Periodismo libre y comprometido

O A X A C A Clima de Hoy
Tere Gil Portada 2022

En México, el crepúsculo de los ídolos

Libros de ayer y hoy

Estos cuatro años transcurridos, pero sobre todo el último año, han exhibido la forma como se fue desmoronando, aunque aún queda algo, el viejo México. Todo lo que se vivía, sufría y sentía, ha ido quedando al descubierto, en una especie de descubrimiento que en realidad no lo es.

La vida en México desde décadas atrás era una farsa creada por la demagogia, la mentira, la ostentación, encubierto lo más grave, por la propia ley. Un gran pueblo como el mexicano se dejó avasallar por miles de supercherías, aunque no era solo en el mundo.

Los mismos valores que han imperado aquí se extienden a otros confines y lo estamos viendo en Argentina o en una Ucrania dominada por un imperio americano, por ejemplo. En El crepúsculo de los ídolos, Friedrich Nietzsche desnuda a una humanidad que se ha fincado en valores que dieron sustento a muchas generaciones; con una moral a modo, entre estos valores.

Y así llevado de su pluma implacable pone en su lugar a filósofos griegos, a las visiones suyas que nos han nutrido, los Sócrates, los Platón, hasta llegar a un cristianismo que a través de una cruz, ha cargado su peso a la humanidad.

Las palabras descarnadas del filósofo alemán estremecieron a un mundo hipócrita y por mucho tiempo fue considerado una especie de desquiciado, pero la propia historia que hemos vivido desde hace siglos con invasiones, muertes, saqueos y la imposición del más fuerte, confirma sus teorías. La propuesta moral que nos impusieron, ha estado equivocada.

México, con un sistema que se enseñoreó, contra toda protesta cuando la hubo, no ha sido la excepción. Los viejos ídolos van muriendo o han entrado en un oscuro crepúsculo.

El sustento de medios volcado en Alitos y Monreales

La nueva era que se busca para México, tiene no obstante, en contra, raigambres bien agarradas. La superficialidad y el chisme predominan en un medio alevoso. Lo vimos en la forma como se abordó el cuarto informe de gobierno en algunos sectores. No se puede creer que lo que se asume como cuarto poder, dedique páginas y páginas y espacios en redes y medios electrónicos, a políticos quemados, sus diatribas y miserias.

En los últimos meses el público se ha nutrido en buena parte de fotos, cartones, notas y hasta editoriales, de personajes marcados como Alejandro Moreno Alito, Ricardo Monreal, Lily Téllez, ya como un balón de burla, mientras las soluciones a la gran población son obstaculizadas. Puede ser juego con maña de un periodismo que estaba y de alguna manera lo está, inserto en el viejo sistema. La buena noticia no es noticia, pero el chismorreo, la denostación y la mentira si lo son.

No es solo el neoliberalismo. Nietzsche los englobó a todos

Nietzsche nació en Prusia el 15 de octubre 1844 y logró entrar al siglo XX, al fallecer el 25 de agosto de 1900. Con estudios de Teología y Filología, llegó a ser uno de los grandes críticos del cristianismo y de todos los sistemas y disciplinas que sujetaran al ser humano.

En su crítica a los griegos, curiosamente se pronuncia por el dios Dionisios cuyas virtudes se han denostado con el nombre de Baco, cuando en realidad se le consideraba el dios del sol, el patrón de la agricultura y un ser de tal belleza que impulsaba la danza y las demás artes.

Nietzsche, disidente de los valores convencionales, se declaraba dionisíaco y no apegado a ningún sistema. Los nazis se quisieron apropiar de su doctrina, pero sus analistas, que son muchos en el mundo, rechazan esa idea, porque lo consideran antinacionalista.

Es de los grandes pensadores, como también grandes escritores como Cervantes, que tuvieron el sueño de conocer a ese bello y controvertido lugar llamado México. Nietzsche quiso conocer Oaxaca. Su obra cumbre es Así habló Zaratustra, y entre otras El anticristo, Ecce homo, el Crepúsculo de los ídolos, de 1888 (Editores Mexicanos Unidos S.A. 1984).

Este libro, dividido en once partes la primera de máximas y sátiras, las demás son pequeños capítulos que configuran una edición de casi 150 páginas. Aquí una breve parte del capítulo Lo que debo a los antiguos:

“Por ahí vuelvo de nuevo a mi punto de partida. El origen de la tragedia fue mi primera transmutación de todos los valores; por aquel sendero vuelvo yo, el último discípulo del filósofo Dionisios; yo, el maestro del eterno, retorno a colocarme en el terreno donde creció mi valor y creció mi saber”.

Teresa de Jesús Gil Gálvez

En la UNAM hice estudios de maestría en Ciencias Penales. En medios sonorenses  trabajé desde la adolescencia y en julio de 1972  salí en un tren hacia  la gran capital, donde he trabajado en importantes medios, con breves retiros al mundo, entre ellos una corresponsalía en España. He publicado nueve libros. Me han dado premios pero no suelo promoverlos. Prefiero que digan: ¡Qué buen  libro publicó Teresa Gil! ¡Qué buena columna escribió hoy la Teregil!

Colaboradora desde el 22 de diciembre de 2014.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.
septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930