Periodismo libre y comprometido

O A X A C A Clima de Hoy

Tamales y atole hoy, en el Día de la Candelaria, una tradición de más de 400 años

OAXACA, OAX., febrero 2.- Este lunes 2 de febrero habrá tamales en diversos lugares de la geografía oaxaqueña, aun entre familias, y corresponderá correr con el gasto a quien o quienes en la partida de la Rosca de Reyes tuvieron el infortunio de sacar el clásico y diminuto muñeco.

Tamales-Día-de-la-Candelaria-02.02.15-bolEsta celebración tiene su historia y procede de hace más de 400 años. Se dice que la tradición de la Rosca de Reyes llegó a México desde España, en los primeros años del virreinato y conmemora la llegada de los tres Reyes Magos a Belén, durante la Edad Media.

La Rosca de Reyes es representada por un pan redondo con rodajas de higos y dátiles, además de miel, que en la Edad Media se repartía en pedazos entre los plebeyos y esclavos.

En México, durante la época de la Colonia, en la Rosca de Reyes se colocaba un haba, símbolo de la realeza del Niño Dios, y cuando se cortaba la rosca quien obtuviera el haba se convertía en el rey de la reunión y en compadre de la persona que ofrecía la merienda.

Después de algunos años, las costumbres fueron cambiando y el haba fue sustituida por un muñeco de porcelana que en la actualidad está hecho de plástico y es resistente al calor.

Así, la tradicional partida de rosca se ha convertido en una costumbre y de hecho en día de fiesta, particularmente en oficinas públicas y entre familias, donde la persona o personas que hayan sacado el muñeco en una rebanada de la rosca se comprometen a ofrecer una tamaliza precisamente este 2 de febrero, cuando el pueblo católico celebra el “Día de la Candelaria”, en honor a la virgen del mismo nombre.

Se obsequian tamales de mole, chepil, dulce u otros sabores que para consumirlos deberán estar acompañados de atole de leche o simplemente café, lo que significará un gasto extra, pero que habrá que realizarlo como respuesta a un compromiso establecido con compañeros de trabajo o miembros de una familia, por haber sacado el muñeco en la partida de rosca.

A los tamales se les tiene considerados como uno de los platillos indispensables en las celebraciones típicas mexicanas, pues no hay fiesta popular completa sin el tradicional sabor donde se mezcla la herencia mestiza.

La palabra tamal viene del náhuatl “tamalli”, que significa envuelto y México cuenta con la mayor variedad de este alimento exquisito.

Para envolver los tamales generalmente se utilizan hojas e maíz o plátano. Los hay de frijol, mole amarillo o verde, rajas y otros sabores, pero los más populares y preferidos por la gente de todos los sectores sociales son los oaxaqueños.

En algunas ciudades, especialmente el Distrito Federal, acostumbran comer el tamal dentro de un pan que generalmente es el clásico bolillo, acompañado con una taza de atole o champurrado.

Con la celebración del “Día de la Candelaria” este 2 de febrero, culminan las festividades de la Navidad, cuando se conmemora el nacimiento del niño Jesús.

A partir de ahora, el mundo católico se prepara para celebrar la Semana Santa y recordar el sacrificio y muerte de Jesús de Nazareth en marzo próximo.

TAMALES, SÍMBOLO GASTRONÓMICO DE MÉXICO

En México la producción de tamales se remonta a la época prehispánica. Culturas como la maya incluían el consumo de este alimento en rituales para purificar sus semillas al inicio del ciclo agrícola.

“En esta época se utilizaban principalmente hojas de maíz y de plátano y se cocían al vapor básicamente. También había tamales que no necesariamente tenían la masa de maíz, sino pescado blanco que ponían en las hojas”, contó a EFE la investigadora culinaria de la Universidad del Claustro de Sor Juana, Mariana Coria.

La coincidencia de la fecha del ciclo agrícola de las etnias nativas con la celebración en honor a la virgen de la Candelaria fue utilizada durante la Conquista por los españoles para enlazar las dos culturas y enriquecer la milenaria tradición culinaria mexicana.

“Con la llegada de los españoles se enriqueció mucho la masa del maíz, sobre todo porque se le agregó manteca, que era algo que no tenía, y esto cambió radicalmente la consistencia y el sabor de los tamales”, dijo Coria.

La llegada del azúcar también contribuyó a enriquecer la elaboración de los tamales, cuyas variedades en México se extienden a más de 300.

“El tamal dulce surge en los conventos, porque las monjas por mucho tiempo se dedicaron a interactuar con las mujeres indígenas en la cocina”, explicó la maestra.

La evolución del tamal ha variado dependiendo de cada región. En el occidental estado de Michoacán, por ejemplo, a este producto también se le identifica como uchepo o corunda.

Las hojas del maíz y el plátano tampoco son las únicas que se utilizan para su elaboración, la hoja santa y la de aguacate también son protagonistas de este platillo, cuya elaboración en la actualidad se conserva como una tradición heredada.

 

febrero 2015
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728