“Normalistas”, vándalos intocables con fines políticos, no educativos


+ La capital oaxaqueña ha sido escenario de actos vandálicos por quienes se dicen ser “estudiantes del magisterio”. Pero solo son una minoría utilizada para intereses políticos que nada tienen que ver con la educación.

Oaxaca de Juárez, Oax. 15 de abril de 2021.- Durante las últimas semanas y convenientemente en periodo electoral, un grupo de supuestos normalistas han llevado sus protestas a un nivel de violencia que preocupa a autoridades y ciudadanos de Oaxaca, pues gozan de un amparo de impunidad acordado entre el Gobierno Federal y la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), derivado de la desaparición de los 43 estudiantes de Iguala en 2014.

Las protestas

Hace 3 semanas, un grupo de normalistas bloqueó en San Pablo Etla, el entronque a la supercarretera Oaxaca-México. Utilizaron autobuses y camiones de carga que secuestraron, afectando la distribución de mercancía y la circulación vehicular, además de contaminar con la quema de llantas en las calles.

Pero desde el viernes de la semana pasada, los disturbios ocasionados por los supuestos estudiantes del magisterio, no han cesado en la capital oaxaqueña. Primero secuestraron camiones urbanos para bloquear inmediaciones de la colonia Reforma, en donde se encuentran las oficinas alternas del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Dicha protesta se tornó violenta, pues vandalizaron y saquearon las instalaciones del IEEPO. Y aunque se cubrían con mantas mientras destruían todo lo que podían, los daños fueron evidentes al terminar la protesta. Robaron cajas de documentos, equipos de cómputo, sillas, mesas y hasta un refrigerador, entre otras cosas.

Las agresiones

Sin embargo, no bastaron los bloqueos, ni los destrozos, ni los robos. El lunes de esta semana agredieron a reporteros que cubrían el secuestro de camiones con mercancía que se repartían entre los manifestantes, cerca de las antiguas oficinas del IEEPO ubicadas en la zona oriente de la ciudad de Oaxaca; en donde los supuestos normalistas, golpearon y destrozaron los equipos de video y cámaras fotográficas de los reporteros, sin que llegara ninguna autoridad para intervenir y poner orden.

 

Pero hoy sucedió lo que nadie esperaba, pues se atrevieron a atentar contra la propia CNTE. Los normalistas vandalizaron el edificio histórico de la  Sección 22 a la que según pertenecen, ubicado en la calle Armenta y López. Esto tras no recibir el apoyo de la Coordinadora ante las demandas injustificadas de los normalistas, pues se ha dado a conocer que ya han sido atendidas por las autoridades educativas.

Por ello se considera que este tipo de actos, más que ser una protesta en términos educativos, es una guerra interna y una provocación para iniciar una revuelta con organizaciones sociales, políticas y sectores del magisterio.

Además, de los mil 400 normalistas, sólo un puñado de 100 están participando en estos actos que se presume son dirigidos por Wilbert Santiago Valdivieso, vocero de la coordinadora en Oaxaca y quien al parecer tiene aspiraciones políticas para suceder en el cargo a Eloy López Hernández, líder de la sección 22.

Lamentablemente utiliza a los estudiantes normalistas que en lugar de concentrarse en estudiar para ser unos grandes futuros maestros, se están convirtiendo en vándalos mal vistos por la sociedad.

“Pónganse a estudiar”, fue lo que les dijo una maestra a los estudiantes  del magisterio que tomaron hoy, justo en quincena, las oficinas de la pagaduría del IEEPO ubicadas en San Felipe, las cuales vandalizaron y saquearon, impidiendo el pago que por derecho corresponde a los maestros que sí están trabajando.