Paz, amor y fraternidad quiere la Inmaculada de Juquila: PVV

+ El Jefe de la Iglesia católica en Oaxaca ofició misa en el Santuario de la Virgen 

SANTA CATARINA JUQUILA, Oaxaca, diciembre 8.- Se impuso la fe y no obstante los diversos problemas suscitados en días pasados en esta zona chatina de la región de la Costa oaxaqueña, miles de creyentes y no creyentes, en caravanas y peregrinaciones, llegaron al Santuario de la Virgen de Juquila que se celebra en este lugar.

Hubo diversos festejos en días anteriores a la festividad, pero en todos imperó el orden y se llegó a la parte principal dentro de lo religioso: la celebración este domingo 8 de diciembre a las 12:00 horas, de la misa oficiada por el arzobispo de Antequera Oaxaca, don Pedro Vásquez Villalobos.

En su homilía, ante miles de personas tanto oaxaqueños como de otros lugares del país, el Arzobispo reconoció el haber llegado y permanecer  en el Santuario de la Inmaculada de Juquila para encontrarse con Dios y la madre de Dios.

“Aquí estamos los que somos tus hijos y venimos a expresarte tantas y tantas cosas que nos han pasado y nos están pasando, por lo que necesitamos el auxilio divino y la intercesión de la madre de Dios”, dijo.

El Jefe de la Iglesia católica en Oaxaca señaló que “si los peregrinos preguntaran qué quería la Virgen Inmaculada, la respuesta sería de paz, amor, unión y fraternidad entre los seres humanos, porque todos somos hijos de Dios y la opción es seguir su ejemplo para ser siervos del Señor en una santidad de corazón, trato y respeto con los semejantes y comunidades”.

Vásquez Villalobos habló de la Virgen de Juquila y del valor que tiene por ser madre de Dios y por ser la mujer elegida para serlo. También de la Inmaculada que es y lo que ha sido durante su vida de cómo aceptó la voluntad de Dios, a través del Arcángel Gabriel, que fue el mensajero de la noticia que sería madre de Jesús.

Al grupo de niñas y niños que integran  la Orquesta de la Parroquia de la Inmaculada de Juquila les agradeció su participación. Confió que “en un futuro los vamos a ver en el altar, porque van a ser sacerdotes”.

Recordó haber sido monaguillo, ayudando en la celebración de la misa, y a los pequeños les dio su bendición.

Al término de la homilía, el Arzobispo de Oaxaca pidió perdón a los peregrinos que arribaron a Santa Catarina Juquila, por los problemas que pasaron para llegar al lugar y visitar el Santuario de la Virgen.

Asimismo, les agradeció su profunda fe que, dijo, debe de estar en el corazón, y los invitó a continuar visitando el Santuario de la Inmaculada de Juquila.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *