Noticias de Oaxaca, México y el Mundo
Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca
lunes 29, noviembre 2021
Fundador: Abundio Núñez Sánchez
Directora: Ivett Núñez Cardoza
Fundador: Abundio Núñez Sánchez

San Cristóbal de las Casas, el museo viviente

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La Suave Patria

  • Un destino convertido en historia completa.
  • También es cultura, religión y gastronomía.
  • Escaparate del arte indígena del estado de Chiapas.
  • Pueblo Mágico localizado a una hora de Tuxtla Gutiérrez.

La lista de lugares por conocer en esta población que antiguamente se llamó Jovel es interminable y sus habitantes, los coletos o sancristobalenses, nunca dejan de recomendar atractivos imperdibles, a los que se debe apostar, pues siempre fascinarán.

Esta historia podemos iniciarla en el museo Na Bolom, creado a mediados del siglo pasado dos extranjeros enamorados de México fundaron esa organización: Frans Blom y su esposa, la fotógrafa Gertrude Duby, restauraron una casa construida en 1891 y reunieron una colección inigualable de objetos que retratan la cultura de las etnias originarias de los Altos de Chiapas y los lacandones.

Ahí quisieron exhibir imágenes, utensilios cotidianos, piezas arqueológicas y textiles, en uno de cuyos recintos se resguardan 55 mil fotografías, un centro cultural inigualable cercano a la Catedral de San Cristóbal. 

Sigue el Museo del Ámbar de Chiapas, que tiene denominación de origen por su extracción, significado y usos, sin que se olvide ver las piezas transparentes que encierran insectos petrificados

El Museo del Cacao está a cinco minutos de la catedral, tiene una fábrica artesanal y ofrece deliciosas degustaciones de bebidas, dulces y platillos salados con chocolate

A 25 minutos en auto desde el centro, se ubica El Arcotete, un parque ecoturístico que oculta un conjunto de grutas con bóvedas de hasta 30 metros de altura, primera parada de un emocionante paseo en bicicleta por el bosque.

En el camino también se conoce una serie de molinos que datan del siglo XVIII al XIX, donde se procesaba trigo, en una experiencia que toma entre cuatro y seis horas, y requiere una buena condición física.

Las grutas de Rancho Nuevo son las más famosas de la región y forman parte de un centro ecoturístico, descubiertas a mediados del siglo pasado con 550 metros de profundidad en un recorrido se divide en dos: en la primera parte se puede ver perfectamente el sendero delimitado y las extrañas formaciones de la cueva, mientras que en el último tramo no hay iluminación

La mejor selección culinaria está en “Nuestras Raíces”, recomendación del historiador Miguel Ángel Muñoz, quien administra el restaurante que se aloja en una construcción del siglo XIX.

Está enteramente dedicado a la gastronomía coleta, es decir, la cocina originada en San Cristóbal como mezcla de las tradiciones prehispánicas y españolas, que tiene en la sopa de pan es uno de los platillos típicos. 

Tierra y Cielo está a cargo de Agustín López, encargado de ventas y reservaciones del Sereno Art Hotel, propiedad de la chef Martha Zepeda, famosa por sus menús de degustación con lo más representativo de la cocina regional, como el mole coleto y la sopa de chipilín.  

La calle Real de Guadalupe o Andador Eclesiástico es una de las más transitadas de San Cristóbal de las Casas, pasa justo enfrente de la catedral, y en sus locales hay joyería en ámbar, artesanías hechas de metal y textiles.

En suma, como lo han dicho diversos visitantes, San Cristóbal de Las Casas es una de las Ciudades históricamente más hermosas del mundo, reconocida como Pueblo Mágico, cuya riqueza radica en su diversidad étnica y tradición colonial.

La vieja Jovel muestra así sus tesoros arquitectónicos en diversas edificaciones de los siglos XVI, XVII y XVIII, como podremos verlos, estudiarlos, revisarlos, analizarlos y admirarlos de aquí en adelante, al detalle en esta serie semanal sobre los sancristobalenses y sus legítimos orgullos.



Luis Alberto Adrián García Aguirre

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en donde estudió dos licenciaturas: Periodismo y Comunicación Colectiva (1968-72) y Relaciones Internacionales (1973-77). Desde que ingresó a la universidad comenzó a trabajar como reportero en la revista “Siempre!” y debutó como corresponsal de medios internacionales en 1979. Durante su carrera periodística, ha sido coordinador, editor, delegado, productor y director. De 1995 a 2002, colaboró con Reporteros Sin Fronteras (RSF) de París y el Comité de Protección a Periodistas (CPJ) de Nueva York, como su delegado representante en México, apoyando también a la Fraternidad de Reporteros de México, a la Fundación Manuel Buendía y otras entidades gremiales nacionales. En los años 2000 y 2015, obtuvo el Premio Nacional de Periodismo.

Colaborador desde el 5 de febrero de 2020.



Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email