La delincuencia sigue incontrolable, mientras la policía descansa y se recrea

+ Si no funcionan, los responsables de la seguridad en la capital del Estado deberían proceder a su reemplazo inmediato

OAXACA, OAX., agosto 18.-  ¿Lo sabrá el presidente? Recursos policiacos no están siendo bien aprovechados en momentos críticos para la seguridad del pueblo de Oaxaca, donde la delincuencia avanza y ha rebasado a los encargados, responsables de cuidar y proteger no solo al ser humano, sino sus bienes, que son parte de su patrimonio.

Resulta que el pasado sábado 10 de Agosto, en las afueras de la sucursal de Bancomer, sobre la Calzada Porfirio Díaz, permanecía alrededor de las 14 a 15 horas, un grupo de 6 policías municipales—entre ellos una mujer—al parecer en momentos de recreo, de descanso, estaban también 2 unidadcs de motor de la misma corporación.

Por ser sábado, las sucursales de Bancomer y Nacional de México, instaladas en esa zona norte de la ciudad de Oaxaca de Juárez, permanecían cerradas y eran pocos, contados, los usuarios que concurrían a los cajeros a retirar cantidades diversas de dinero.

No procedía ni se justificaba de ninguna manera la presencia de los 6 uniformados, que posiblemente cumplían órdenes de sus superiores, salvo que haya, exista un vacío de autoridad para que se presenten estas irregularidades en los servicios de vigilancia y seguridad, que obligados están a cumplir las 24 horas del día.

Y aquí lo raro, extraño de esta situación, el lunes próximo, 12 de Agosto, casi a la misma hora, cuando el movimiento en las 2 sucursales bancarias mencionadas era intenso, continuo, únicamente un elemento de la policía municipal, permanecía en el lugar, de ahí el llamado al presidente municipal, Oswaldo García, responsable directo de todo lo que ocurra en esta ciudad capital del Estado, para que se entere del proceder de los elementos policiacos.

Todos los días los medios de comunicación, informan de robos, asaltos a mano armada, a casas habitación, a personas que retiran dinero de instituciones bancarias, la  delincuencia ha crecido en esta ciudad, el argumento que esto sucede a nivel nacional, no se justifica de ninguna manera, faltan iniciativas, medidas, planes a aplicar los jefes policiacos para frenar y evitar a futuro, mayores daños, incluso muertes, en perjuicio del pueblo de Oaxaca.

Estamos a tiempo de que esto mejore y si los encargados de la seguridad y bienestar de la ciudadanía del Municipio de Oaxaca de Juárez, no funcionan, no arrojan resultados, habrá que sustituirlos, lo que corresponde definir y decidir al presidente municipal, lo mas pronto posible, para mejorar su imagen y dar cumplimiento a sus obligaciones, responsabilidades de cuidar y proteger a los mas de 400 mil habitantes de este Municipio.

La inseguridad está dañando a Oaxaca de Juárez en todos sentidos, ya no es el Oaxaca de años atrás, los gobiernos estatal y municipal se han mostrado indiferentes, han dado la espalda al problema y de seguir en estas condiciones, posiciones, no será muy agradable el porvenir de la entidad y sus habitantes.

No corresponde a nosotros señalar medidas a seguir para hacer frente a la delincuencia, pero procede que se vuelvan a poner en funcionamiento las casetas instaladas tiempo atrás en las afueras de esta ciudad, con  las debidas protecciones a los elementos policiacos, para evitar la fuga y escape de presuntos autores de robos o asaltos a particulares.

Otra acción, la despistolización dio resultados años atrás, el desarme de otros objetos como puñales y navajas a quienes los portaban, previa revisión particularmente en bares, cantinas o centros de vicio, lugares de concentración de perversos dedicados a planear todo tipo de delitos.

Algo debe hacerse, pero en forma inmediata para otorgar seguridad y protección a la ciudadanía que es víctima de delincuentes, la mayoría procedentes de otras entidades del país que han visto y encontrado en Oaxaca, campo fértil para sus fechorías, ante la inseguridad y falta de efectividad y respuesta de las fuerzas policiacas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *