Entregan la Catedral de Huajuapan de León, joya arquitectónica de la Mixteca


+ El Monumento Histórico sufrió daños severos a causa de los sismos de 2017

+ En el acto, la Secretaria de Cultura del Gobierno de México entregó un reconocimiento póstumo al Obispo

+ El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, destacó que, al trabajar de manera coordinada entre la federación, el estado y los municipios, se está recuperando el patrimonio cultural

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca, septiembre 4.- Como parte de su gira de trabajo por el estado de Oaxaca, la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, acompañada del gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa, hizo la entrega simbólica de la Catedral de Huajuapan de León a la comunidad, luego de su restauración por los daños ocasionados por el sismo del 7 de septiembre de 2017.

En la ceremonia, que se realizó guardando los protocolos indispensables de sana distancia, estuvieron también la presidenta municipal de Huajuapan, Juanita Cruz Cruz; el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto Hernández; la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Lucina Jiménez; el director del Centro INAH Oaxaca, Omar Vázquez; y el administrador de la Diócesis de Huajuapan de León, el padre Josué Rogelio Palma.

Ahí la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, expresó la importancia de que este lugar pueda volver a ser punto de reunión y encuentro de la comunidad.

“Aquí una comunidad se podrá volver a reunir, podrá volver a celebrar. Es un centro comunitario, son espacios patrimoniales, espacios de reunión, de significado de una comunidad”, comentó.

La encargada de la política cultural de México destacó que, de haber tenido un mantenimiento preventivo, con los materiales correctos, el sismo de 2017 no hubiera causado tanto daño al patrimonio cultural. Para prevenir situaciones como esta, comentó, esta reconstrucción se llevó a cabo siguiendo procedimientos y técnicas tradicionales, con conocimientos, manos y materiales locales.

“Al trabajar de la mano con una comunidad responsable, de la mano del INAH, de empresas locales responsables, manos locales, podemos respirar con tranquilidad.

Reconoció el trabajo de los especialistas del INAH, institución que, con una historia de 80 años, se ha encargado de salvaguardar el patrimonio histórico del país.

“Quiero resaltar y agradecer la responsabilidad de todos los profesionales que se han formado en las escuelas del Instituto Nacional, que no les falta presupuesto, están salvaguardados los recursos para continuar formando a las mejores manos, mentes, investigadores del país. Una institución como el INAH ha hecho que este país, que es un país patrimonio, labrado en piedra, en cantera roja como la de esta zona, sea nuestra mayor riqueza la cultura que tenemos alrededor”, dijo Frausto Guerrero.

A su vez, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, recordó que los trabajos conjuntos entre gobierno federal, estatal y municipal, han permitido a la entidad salir adelante después de los daños ocasionados por el movimiento telúrico de 2017, uno de los más fuertes en la historia de México, también de los más destructivos.

“Estar aquí sólo confirma que juntos somos invencibles, trabajando en equipo podremos salir adelante. Que este centro espiritual sigue vivo, sigue dando esperanza”, comentó.

Al momento, dijo, se han reconstruido más de 60 mil viviendas, -20 mil consideradas como pérdida total-, 12 mercados, 60 centros de salud, este año se terminarán 2 mil escuelas y, con el apoyo de la Secretaría de Cultura y del INAH, se avanza en el patrimonio cultural.

En su oportunidad, el director general del INAH, Diego Prieto, destacó que la reconstrucción, realizada de la mano con empresas, manos y talento local, ha permitido hacer renovaciones como esta, “lo cual nos da mucho ánimo” ya que permite impulsar la economía local, fomentar el empleo e impulsar empresas responsables.

Finalmente, Juanita Cruz, agradeció las gestiones para que se concretara la restauración de la catedral. “No ha sido fácil. Por fin va a ser realidad de abrir las puertas al público”.

Tras realizar un recorrido por este inmueble, las autoridades, en coordinación con la empresa Conservare S.A. de C.V., encargada de los trabajos de restauración, entregaron a las autoridades eclesiásticas un reconocimiento póstumo a Monseñor Teodoro Enrique Pino Miranda, obispo de la Arquidiócesis de Huajuapan, fallecido en julio pasado, cuya labor fue fundamental para avanzar en la conservación del patrimonio cultural de la región de la Mixteca oaxaqueña.

La joya de la corona mixteca

Considerada una de las joyas arquitectónicas de la mixteca oaxaqueña, la catedral de San Juan Bautista, en Huajuapan de León, es un bello templo de estilo neoclásica del XVIII. La primera referencia histórica que se tiene de ella, se remonta a un mapa que se envió al virrey Álvaro Enríquez de Zúñiga Guzmán, en 1776.

En 1812, este inmueble histórico sirvió de baluarte a Valerio Trujano durante el sitio de la ciudad. Con el siglo XIX devino un periodo trágico para

este inmueble. Para 1863 fue destruido por un temblor y, cuatro años después, se reedificó. Sin embargo, en 1882 otro sismo dañó sus torres, cúpula y el crucero del sagrario, elementos que fueron reconstruidos en años posteriores.

Recuperación patrimonial

Si bien el sismo del 7 de septiembre de 2017 no fue el de mayor intensidad en la historia de Oaxaca, sí fue el que mayor daño ocasionó al patrimonio edificado de la entidad. En todo el estado, 587 inmuebles resultaron con algún tipo de daño; tan sólo en la región de la Mixteca, fueron 170 los inmuebles afectados.

Al cumplirse tres años de aquel sismo, el INAH ha logrado la restauración de 119 inmuebles, 217 se encuentran en proceso de restauración y 251 aún se encuentran en estudio o por iniciar. En la zona mixteca en particular, 39 ya fueron terminados, 67 están en proceso y 64 por iniciar obra.

En el caso de la Catedral de Huajuapan, la cual tuvo daños considerados severos, se repararon afectaciones en las bóvedas de las tres naves, en la torre sur, en el campanario norte; así como en los muros del tambor y de la bóveda de crucero y en la cubierta de la sacristía.

En cuanto a los muros, se intervinieron los del presbiterio, los de las naves laterales y de la sacristía, entre otros. Esta intervención consistió en la liberación de aplanado, en la sustitución de elementos dañados o fracturados por piezas nuevas de características similares a las originales.

Luego de un arduo trabajo de restauración y de una la ceremonia que no por breve desmereció en lo emotivo, hoy la catedral de Huajuapan luce con nuevos esplendores que le permitirán brillar por varios siglos más. El momento fue sellado con el repique de sus campanarios, el mismo tañer que en otros tiempos fue de alarma y miedo, hoy vuelve a tener motivos festivos y de júbilo.

Sigue las redes sociales de la Secretaría de Cultura en Twitter (@cultura_mx), Facebook (/SecretariaCulturaMX) e Instagram (@culturamx)