciones indígenas y pueblos afrodescendientes y mestizos de la Costa.

De igual forma se promovió el patrimonio cultural de Oaxaca y el intercambio de artistas locales, dentro y fuera de la República. En esta administración se participó de manera relevante en las presencias de Oaxaca en la Feria de San Marcos, de Aguascalientes; en el Festival Alfonso Ortiz Tirado en Álamos, Sonora; en el Festival Chihuahua; en el Centro Fox; en el Festival Papirolas, de la Universidad de Guadalajara y en el Forum de las Culturas del Mundo en Monterrey. En el ámbito internacional en Chicago, en Fresno, en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, en Calexico, en el Inicio de los Festejos del Bicentenario de la Independencia, en el Kennedy Center, de Washington; y en la Expoferia mundial de Shanghai, China, que este año es sin duda el espacio más importante de difusión cultural en el mundo.

Respecto al último eje, denominado Desarrollo cultural sustentable, se tuvo como propósito vincular al turismo y la cultura como detonantes del desarrollo. Debido a ello se emprendieron acciones para mejorar la infraestructura cultural del Estado y se diseñaron programas estratégicos. Al respecto debo señalar que cuando se habla de desarrollo sustentable, generalmente no se hace referencia al cuidado de los recursos culturales; desde nuestra óptica la cultura juega un papel fundamental para el desarrollo sustentable, porque el manejo responsable del patrimonio cultural hace viable el desarrollo material a través del turismo y de las empresas e industrias culturales.

Con esta visión se creó el Festival Humánitas. Fiestas de mayo en Oaxaca, precisamente en la época de menor afluencia turística en el Estado, con lo que se colaboró en la promoción de la mano con la Secretaría de Turismo. De igual manera, hemos trabajado en promover programas que emanen de la propia cultura de las regiones, para coadyuvar con las fiestas de la Guelaguetza y así prolongar la estancia de turistas.

En este mismo eje, también se ha apoyado la infraestraestructura cultural que depende del Estado, a fin de garantizar el acceso a los servicios y bienes culturales tanto del público en general como de la comunidad cultural que hace uso de la misma. Cabe hacer notar la visión del gobernador por ceder las oficinas públicas para transformarlas en espacios dedicados a la cultura y al turismo, se vio reflejada con el Teatro Juárez, antigua sede del Palacio Legislativo, que es hoy un espacio idóneo para la actividad artística por su tecnología de punta. De igual manera, el espacio en el que hoy nos encontramos ha abierto las puertas a un museo destinado a la niñez en colaboración con la UNAM.

Por su parte el Museo de los Pintores Oaxaqueños ha obtenido recursos significativos, gracias a las gestiones que los Amigos del Museo han logrado, para mejorar su equipamiento, sus bodegas, sus sistemas de información y seguridad. Cabe hacer mención que gracias al convenio celebrado con el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, se logró catalogar el acervo del Museo.

Con la inversión que se ha logrado en el Teatro Macedonio Alcalá se han cambiado sus equipos de audio, iluminación, proyección y mecánica teatral quedando como uno de los teatros mejor equipados en el país.

En tanto, los Amigos del Jardín Etnobotánico, han logrado recursos extraordinarios para instalar un invernadero-mirador que permitirá cultivar especies que requieren temperaturas controladas y niveles altos de humedad atmosférica.

Respecto al Museo Estatal de Arte Popular en San Bartolo Coyotepec, se trabaja con Fomento Cultural Banamex en la edición de la obra Grandes Maestros del Arte Popular, catálogo que con motivo del Centenario de la Revolución permitirá relanzar el museo, toda vez que se exhibirá la obra de los 75 maestros artesanos catalogados, lo cual será un atractivo más, pero ante todo, representa una posibilidad para valorar a los grandes maestros del arte popular oaxaqueño, que sin duda repercutirá favorablemente en la economía de un importante número de familias.

Por todo lo anterior es posible afirmar que en el gobierno de Ulises Ruiz, para afianzar el desarrollo social y humano, se tuvo la tarea constante de generar los mecanismos para ampliar la capacidad de respuesta gubernamental. Al respecto debo señalar como un hecho sin precedentes, que el presupuesto para el sector cultura se incrementó sustantivamente en esta administración, gracias a las gestiones de la Comisión de Cultura de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) que coordina el Gobernador del Estado de Oaxaca, con la Legislatura Federal, a través de la cual se lograron etiquetar recursos al sector. A su vez, con el apoyo del CONACULTA, las aportaciones de la sociedad civil y de los municipios de la entidad, se fortalecieron los Fondos Mixtos para los programas de cultura. De tal forma hemos multiplicado el presupuesto para cultura que recibimos en el año 2004; es decir, pasamos de 34 millones hasta 113 millones de pesos en 2009, para los gastos de inversión en este rubro.

La importancia que para la presente administración reviste la cultura, nos enfrentó a retos adicionales, como el de garantizar que la política cultural fuera reconocida por el marco constitucional del Estado; en tal virtud la Sexagésima Legislatura Estatal, en octubre de 2008, aprobó la iniciativa presentada por el Ejecutivo para la adición del artículo 12 de la Constitución Política del Estado. En ella se reconocen las garantías del acceso a los bienes y servicios culturales que presta el Estado y se prevé la participación ciudadana y el derecho a la libertad de creación; asimismo, se consignan los cinco ejes estratégicos del plan sectorial de cultura a los que he hecho referencia, como los principios rectores de la política cultural de Oaxaca.

Derivado de lo anterior, el siguiente reto fue consolidar la reforma jurídico-administrativa en materia de cultura, por lo que en el mes de marzo del año 2010, el Gobernador del Estado, presentó la iniciativa de Ley de Desarrollo Cultural para el Estado de Oaxaca, misma que fue aprobada por unanimidad, el pasado 12 de agosto, por la Legislatura del Estado.

La Ley de Desarrollo Cultural representa un avance en los procesos de consolidación no sólo de una política de gobierno, sino como una política de Estado en materia de cultura, porque busca la articulación con los distintos niveles de gobierno y con la sociedad civil. Asimismo aspira a coadyuvar y consolidar las políticas públicas para detonar procesos de desarrollo social y económico a través de la cultura.

Finalmente la labor emprendida por Ulises Ruiz, quien en el año 2005 asumió la responsabilidad de coordinar los trabajos de la Comisión de Cultura de la CONAGO, tuvo por objetivo mantener una relación horizontal en aras de fortalecer el federalismo.

A través de su gestión se consolidó un piso presupuestal de 15 millones de pesos para cada Entidad Federativa.

Señor Gobernador, Señoras y Señores, esta administración fincó sus políticas públicas en el fortalecimiento y en el reconocimiento de las capacidades que poseen los sujetos para crear libremente y lograr el desarrollo de sus culturas; asimismo, fortaleció las relaciones con comunidades, organizaciones, grupos y creadores, todo ello sustentado en la equidad de oportunidades, la búsqueda del desarrollo social y humano, con el ánimo de ampliar la capacidad de respuesta gubernamental.

La cultura es un espacio donde la sociedad se expresa en aras de defender su identidad. La cultura es un elemento fundamental para el desarrollo del estado. A través de la cultura se fomenta el diálogo intercultural, el respeto, la cohesión social. La identidad de nuestro pueblo es una riqueza insustituible que debemos respetar. Pero, a través de la cultura también se logra, como en Oaxaca, el desarrollo sustentable, gracias a que nuestra diversidad y nuestro patrimonio son tesoros valuados en el mundo como un símbolo de identidad y riqueza. Compartimos la visión de que las políticas culturales no solamente se estructuran a favor de la dignidad de las personas, sino que tienen la virtud de allanar el camino para el diálogo, fortalecer el tejido social, generar empleos y contribuir al desarrollo sustentable.