El Chepe de Chihuahua, de ida y vuelta


La Suave Patria


* Viaje hacia las profundidades geológicas de la Tarahumara.

* Bellezas naturales, gastronomía y cultura norteña.

* Sus cañones y montañas unen a dos estados de la nación.

* Su construcción exigió trabajos colosales de ingeniería.

* Topolobampo, tercera bahía del mundo por sus dimensiones.

* Derecho a tres escalas por un boleto en una ruta prodigiosa.


Son aproximadamente nueve horas las que tarda el Ferrocarril Chihuahua Pacífico en recorrer la ruta que sale de Los Mochis, Sinaloa, hacia Creel, Chihuahua, un Pueblo Mágico ubicado en el corazón de la Sierra Tarahumara, zona también conocida como las Barrancas del Cobre.

Estas son imponentes profundidades geológicas, cañones que unen a estos dos estados del norte de México, a lo largo de los cuales, en un viaje excepcional, se cruzan túneles y puentes, genialidades de la ingeniería mexicana, además de que se disfruta de los paisajes de montaña más bellos de la nación.

Hay que disfrutar en todo momento las bellezas naturales, deleitando el paladar con una exquisita recreación de la cocina regional pensada para servirse a bordo del tren, dejándose consentir por el personal amable y atento, y disfrutar de paso las bebidas regionales y de un viaje irrepetible e inolvidable.

En el recorrido es posible bajar en todos los destinos que uno quiera, con la ventaja de que, si se compra un boleto de Los Mochis a Creel, o de Creel hasta los Mochis, se cuenta con tres escalas ya incluidas en el costo del pasaje.

En mayo del 2018 inició el servicio del Chepe Express, ofreciendo a los pasajeros una experiencia única, al transitar con toda comodidad en medio de lugares de belleza inigualable, sólo accesibles por las vías del ferrocarril puesto en marcha en 1961, luego de trabajos colosales de ingeniería.

El tren está integrado por seis vagones de pasajeros dividido en tres clases: Primera, Ejecutiva y Turista, carro – bar y restaurante, con una capacidad total para transportar hasta 520 pasajeros, con un añadido: en el trayecto se puede visitar la terraza si hubo reservación en Primera Clase.

En la Ejecutiva es factible tener acceso al bar, además de conocer los sabores de la cocina regional que se ofrece en el restaurante Urike, servicio que ofrece la posibilidad de hacer escala en El Fuerte, Bahuichivo, Divisadero y Creel, en el trayecto hacia el Océano Pacífico, se llega a Los Mochis, ciudad ubicada al norte de Sinaloa, cuyo nombre significa “Lugar de Tortugas”.

En este destino se practica el ecoturismo y se disfruta de su gastronomía basada principalmente en mariscos frescos, y en el centro de la ciudad está la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, la Plazuela 27 y el kiosco.

Cerca del centro se encuentra el pulmón citadino, el Jardín Botánico que fundó Benjamín Francis, quien llevó una gran diversidad de plantas exóticas, así como aves provenientes de África, Australia y la India.

A solamente media hora se encuentra la tercera bahía natural más grande del mundo, después de las de Sidney y San Francisco: la bahía de Topolobampo, en las inmediaciones del Mar de Cortés, en donde se practica pesca, buceo y snorkel, se pasea en bote, balsa o yate, o bien, se sugiere visitar el santuario de los Delfines.

También la Isla de los Pájaros, la Cueva de los Murciélagos y la Playa de Maviri para disfrutar de los amaneceres o atardeceres, y para ello se recomienda visitar la Isla del Farallón, donde además de relajarse, se disfruta de las más bellas vistas al salir o al ocultarse el astro rey.

Y por último, una buena opción para grupos grandes que deseen viajar y disfrutar del servicio a un mejor precio, es comprar boleto de Los Mochis a Creel o de Creel a Los Mochis, que incluye tres escalas en cualquiera de los destinos.

No hay venta de boletos a bordo del tren; pero se sugiere comprarlos en línea o a través del call center 800 122 43 73 o adquirirlos en la estación de Los Mochis, ciudad joven ubicada al norte del estado de Sinaloa.

En mayo del 2018 inició el servicio del Chepe Express, ofreciendo a los pasajeros una experiencia única, al transitar con toda comodidad en medio de lugares de inigualable belleza, sólo accesibles por la vía del ferrocarril, cuyos remotos antecedentes se remontan a los finales del siglo XIX, cuando empresarios estadounidenses lograron concesiones que funcionarían hasta muchos años después.

Luis Alberto Adrián García Aguirre: Premio Nacional de Periodismo en 2011, 2015 y 2019.