Periodismo libre y comprometido

Search
Search
O A X A C A Clima de Hoy

Con el Magisterio están jugando con fuego y el país se les está incendiando: Flavio Sosa

+ La alternancia no fue suficiente para lograr la democracia y hoy estamos en regresión, afirma el líder moral de la APPO

+ El retorno del PRI al poder es la regresión al autoritarismo y el peligro es que se enquisten para ya no irse, advierte

+ Nuño le apuesta a la represión, pero no es lo mismo sacar a maestros del Zócalo que golpear gente en la Sierra Sur, alerta

+Si Gabino Cué no cumple los resolutivos de la Comisión de la Verdad el juicio de la historia será implacable, sentencia

OAXACA, OAX., junio 19.- A diez años de iniciado el movimiento social-magisterial que echó al PRI del poder, el líder moral de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), Flavio Sosa Villavicencio, sostiene enfático que la alternancia no fue suficiente para lograr la democracia y, por el contrario, hoy estamos en regresión.

Flavio-SosaEl ex preso político en la cárcel de “maxima seguridad” de El Altiplano, Estado de México, afirma que el retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al poder es una regresión al autoritarismo y adierte que el peligro es que en esta vuelta se enquisten para ya no irse y tengan que padecerlos tres generaciones más de oaxaqueños y oaxaqueñas.

Lúcido, maduro, recobrada la figura con la que se le conoció hace diez años en las marchas y protestas de la APPO, Sosa Villavicencio habla pausado, como midiendo el alcance de sus palabras, para señalar que la apuesta del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, con el Magisterio oaxaqueño, agrupado en la Sección 22 de la CNTE, “es muy temeraria”.

“Nuño le está apostando a la represión”, dice en entrevista, pero aclara que “no es lo mismo reprimir a los maestros y sacar a cinco mil del Zócalo, que ir a golpear a la gente en la Sierra Sur”.

Entonces advierte: “Cuidado con el México bronco porque les va a quedar chiquito. Están jugando con fuego en el país y están incenciando Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Michoacán…”.

Amarrada hacia atrás la cabellera que va creciendo y esa barba recortada que ya pinta canas, Flavio Sosa suelta en un juego de palabras: “Estamos ante el riesgo de una represión generalizada, selectiva o represión simplemente, pero ellos (la SEP y el Gobierno federal) también están ante el riesgo de una violencia desorganizada o un desborde social generalizado”.

Considera “una barbaridad” querer solucionar el problema educativo a garrotazos. “No lo van a poder arreglar así. Están equivocados”, sentencia.

Afirma que el Magisterio de la Sección 22 de la CNTE “sí quiere sentarse a la mesa para revisar la reforma educativa, porque tiene que haber diálogo”, y opina que “si el Gobierno mostrara voluntad, el Magisterio se vería obligado a sentarse a la mesa”.

El líder moral de la APPO aventura una foto imaginaria en la que el gobernador Gabino Cué Monteagudo, el secretario Aurelio Nuño Mayer y su equipo de asesores se sienten en el lado izquierdo de la mesa, a un costado las cámaras de televisión y los micrófonos de radio, del otro costado los rectores de las Universidades más importantes del país, y al lado derecho la Sección 22 de la CNTE, y empiecen el diálogo.

“Este puede ser el punto de partida”, apura Flavio Sosa, pero recapacita y aclara que es muy difícil que el Gobierno acepte una mesa de diálogo así, porque “ahí se evidenciaría lo que hay detrás de la llamada reforma educativa y eso no les conviene”.

GABINO, ULISES Y LA CVO

De los agravios del gobierno iniciados en 2006, el preso político que salió libre porque no se le comprobó ninguna imputación sostiene que la primera acción es que el gobernador Cué Monteagudo meta a la cárcel al ex gobernador priista Ulises Ruiz Ortiz.

“Gabino creó la Comisión de la Verdad de Oaxaca (CVO) y tiene la responsabilidad de cumplir las resoluciones emitidas por el organismo, que ha determinado que se cometieron crímenes de lesa humanidad que no prescriben, como tortura, ejecuciones extrajudiciales y desaparición forzada de personas, y eso debe castigarse”, señala.

Incluso, refiere que en días pasados la periodista Carmen Aristegui documentó el delito de lavado de dinero por parte de Ulises Ruiz y el actual subsecretario de la Sedesol, Eviel Pérez Magaña.

Y si no le alcanza, añade, ahí está el desfalco de más de 1 mil millones de pesos de Miguel Ángel Ortega Habib, ex secretario de Finanzas de Ulises Ruiz.

Sin embargo, admite que Gabino Cué podría irse impune, pero advierte que “el juicio de la historia sería muy severo, implacable”. Ejemplifica con el ex presidente panista Vicente Fox Quesada, quien aplaudió la llegada del priista Enrique Peña Nieto y se fue tranquilo a su casa, pero así quedó ante la historia.

LAS ALTERNANCIAS SE PUDRIERON, LA DEMOCRACIA SIGUE PREHISTÓRICA

Flavio Sosa Villavicencio insiste en el tema de las alternancias y afirma que “se pudrieron”, tanto en la Presidencia de la República como en los Ejecutivos de los Estados, porque no lograron que Oaxaca y México evolucionaran hacia una posición más democrática.

Y la democracia, tampoco ha evolucionado. “Seguimos en un estado prehistórico porque no puede haber democracia si los votos se compran, si las autoridades electorales no son autónomas e independientes de los partidos, si las elecciones se ganan con millones de pesos, si la contienda es inequitativa, si ni siquiera tenemos democracia política, mucho menos la que dibuja la Constitución federal en su Artículo Tercero”.

Autocrítico, el ex perredista, ex petista y ahora dirigente de MORENA en Oaxaca refiere que cuando su generación era joven “pensábamos que el reto era acabar con el régimen de partido de Estado, que es el PRI, pero no lo logramos”.

Sosa Villavicencio pertenece a la generación de los 80, pero fue en los años 90 cuando “nos aplicamos para tratar de acabar con el régimen de partido de Estado; por eso en el año 2000 nos jugamos una apuesta muy temeraria al apoyar la candidatura de Vicente Fox porque queríamos acabar con el régimen de partido de Estado, pero debo reconocer que fracasamos en ese intento”.

También reconoce que “el PRI vuelve como dictadura perfecta porque el sistema se perfeccionó como mecanismo de control y el priismo se convirtió en cultura política”.

Afirma que la alternancia nos llevó a la mimetización de la clase política y de la propia sociedad porque ahora hasta cree en las elecciones y espera un cambio que no llega.

Recuerda que el PRI inventó el “ratón loco”, el “carrucel”, las “casillas zapato”, el fraude, y hoy usan todas esos métodos y nos inventan otros, como la “guerraguetza de despensas”, mientras siguen perfeccionando sus técnicas.

Sintetiza y argumenta que el triunfo del PRI con una población inconforme y contradictoria se explica porque somos una sociedad dividida en cinco partes:

“Una sociedad que no vota porque no cree en las elecciones y que representa el 40 por ciento de la población, y el 60 por ciento restante se divide en cuatro: una sociedad que vota por el PRI, otra que lo hace por el PRD-PAN –pero que está muy cercana al PRI porque hoy PRD y PAN se parecen mucho al PRI, son primos hermanos, y el PRD ya es apéndice del PAN, como el Partido Verde del PRI–, otra que se decidió por MORENA y una más que sufraga por distinta opciones”.

Sin embargo, no todo es desgracia. Flavio Sosa opina que hay una ola de gente que sigue buscando la transformación real de la sociedad para dar un viraje hacia la izquierda –como lo hacen algunos países de América Latina– y que va caminando muy fuerte hacia la elección federal del 2018.

Esa ola –afirma– es MORENA que en dos años construyó un partido y una gran fuerza política nacional, ganó el DF y estuvo a punto de ganar Veracruz y Oaxaca.

 

junio 2016
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Scroll to Top