Matar un ruiseñor y el racismo a la alza. El norte en llamas


LIBROS DE AYER Y HOY

Trump en su peor momento de agresión racista. Aquel libro famoso de Harper Lee, Matar un ruiseñor, sensibilizó a una clase media conservadora en el Estados Unidos de 1960, pero pese a su liderazgo libresco que se reflejó en  un filme,  no profundizó en  las raíces del racismo.

Las leyes que erradican la discriminación y protegen  los derechos civiles  si bien han  servido para sancionar, no han  roto la supraestructura de la llamada superioridad blanca que periódicamente exacerba, mata y  trata de destruir los valores afro e indígenas.

Poco antes de la muerte de George Floyd tras ser detenido por un policía, una mujer blanca agredió a dos latimos a los que creyó mexicanos, armada de un martillo.

La agresión se extiende a otras razas, los chinos han sido perseguidos,  algunos, como sucedió en  marzo,  atacados a cuchilladas.

Este tipo de agresión es permanente pese a la demagogia de un cambio de actitud y  ha levantado la indignación  de las comunidades afroestadounidenses ( afroamericanos o raza negra como en forma distinta quieren que se les llame), con  resonancia en el mundo.

En los últimos días empresas y personalidades de la música se han sumado a la protesta negra, entre ellos  las cantantes Rihanna, Beyoncé,  Ariana Grande, Quincy Jones, entre muchos.

La población está alerta. Trump ha enviado a la Guardia Nacional a lanzar gases y balas de salva y amenaza con disparar balas de verdad a manifestantes, muchos de los cuales, miles,  ya han sido detenidos. El brote en este momento parece imparable.

MATAR DESDE ARRIBA Y SOMETER AL DIFERENTE,  POR SU PIEL Y MODO DE PENSAR

La concepción  de democracia que ha presumido el país del norte, no solo se ha ensañado en sectores de ese país por el color de su piel.

La persecución  se volcó en la forma de pensar  y ver la realidad, de otros sectores como la izquierda comunista y se extendió hacia países que no pensaban como Estados Unidos,  durante la guerra fría.

Los brotes racistas coinciden en  esa persecución. Los hechos en la universidad de Alabama en  1956 para impedir que entrara gente de piel morena y la lección de aquella mujer Rosa Park (que se negó a dar su asiento a un blanco y que provocó con ello el famoso boicot camionero de Montgómery) se daban en los años  cincuenta a  la par que eran sometidos  personajes, actores y militantes de izquierda a la sanción macartista.

Pese a las leyes, las muertes y agresiones siguieron con los años. En abril de 1968 fue asesinado en Menphis Tennesse, Martin  Luther King. Si Donald Trump arremete contra todo lo que ve diferente en la piel, y en  las concepciones, es difícil erradicar el racismo y la discriminación en  Estados Unidos. Tendrá que ser la ciudadanía la que lo haga.

Lo mismo se da en países que han  recibido la transculturación del norte  y lo vivimos  en  México, por ejemplo, en el que los sectores afromexicanos y los indigenas, han sido avasallados, relegados y menospreciados por su color. No digamos los que piensan diferente en  sus preferencias o en su ideología y ahí está la historia del Partido Comunista Mexicano, con perseguidos y asesinados muchos de sus líderes.

Después de siglos de vivir en nuestro país, hace poco, apenas, que los afromexicanos, cuyas poblaciones se extienden a nueve estados, Guerrero y Veracruz sobre todo, han  sido tomados en  cuenta en la legislación. No se diga del sector indígena, pese a las demagogias de muchos gobiernos.

MATAR UN RUISEÑOR SOLO TOCÓ EL RACISMO POR ENCIMA

La obra Matar un  ruiseñor (1960), fue un fenómeno de librería y como suele ocurrir, se le equipara en ventas con  la Biblia. Se trata de un  largo e interesante relato al parecer autobiográfico de Harper Lee, que solo escribió ese libro, al que se considera de género gótico.

Ella misma admiraba a Jane Austen por ese género, pero la inglesa no era una escritora gótica, por el contrario fue crítica de ese género y  sus posturas fueron abiertas y adelantadas para la época.

En su libro La abadía de Northanger, critica, como lo hizo Cervantes con  las novelas de caballería, las novelas góticas precisamente.

El libro de Lee  que inspiró el filme del mismo nombre Matar un ruiseñor ( Robert Mulligan 1962 con  Gregory Peck, que ganó tres óscares), aborda varios problemas que enfrentaba entonces -y ahora también-, la sociedad estadounidense, principalmente en  Alabama donde nació la autora,  como la secregación  racial a partir del racismo y la discriminación. Aún se le considera un  arquetipo en el país del norte, si bien  no deja satisfecha a la población negra.

Fue un libro que avasalló librerías, y se vendió como pan caliente en todo el mundo.

El resultado fue la toma de conciencia de una sociedad que presumía de haber ganado la Segunda Guerra Mundial, hecho no verdadero.

El libro se convirtió en texto  escolar, pero con el tiempo y los análisis de conocedores, se pidió el retire de la obra por considerar que aunque tocaba el racismo, lo exponía como un  hecho de concesión  humanitaria, que abordaba la situación  de la población afroestadounidense desde una perspectiva de inferioridad, de seres a los que había que tratar bien, respetarlos y ayudarlos, pero no incorporarlos como iguales.

En el libro, sostienen  esos analistas, se menciona 48 veces la palabra negro.

La escritora era una persona de clase media cuyo padre, un abogado, parece la representación de Atticus Finch el  abogado del filme que defiende  a un afroamericano Tom Robinson, que al ser declarado inocente de una falsa acusación es asesinado de un tiro, presuntamente por querer huir.  O sea, se plantea en  el fondo de esa muerte, el saneamiento y desquite necesarios de una sociedad al librarse de un hombre al que no había  podido culpar.

Se mezcla el largo relato con un  ser misterioso  en torno al que gira la concepción  gótica del género.

Es el que defiende a los niños del relato y mata en la reyerta al agresor de aquellos. Como tendría que ser sometido a juicio, es a él, al que se refiere la narradora y no a Robinson,  cuando  le pide a su padre no exponerlo porque sería, “matar un  ruiseñor”.

Es una de esas largas novelas sureñas que tanto han gustado a los estadounidenses, sin  que por ello alcancen el cenit de considerar a sus congéneres de otro color, ciudadanos comunes como ellos y con todos los derechos por respetar.

laislaquebrillaba@yahoo.com.mx


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *