Julio, mes de cambios y revoluciones


Libros de ayer y hoy

En julio muchos países celebran en el mundo sus revoluciones e independencias. México lo hace con un cambio ocurrido el primero de ese mes en 2018.

Triunfo electoral de AMLO en 2018.

De las transformaciones más notables que se dieron en el mundo, Estados Unidos es el primero en  América, al declarar su independencia el 4 de julio de 1776. Le sigue aquella Revolución que marcó una era el 14 de julio de 1789, cuando al grito ¡a la Bastilla, a la Bastilla! las masas tomaron la fortaleza del gran penal de La Bastilla y se dio inicio a la Revolución  Francesa.

Independencias de Estados Unidos y Francia

El 26 de agosto de ese año, el movimiento ya instalado, dio a conocer sus inmortales conceptos: Libertad, Igualdad y Fraternidad. En el continente americano ya se fraguaban independencias en los primeros tiempos del siglo XIX,  que en América del sur fueron sucesivas: Colombia el 20 de julio de 1810, Venezuela el 5 de julio de 1811, Argentina el 9 de julio de 1816 y Perú el 28 de julio de 1821.

A excepción de la Revolución francesa que se lanzó contra la monarquía, los independentistas americanos lo hicieron contra los países colonialistas europeos, siendo el primero el del  norte, que rescató a sus trece colonias que dependían de la Gran Bretaña.

Dos grandes revoluciones del siglo XX, la Cubana y la Nicaragüense

En  julio se celebran las dos grandes revoluciones del siglo XX en América: la de Cuba que se inicia el 26 de julio de 1953 con la Toma del Cuartel Moncada, y el verdadero triunfo que fue el primero de enero de 1959. En esa fecha entraron a la Habana Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos, mientras Fidel Castro tomaba el  mismo día Santiago de Cuba. En el país se celebran ambas fechas, pero la primera ha quedado signada.

 Che Guevara, Fidel Castro y Camilo Cienfuegos en la Revolución Cubana.

En Nicaragua su Revolución se consumó el 19 de julio de 1979. De inmediato se nombró a la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional integrada por cinco miembros. A diferencia de los movimientos ya mencionados, ambas revoluciones fueron hechas contra regímenes capitalistas que ejercían gobiernos dictatoriales y represivos, con cercanía con Estados Unidos.

En el de Cuba fue el de Fulgencio Batista, militar que ejerció  la dictadura en dos períodos de 1940 a 1944 y de 1952 a 1959, cuando fue depuesto por las fuerzas revolucionarias. Y en Nicaragua, la lucha fue contra Anastasio Somoza, de un sistema que ejercía una dictadura, el somocismo, que se prolongó de 1937 a 1979, cuando su último representante  fue depuesto en 1979, con la entrada del Ejército Sandinista de Liberación Nacional (ESLN).

Fulgencio Batista y Anastasio Somoza

¿Qué fue de aquellos grandes movimientos de cambio?

Si nos vamos primero a Europa, la Revolución francesa, si bien dejó marcada con su influencia, talentos y aportes al país, los avatares y luchas internas produjeron un  cambio  inesperado diez años después, curiosamente en el mes de julio de 1799, con la llegada de Napoleón  Bonaparte.

La Era Napoleónica (1799-1815)

En Estados Unidos la Independencia ocasionó un desarrollo notable acendrado por el esclavismo y al racismo imperante. Los resultados de ese país que planteó el América para los americanos, está a la vista, un país poderoso, invasor, guerrerista, cuyas acciones en forma singular, se reflejan en las vidas posteriores de los independentistas de América del Sur.

Todos ellos, Venezuela, Argentina, Colombia y Perú, han sido impactados en determinadas etapas, por las acciones estadounidenses en posturas políticas, apoyos, penetración económica, aunque  en los casos recientes el primer país ha experimentado cambios después de una cruenta dictadura, en tanto que en Venezuela, se ve la agresión a su gobierno porque no sigue sus líneas. El país con gobiernos verdaderamente sumisos al país del norte, es Colombia

El destino de dos revoluciones, frente a Estados Unidos

La historia de las dos grandes revoluciones del siglo XX, se puede reducir brevemente en la intervención infame y permanente de Estados Unidos.  La de Nicaragua la apabulló a través de la Contra que generó miles de muertos y heridos en plena reconstrucción del país. El ataque contra el sandinismo se decía que era  para impedir una nueva Cuba. La presencia del ESLN se vio marcada por esa agresión permanente y el gobierno volvió a caer en manos fuera de la Revolución y aunque retomado con Daniel Ortega, es de todos conocido la debacle que impera actualmente en ese país.

José Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua.

En Cuba la agresión ha sido  igual de cruel y constante. La instalación del bloqueo ya en algunas cosas desde 1960, se fue acentuando con los años y leyes especiales. La actual situación crítica de la isla exhibida en la ONU el 23 de junio con el apoyo en contra del bloqueo, de 184 países no ha mermado la agresión gringa. Antes mal, se ha reforzado con el despecho de Biden ante su fracaso en la ONU,  con la amenaza de  invasión que piden los anticastristas.

Del libro Antología Mayor (Ediciones Unión La Habana 1964, segunda edición México 1972) de Nicolás Guillén el gran poeta cubano de aquella Cuba antes de la Revolución, que ahora se enfrenta a otras embestidas:


Teresa de Jesús Gil Gálvez

Teresa Gil, Tere  Gil, Teregil, son los nombres que  suelo usar. No he sido poeta en mi tierra, ni escritora, ni periodista, ni abogada. Son, al fin y al cabo, como decía Monsiváis, atributos que los demás deben reconocer. Prefiero ser agnóstica,  crítica, antiesquemática y comunista. La vida me lo reconoce.