Periodismo libre y comprometido

Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca
Jorge Meléndez Preciado

Cambios presentes y los que vienen

Periodistas Unidos

Al llegar a los mil días de gobierno, no obstantes los graves problemas que hemos padecido- la pandemia y la falta de inversión en obras sustanciales, entre otras-, la popularidad de Andrés Manuel López Obrador es buena: del 61 por ciento (Oraculus).

Hay, desde luego, muchas críticas en todas las actividades. Para darse cuenta de ellas habría que leer Eje Central (26 de agosto), cuyos analistas  hablan de la mitad del camino sexenal, y  no hacen elogio alguno a la presente administración.

Y justamente cuando tenemos  estos contrastes, ocurren, cuando menos,  dos sucesos importantes.

Por un lado, la señora Olga Sánchez Cordero deja la secretaría de Gobernación y se va a presidir el Senado- hace tiempo  ya había renunciado su asesor principal,  Jorge Alcocer: ¿sabría algo al respecto?- y la CNTE impide el tránsito de la comitiva presidencial rumbo a Chiapas, donde estaría López Obrador para una conferencia matutina, la cual se realizó sin el ejecutivo presente.

Ambas cuestiones diferentes, pero que muestran los problemas a encarar del segundo tramo de gobierno.

Respecto a doña Sánchez Cordero, su última encomienda para que saliera adelante la famosa revocación de mandato en la Comisión Permanente, no la pudo realizar.

Deja muchos pendientes en atención a víctimas, feminicidios,  en la defensa de derechos humanos,  la protección de periodistas- ¡felicidades porque México recibió a más de 100 compañeros de los medios que venían de Afganistán con sus familias, algo que no pudo hacer Estados Unidos!-, mejoras en la atención a migrantes y varios asuntos de trascendencia que siguen pendientes, especialmente porque se ha escatimado dinero y  personal en la atención de esos y muchos otros problemas: ¡La cultura, oh, la cultura!

Con todo, la ex ministra Olga podrá hacer una buena interlocución (creemos), entre diversos partidos, y será una cuña para que Ricardo Monreal no sienta que puede jugar con todos y avanzar en sus propósitos para el 2024.

La presidencia en la Cámara de Senadores de Olga Sánchez puede ser más pulcra y  acertada. Esperamos.

Según Porfirio Muñoz Ledo, a Olga no la corrieron, sino se fue por motivación propia al no estar de acuerdo con algunas determinaciones políticas de AMLO (sic carcajeante)

Llega en relevo a la secretaría de Gobernación,  Adán Augusto López Hernández, quien gobernaba Tabasco. Es hermano de Rosalinda del mismo apellido, que tiene un puesto de gran importancia en el SAT, y quien está casada con Rutilio Escandón, gobernador de Chiapas.

Los López, son hijos de Payambé López  Falcón, notario tabasqueño que impulsó a Andrés Manuel en aquella entidad desde sus inicios políticos.

Ahora los de la entidad vital de Andrés Manuel están por todos lados de la administración pública federal, aparte de los citados, tenemos a Javier May, en Bienestar; Octavio Romero, en Pemex; Audomaro Martínez, en el Centro Nacional de Inteligencia e incluso a Humberto Hernández Haddad, como subsecretario de Turismo.

¿Será bueno o malo rodearse de compañeros de largos años en la batalla sin que algunos cuenten con la experiencia en la función que desempeñan? Don Adán, por cierto, tiene escaza experiencia política.  Ya lo veremos pronto o habrá nuevos movimientos por necesidad imperiosa.

El 27 de agosto López Obrador viajaba rumbo a Chiapas, donde estaría dando su tradicional mañanera. Se lo impidió un grupo importante de maestros de la CNTE que le pedían, como es usual, una cantidad importante de cuestiones. Esta organización, no se olvide, ha obstaculizado la circulación de trenes durante largo tiempo en Michoacán y otros sitios.

La Coordinadora ya había anunciado que no daría clases presenciales en cinco entidades: Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Ciudad de México,  donde tienen la mayor importancia. Incluso anunciaron que en 10 estados hay enorme riesgo de iniciar trabajos escolares.

Al sufrir este acto grave, Andrés Manuel dijo: “No lo puedo permitir. El presidente de México no puede ser rehén de nadie”. Pero ya sabemos que la CNTE hace y deshace a su antojo.

Contradicciones que anuncian nuevos cambios.


Jorge Meléndez Preciado

Periodista de hueso colorado y Director de Periodistas Unidos. Estudió Economía en la UNAM y realizó estudios en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú (1969-70). Militó en el Partido Comunista Mexicano (1972-81) y fue diputado federal suplente de Gilberto Rincón Gallardo en 1977. Cuando desapareció el PCM decidió ya no militar en otros partidos. En 1975 impulsó la Unión de Periodistas Democráticos (UPD).

Colaborador desde el 29 de junio de 2021.