Fecundo y creador, pero mal pagado


LIBROS DE AYER Y HOY 

No fue muy original don Adolfo cuando  hizo famosa su frase sobre el trabajo “fecundo y creador”. Muchas décadas atrás Carlos Marx, ya se había esmerado en una plusvalía que creaba riquezas, pero no precisamente para el trabajador. Los presidentes de México suelen pasar a la historia no por sus obras, sino por alguna  frasesita que dijeron.

1703_jose-agustin_620x350-(1)Humorista e irónico, José Agustín  –Tragicomedia Mexicana 1 Editorial Planeta Mexicana 1994. décima reimpresión- recuerda que Carlos Monsivais al hablar de lo mal hablado que era Ruiz Cortines, mencionaba que cada vez que el mandatario decía una leperada, le pedía perdón a su investidura.

Mas para acá Vicente Fox le cambió el nombre a Borges pero antes se había empeñado en un fluir reiterativo de inconsecuencias – que siguen a diario, ahora enfrentado con  Trump-, metiéndose hasta con las tepocatas.

Ese fluir tuvo una respuesta contundente del político que quería apabullar:¡Cállate chachalaca!. Es una herejía mencionar a estos seres que en mala hora  se treparon a la historia, en fecha que se conmemora un aniversario trágico.

Pero son precisamente los que ostentan el poder los que crean esas fechas con su represión y violencia. En México han quedado signados acontecimientos terribles, el 68 un  ejemplo, el 26 de septiembre del 2014, otro.

El día del trabajo se celebra en todo el mundo, cuando curiosamente hay un desempleo casi general. Aquí las cifras se bambolean a diario. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que un día dice una cosa y otro día otra  – el priísta Gurria  en una fecha le da por el lado al gobierno y a la siguiente se enfrenta a él-, da la cifra de 2 millones 400 mil desempleados que se extenderán al año siguiente.

Pero se le olvida el gran ejército de reserva que el país viene arrastrando en el que están incluidos millones de ninis, que aunque se prestan para la broma, en realidad son la evidencia más lamentable y triste de como un país trata a sus jóvenes. Millones sin futuro. El sindicalismo es otra cosa.

En los últimos dos años, el que ha dado la lucha mas persistente ha sido la fracción de disidencia magisterial, la CNTE, no solo en defensa de sus derechos laborales, sino enfrentada a una reforma educativa a la que le ve yerros de origen.

Con casos relevantes como el del sindicato minero y el de las prepas de la Ciudad de México creadas en el período de AMLO, que está dando una ardua lucha por su supervivencia,  hay sin embargo cierto apaciguamiento de los sindicatos que en etapas anteriores encabezaron grandes movimientos.

El STUNAM por ejemplo, el de Teléfonos de México, otro, que ahora, reunidos en la CNT, salen periódicamente a denunciar la embestida laboral que enfrenta el derecho de huelga, los bajos salarios y  el manoseo de las conquistas laborales a través de ese monstruito llamado outsourcing que anula de cuajo grandes derechos conquistados.

Sin embargo no hay la movilización que requiere y habría de esperarse con la situación que vive México. En la rapidísima y vaciada historia que recorre José Agustín en la primera de sus tragicomedias, se van describiendo las luchas que llenaron las décadas de 1940 a 1970, las represiones, el reforzamiento del charrismo con Fidel Velázquez al frente de la CTM y desde luego la demagogia de los gobiernos que se evidencia con la frasesita de Ruiz Cortines dicha el primero de mayo de 1954, cuando les  subió diez por ciento a los burócratas y los líderes charros lloraron de servilismo. “México al trabajo fecundo y creador”, es la frase completa.  

 Fue así como se empezaron a configurar las grandes fortunas estilo Carlos Deschamps, líder del sindicato del empobrecido PEMEX. El volumen del autor de La tumba, ya adolece de una edición envejecida con gráficas como copias, algunas borrosas, pero sigue siendo fresco, ilustrativo y mejor exponente que esa historia oficial que escribieron los vencedores.

Y en el fondo José Agustín ironiza del trabajo fecundo y creador de los explotados mexicanos, que ha servido para enriquecer a tanto sinvergüenza.     

laislaquebrillaba@yahoo.com.mx