Más muertes deja lucha por el poder y nos quedamos tranquilos: Arzobispo

+ ¿Cuándo se va a acabar esto? pregunta monseñor Pedro Vásquez Villalobos

OAXACA, OAX., agosto 18.- Muertes, muertes y mas muertes por todos lados, son luchas de poder y nos quedamos tranquilos, tenemos que decirle a Dios, Señor toca ese corazón de los que lo han endurecido, afirmó en su homilía de la misa dominical en Catedral, el Arzobispo, Monseñor, Pedro Vásquez Villalobos.

Se refirió a la muerte de la presidenta municipal de San José Estancia Grande, poblado de la costa y que en Tehuantepec y el valle, mataron a otros, son muertes           que se vienen multiplicando, a lo que preguntó ¿cuando se va acabar esto?

La respuesta fue: el día que el corazón cambie; aparte el Arzobispo hizo el llamado de trabajar  para que nuestro corazón no se endurezca, que en la familia no haya esa dureza de corazón, que entre los compañeros y amigos, esto se acabe.

Afirmó Don Pedro Vásquez Villalobos, que cuando se está en armonía con Dios, se logra la paz, aunque haya mucho sufrimiento, muchas penas, necesidades y carencias, sosteniendo: si se está en paz con Dios, se es feliz.

Advirtió que cuando se ha hecho algo contra los mandatos divinos, se pierde la paz, nos mostramos inquietos, vivimos angustiados, pero como somos hombres y mujeres de fe que creemos en el perdón sacramentado, volvemos a encontrar la paz con Dios y con nosotros mismos

El Arzobispo llamó a llenarse de Dios, realizando obras de bien, afirmando que habrá una lucha en su interior para estar con Dios o estar lejos de Dios, estar en gracia o estar en el pecado, hacer un bien o hacer un mal, esa es la lucha interna—dijo—que todos tenemos.

Al dirigirse a los asistentes a la misa dominical del medio día, les deseó que tengan mucha paz en sus corazones, en sus familias, no olvidar ser dichosos, bienaventurados o felices.

Indicó que hay que trabajar por nuestra paz personal, la paz familiar y la paz comunitaria.

Al inicio de la homilía, dijo pedir a Dios bendiga a los comunicadores que comentan y expresan en sus medios, lo reflexionado en la misa dominical.

Concluyó diciendo que Dios nos cuide y nos bendiga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *