Periodismo libre y comprometido

Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca
Eduardo Ibarra

Saldívar: Grandes propósitos y algunos resultados

Utopía

A partir del diagnóstico de que “la justicia ha sido históricamente negada para el pueblo, puesta al servicio del poder y el privilegio”, el presidente de la Suprema Corte repasó en su informe tercero, los significativos avances y los grandes retos que aún debe afrontar el Poder Judicial, uno de los tres que constituyen la arquitectura institucional del país, aparte de los llamados órganos autónomos.

A juicio de Arturo Saldívar en el Poder Judicial federal “existía un entramado de conflictos de interés, que ahora se han terminado: Hemos roto las estructuras de poder por las que abogados, despachos y representantes de intereses económicos traficaban influencias e impunidad en este poder”.

Para matizar la polémica conclusión que ya genera refutaciones, debate, Lelo de Larrea apuntó que “la corrupción aún existe, pero que son casos aislados, y no por complicidades internas ni cotos que gocen de protección o del silencio institucional”. Situación que se empieza a revertir porque la corrupción dentro del PJF ya no es tolerada.

“Casos aislados” que en una revisión superficial arroja lo siguiente: otorgamiento sistemático de amparos a poderosos que buscan evadir la justicia, como la protección a Francisco García Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas, acusado por la Fiscalía General de la República por delincuencia organizada y lavado de dinero. Los fallos de jueces contrarios a la justicia y al interés nacional como los que paralizaron la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles por el afán de sabotaje del grupo empresarial encabezado por los Claudio X. González.

La suspensión de la reforma a la ley eléctrica, a pesar del daño al erario y el grave riesgo para la infraestructura estratégica. O también los que permiten a altos funcionarios, incluidos los de órganos autónomos, recibir sueldos superiores al presidencial y, por ello, violatorios de la Constitución. Y el Poder Judicial no es ajeno a esta práctica, sino uno de los principales ejemplos de dispendio, sueldos y prestaciones injustificables y de plano inmorales, en un país donde la mitad de la población no come mañana sino trabaja hoy.

El informe del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación fue rendido ante los plenos de ésta, del Consejo de la Judicatura Federal, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el presidente Andrés Manuel e integrantes de su gabinete, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México y los representantes del Poder Legislativo. Allí, Zaldívar aseguró que es necesario –indispensable, subraya el utópico redactor– “hacer una justicia que sirva al pueblo”. Vocablo, concepto, que López Obrador colocó en la agenda nacional desde hace 36.5 meses.

En esa línea de pensamiento, para Arturo Saldívar la transformación de la justicia federal busca saldar esta deuda. Busca revertir este orden de cosas, para que en los juzgados la gente encuentre verdadera solución a sus conflictos y protección a sus derechos. “Estoy convencido de que los cambios que hemos logrado se empezarán a sentir pronto. El pueblo sabrá que cuenta con jueces y juezas federales quienes los defenderán y harán realidad sus exigencias de justicia”.

Propósito impecable que como bien lo expresa, en tiempo futuro, es una meta de enorme trascendencia que no niega lo avanzado, pero que es preciso colocar en su justa dimensión por los especialistas, la opinión pública, los actores políticos…

Eduardo Ibarra Aguirre

Autor de Utopía. Coordinador del Grupo María Cristina. Perseguido por la Sedena (1993-2002) por difundir la propuesta del ombudsman militar. Demandante laboral del CEN del PRI (1992-93). Editor de Forum en Línea desde diciembre de 1993. Redactor de cinco libros y coautor de ocho. Corresponsal en Moscú (1977-79) y becario en Berlín (1967-68).

Colaborador desde el 12 de abril de 2021.

diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031