José Julio no ha solicitado licencia ni puede imponer “encargado” en Xoxocotlán


SANTA CRUZ Xoxocotlán, Oaxaca, mayo 7.- A punto de vencer el plazo legal para solicitar licencia y poder contender como candidato de su partido, el PRD, a la diputación local por el distrito I de Oaxaca Sur, el presidente municipal de esta ciudad conurbada, José Julio Antonio Aquino, pretende a toda costa dejar como edil interino a Javier Matías, mejor conocido como “El Fanta”.

Y es que el Munícipe, integrante de la tribu perredista conocida como “Los Cívicos”, enfrenta una rebelión de sus compañeros concejales, quienes ahora le cobran todas las facturas pendientes.

Los “apuros” de José Julio se manifestaron la tarde de este martes, durante el convite por las fiestas de mayo en Santa Cruz Xoxocotlán, que al final se convirtió en una protesta en su contra por su mala administración y por las obras y deudas millonarias que deja en el camino.

Varios regidores que se unieron al convite revelaron, a condición de no ser identificados para evitar represalias, que hasta este martes JJ Antonio Aquino no ha presentado su solicitud de licencia al cargo de presidente municipal para contender por la diputación local.

Explicaron que el procedimiento lleva un trámite que implica la solicitud de licencia ante la Secretaría Municipal y ésta, a su vez, debe presentarla en sesión de Cabildo para su aprobación, en su caso.

Además, el Edil cabildea para imponer como “encargado” de la Presidencia municipal de Santa Cruz Xoxocotlán al síndico de Hacienda, Javier Matías, “El Fanta”.

Señalado como su incondicional, Antonio Aquino encargó a “El Fanta” llevar a cabo la negociación y/o convencimiento de los concejales “rebeldes” para que en sesión extraordinaria de Cabildo acepten la licencia de José Julio “con fecha atrasada”, para evitar complicaciones con el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPC).

Las fuentes consultadas indicaron que hasta el momento “El Fanta” no ha logrado la encomienda, porque los regidores de la coalición gobernante (PRD, PAN, PT y MC) y los del PRI buscan ahora “vender caro su amor”.