A los mercaderes del palacio de gobierno no los quita ni el Covid-19


+ Sólo 1 de las 5 organizaciones sociales que mantienen su mercado-protesta en el corredor y frente al palacio de gobierno acató las medidas de contingencia sanitaria decretadas por las autoridades

OAXACA, OAX., abril 17 del 2020.- Apenas una de las cinco organizaciones sociales que desde hace años mantienen su plantón en el corredor y frente al Palacio de Gobierno en la capital del Estado de Oaxaca se retiró de manera parcial de su espacio conquistado en acato a las medidas de contingencia sanitaria decretadas por los gobiernos estatal y municipal ante la pandemia del Coronavirus (Covid-19).

Quedó demostrado que la mayoría de los hombres y mujeres que conforman este poder fáctico de las organizaciones son inmunes a los virus biológicos y a las ordenanzas de nuestros gobernantes que con otros sectores de la población utilizan, incluso, la violencia para hacerse valer.

Sólo las y los integrantes de la llamada Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL) recogieron su vendimia y dejaron botadas de manera momentánea las estructuras metálicas en las que suelen colocar diversos artículos que expenden de manera irregular.

Desde el inicio de la semana que corre a partir del lunes 13 de abril del 2020 quedaron sin vigilancia al menos 15 casetas improvisadas cubiertas con lonas. 

Sin embargo, las y los comerciantes adheridos a las organizaciones autollamadas “Sol Rojo”, desplazados triquis de San Juan Copala y San Miguel Copala, así como el pequeño grupo todavía dirigido por la controvertida Lorena Merino, que se escindieron de los desplazados de San Juan Copala, se mantienen en plantón permanente, ofreciendo al público diversos productos, la mayoría artesanías.

Sin cubrebocas ni gel antibacterial y mucho menos cuidar la “sana distancia” las y los comerciantes rebeldes, emanados de las organizaciones sociales más beligerantes de la entidad, mantienen la actividad comercial en el Zócalo de la capital del Estado con toda normalidad.

Aun cuando las autoridades municipales y estatales han realizado labores de limpieza en las calles que rodean el Palacio de Gobierno, las y los integrantes de las organizaciones sociales se rehúsan a cerrar sus locales y sumarse al retiro de tres días que acordaron diversos dirigentes de vendedores ambulantes con las autoridades municipales.

Todas y todos se mantienen en “plantón” por tiempo indefinido, en demanda de “justicia” para los suyos por diversos actos que consideran “abuso de autoridad” y “violación a los derechos humanos”.

Algunas de las organizaciones, como la de los desplazados de Copala llevan al menos 10 años en el lugar sin ninguno de los gobiernos estatales y/o municipales hayan podido quitarlos de un lugar que es de todas y todos los oaxaqueños, así como el espejo de lo que es Oaxaca para el mundo entero.