Sentencian a polleros por la muerte de 3 oaxaqueñas en la frontera de EU


+ Margarita, Paula y Juana eran hermanas, originarias de Oaxaca y buscaban una vida mejor. Los culpables reconocieron que no estaban preparados para la tormenta que las mataría de hipotermia.

Estados Unidos. 5 de abril de 2021.- A un año del fallecimiento de las 3 hermanas oaxaqueñas que intentaban ingresar a los Estados Unidos de manera ilegal, los dos polleros responsables fueron finalmente sentenciados por las autoridades federales de los Estados Unidos.

1000 - 2021-04-04T141256.368

El Juicio

Se trata de Cecilio Ríos-Quiñones, de 38 años, y su hermano, Ricardo Ríos-Quiñones, de 23 años, quienes fueron condenados a cinco años y medio de prisión cada uno, por parte del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en San Diego.

Los fiscales dijeron que los hombres, originarios del estado de Chihuahua, se declararon culpables de llevar a las mujeres a un área accidentada cerca de Mount Laguna, para atravesar la frontera de los Estados Unidos, cuando se desató una tormenta de nieve.

Los abogados defensores argumentaron que a los hermanos solo se les pagó por ser guías, además de que no esperaban un clima tan severo. Incluso detallaron que se “acurrucaron” con las mujeres en un intento por mantenerse calientes, pero finalmente una de ellas bajó la montaña para encontrar un lugar en donde hubiera recepción de señal para teléfonos celulares y así poder llamar al 911.

“Soy un hombre de fe y estoy muy arrepentido por lo que hice (…) no estábamos preparados para la tormenta y nunca hubiera participado en esto si hubiera sabido que alguien terminaría herido o muerto”, escribió Ricardo Ríos-Quiñones en una carta a la Juez.

Las muertes de Margarita, Paula y Juana

niños-migrantes

Una unidad de búsqueda y rescate de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos encontró muertas a Margarita Santos Arce de 32 años y a Paula Santos Arce de 29 años; mientras que Juana Santos Arce de 35 años, perdió la vida más tarde. Las tres fallecieron por hipotermia el 10 de febrero de 2020 en Mount Laguna, Condado de San Diego, California, Estados Unidos.

Las hermanas eran originarias de la localidad El Jicaral, del municipio Coicoyán de las Flores en la región Mixteca de Oaxaca. Buscaban una vida mejor y carecían de ropa o suministros adecuados para un viaje de varios días bajo la lluvia y la nieve.

 “Es trágico que alguien quiera venir aquí a trabajar y muera, pero es más trágico que haya quienes se benefician de esto, que las tratan como cargamento”, dijo la Jueza federal de distrito, Cathy Ann Bencivengo en la sentencia.

Los cuerpos de Margarita, Paula y Juana llegaron el 1° de marzo del año pasado al aeropuerto internacional de la Ciudad de Oaxaca, embalados por servicio de paquetería de una aerolínea comercial. Posteriormente fueron traslados a su pueblo natal, a unas 10 horas de distancia de la capital oaxaqueña.

El Consulado cubrió el 100% de los gastos de traslado desde Estados Unidos a la Ciudad de Oaxaca, mientras que el Gobierno del Estado a través del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante  (IOAM), cubrió el traslado de los cuerpos a su comunidad de origen.

Este artículo fue realizado con información de la agencia Sin Embargo y Aristegui Noticias.