De Malinalco a San Martín de las Pirámides


La Suave Patria

  • Atmósfera turística relajada con un pasado increíble.
  • Cuauhtinchán es lugar arqueológico de alto valor.
  • “Casa de las Águilas”, escuela de los guerreros.
  • Conozcamos “Los diablitos” y “El coyotito rojo”.

De Malinalco, otro Pueblo Mágico, impresionan sus cerros de paredes verticales y su atmósfera mística y relajada. Sus casas antiguas hoy son ocupadas por hoteles boutique. Casa Limón o Paradise Lounge son nuestras recomendaciones para un fin de semana.

Abundan las tiendas de decoración, galerías de arte y joyería hippie. Dicen que es un gran centro energético; por ello, hay varios centros holísticos que ofrecen clases de meditación y yoga.

En la plaza central, no dejemos de probar los tacos de cecina y de obispo, y reservemos una mesa para pasar una tarde en la terraza del restaurante Los Placeres.

Visitar la zona arqueológica de Cuauhtinchán, con su estructura piramidal tallada en la roca, y el templo agustino que conserva en muy buen estado sus murales del siglo XVI es una necesidad. El convento aún es habitado por monjes. Del 9 al 11 de noviembre se realizará el Festival Cultural Malinalco.

Un lugar que estamos obligados a visitar es el sitio arqueológico de Cuauhtinchán, en lo alto de un cerro. Uno de sus edificios más importantes es la “Casa de las Águilas”, un conjunto que era escuela de guerreros aztecas. 

Otra maravilla de arte de este lugar son las pinturas rupestres de “Los diablitos y “El coyotito rojo” que están en una montaña con forma de rostro humano.

En Metepec, los maestros artesanos son los que hacen brillar a este pueblo, famoso por la elaboración de los “árboles de la vida” cuyos orígenes de la artesanía se remontan a la Conquista para evangelizar a las comunidades indígenas.

La pieza se elabora en barro y en ella se van narrando historias: puede ser el Génesis de la Biblia o las tradiciones y costumbres del pueblo, como las bodas. En el árbol se plasma cómo la novia sale de su casa, acompañada por una banda de música; también incluye al novio y lo que acontece con los invitados y el jolgorio.

En Metepec no se deje de visitar los vitrales de la iglesia dedicada a la Virgen de los Dolores y el Mercado de Artesanías, donde encontrarás botellas de “garañona”, bebida fermentada con aguardiente y hierbas.

En San Martín de las Pirámides no todos los caminos cercanos a la zona arqueológica de Teotihuacán llevan a las pirámides del Sol y la Luna, que conservan las pinturas creadas por la cultura teotihuacana.

Ese mismo recorrido lleva a los talleres de obsidiana y ónix y a las fábricas donde el nopal y las tunas se transforman en licores, mermeladas y otros dulces. Cada 11 de noviembre se realiza la danza de los “Moros y cristianos” (sus habitantes se pintan completamente de negro) para celebrar a San Martín Obispo. 

El Cerro Gordo es un Parque Estatal con grutas: ofrece visitas guiadas, caminatas, ciclismo de montaña y cabalgatas., en espera de agosto en que se celebra la Feria Nacional de la Tuna.


Luis Alberto Adrián García Aguirre

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, tanto en Periodismo y Comunicación Colectiva, como en Relaciones Internacionales. Ha sido reportero, corresponsal, coordinador, editor, delegado, productor y director durante su carrera periodística. En los años 2011, 2015 y 2019, obtuvo el Premio Nacional de Periodismo.