Apoyos al desempleo en EU salvaron las remesas mexicanas


+ De enero a julio las remesas sumaron 22 mil 821 millones de dólares, 10% más que el año pasado, a pesar de la pandemia

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 14 de 2020.- Con la pérdida de empleos que trajo el confinamiento por la Covid-19 en Estados Unidos, se esperaba que el envío de remesas de los mexicanos que laboran en aquel país se desplomara, pero no fue así.

Los beneficios por desempleo que otorga el gobierno de Donald Trump ayudaron a que no cayera y hasta que aumentara el envío de dinero de los paisanos.

De enero a julio de 2020 las remesas sumaron 22 mil 821 millones de dólares, esto es 10% mayor al mismo periodo de 2019 (20 mil 744 millones), incluso en marzo se tuvo una recepción histórica de poco más de 4 mil millones.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha reconocido que eso ha ayudado a la economía de nuestro país. “Eso nos está salvando en esta crisis”, dijo el pasado 20 de agosto en su gira por Zacatecas.

“Este año pronostico que va a ser récord en cuanto a ingreso de remesas, calculo que vamos a llegar a 40 mil millones de dólares este año, ya en comparación con el año pasado ya tenemos 12% más de remesas, llegan aproximadamente 3 mil 500, 3 mil 600 millones de dólares por mes y se distribuye ese dinero a 10 millones de familias”.

Este mismo dicho AMLO lo reiteró en su Segundo Informe de Gobierno.

El banco central señala que, entre los factores que habrían empujado el envío de dinero de los mexicanos desde Estados Unidos, están los apoyos otorgados por ese país para enfrentar la crisis, como los beneficios por desempleo.

“Se estima que el monto que un inmigrante mexicano pudiera haber recibido por estos apoyos superaría su salario promedio en la mayoría de los estados de Estados Unidos”, refiere el Banxico en su último Reporte sobre las Economías Regionales.

SE PUSO LAS PILAS

En el país que comanda Donald Trump se tiene el seguro desempleo en cada estado, además, el 27 de marzo de este año, el Congreso aprobó la Ley CARES, para un beneficio de 600 dólares adicionales a la semana, que culminó el pasado 31 de julio.

No obstante, Trump dio un poco más y el 8 de agosto autorizó por medio de un Memorando Presidencial el Programa de Asistencia de Salarios Perdidos (LWA por su sigla en inglés) para proporcionar 300 dólares adicionales por semana a quienes hayan perdido su empleo por la pandemia.

Para el LWA, el presidente de Estados Unidos autorizó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias gastar hasta 44 mil millones de dólares del Fondo de Ayuda para Desastres.

Mientras que el mandatario estadounidense implementó varias medidas para aminorar el impacto de Covid-19 en el empleo, en México durante el confinamiento se perdieron más de un millón de puestos de trabajo.

La iniciativa privada planteó poner en marcha un salario solidario (aportación del gobierno y patrones para el pago de sueldos), con el fin de que las empresas pudieran subsistir y conservar a sus trabajadores.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que encabeza Gustavo de Hoyos, propuso dicha medida desde abril pasado, pero el gobierno federal ha hecho oídos sordos a todas las propuestas de los privados para mitigar los efectos por la parálisis económica.

La organización empresarial calculaba que la aportación del gobierno para este salario solidario, si se aplicaba en abril y mayo, sería de 193 mil 422 millones de pesos, y si se prolongaba a junio, de 290 mil millones.

López Obrador ha dicho que con los apoyos de 25 mil pesos a las empresas y sus programas sociales y justamente el envío de remesas “la pandemia no ha desembocado en hambruna, ni escasez de alimentos, ni en asaltos y el pueblo de México tiene recursos para su consumo básico”.

NI EN LO PEOR

Contra todo pronóstico, ni en el periodo más fuerte de confinamiento en México cayeron las remesas. En el segundo trimestre del año alcanzaron los 9 mil 891 millones de dólares, un incremento de 4% respecto al mismo trimestre del 2019.

El Banco de México coincide en que los beneficios por desempleo en Estados Unidos podrían haber contribuido a contrarrestar el efecto negativo en el envío de remesas durante el segundo trimestre de 2020.

Además, se identifica a California y Texas como los estados de donde más llegan remesas de los mexicanos. Justamente tuvieron una menor contracción en el empleo en comparación con otros.

Aunque las remesas en general no tuvieron un descenso, algunas entidades de México sí recibieron menos dinero en el segundo trimestre del año. Tabasco fue la que más cayó, con un 29.6% en relación con igual trimestre de 2019.

A Tabasco también lo acompañan otras 12 entidades con tasas negativas: Yucatán, con -19.9%; Tlaxcala, con -19.4%; Puebla, con -12.7%; Quintana Roo, con -12.6%; Oaxaca, con -11.3%; Chiapas, con -8.7%; Morelos, con -6.7%; Veracruz, con -4.7%; Nuevo León, con -3.5%; Guerrero, con -2%; Hidalgo, con -1.9%, y Estado de México, con -1.4%.

Se observa que dentro de los estados que sí vieron una reducción en la recepción de remesas, están los que tienen más índice de pobreza, como Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

Mientras que los 19 estados restantes sí registraron un incremento en remesas, en el que más aumentó fue en Baja California, con 39.9%. Otras entidades que tuvieron un buen desempeño fueron: Sonora, con 17.3%; Sinaloa, con 16.7%; Chihuahua, con 15.5%, y Jalisco, con 14.6%.

El banco central explica que las entidades que mostraron un crecimiento es porque reciben una mayor contribución de remesas enviadas desde California y Texas y las que cayeron es por una menor vinculación a estos estados.

Tomado de la agencia EMEEQUIS> https://m-x.com.mx/al-dia/gracias-mr-trump-apoyos-al-desempleo-en-eu-salvaron-las-remesas-mexicanas?utm_source=Whatsapp&utm_medium=aldia&utm_campaign=graciasmrtrump