El pez más gordo


El día de hoy, miércoles 12 de febrero, cayó el pez más gordo (de los peces que hasta ahora han picado el anzuelo en el tiempo que lleva la 4T) de la pasada administración encabezada por Enrique Peña Nieto.

Ni Rosario Robles, ni Juan Collado, mucho menos los funcionarios de poca monta inhabilitados, en el periodo que va del presente gobierno, tienen el peso específico y simbólico de Emilio Lozoya Austin.

Ex director de Pemex, Emilio Lozoya también fue en 2012 Coordinador de Vinculación Internacional del candidato a la presidencia de la República Enrique Peña Nieto.

Artífice de la reforma energética y ligado al grupo Salinas, Lozoya fue acusado por el actual Fiscal Alejandro Gertz Manero por presunta delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Después de dejar la dirección de Pemex en 2017 fue señalado por una revista brasileña de haber recibido sobornos de la empresa Odebrecht por más de 5 millones de dólares para financiar la campaña de Peña Nieto.

Lozoya es un símbolo de la corrupción y la impunidad y conecta de manera directa con el ex presidente Peña Nieto.

Si, en efecto, la corrupción se barre de arriba hacia abajo, esta es una extraordinaria oportunidad de fincar responsabilidades penales y administrativas a los funcionarios del pasado gobierno, que junto con Lozoya se enriquecieron a costa del erario, e incluso llegar hasta Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray.

Mucho se ha especulado del pacto de impunidad de AMLO con Peña Nieto. Ha llamado la atención el trato suave del actual mandatario con su antecesor.

Ahora que las cosas no han ido bien con el gobierno de la 4T, ahora que empieza a ser cuestionado por temas como el desabasto de medicinas, la violencia en el país, el bajo crecimiento económico, lo condescendiente que ha sido AMLO con gobernantes priistas como Alfredo del Mazo o Alejandro Murat, su posición respecto al feminicidio, justo ahora es tiempo de actuar y facilitar las condiciones para que la justicia haga su trabajo.

No actuar en este momento con toda la fuerza del Estado, nos hará pensar que estamos nuevamente frente a otra cortina de humo.

*Director de Radio Universidad de Oaxaca (UABJO).