Periodismo libre y comprometido

O A X A C A Clima de Hoy
Eduardo Ibarra 2022-02

Slim y la estupidez de confrontarse con AMLO

Utopía

Para el plutócrata mexicano más rico de la aldea “La confrontación es una estupidez”. Así lo dijo, sin atenuantes y a renglón seguido explicó: “La confrontación a México le hace daño, a la empresa le hace daño, al gobierno le hace daño y a todos nos hace daño. Se me hace una tontería, yo creo que lo que debemos hacer es trabajar unidos, que se invierta, que se apoye y que salgamos de esta situación de subdesarrollo para lo que hemos tenido tantas oportunidades; no hay que perder esta oportunidad del tratado de libre comercio, es muy importante”.

Y una de esas oportunidades “desaprovechadas” para, según Slim, “salir de esta situación de subdesarrollo”, la ubicó con Felipe Calderón, el genocida –según decenas de miles de destacados mexicanos que interpusieron una denuncia ante la Corte Penal Internacional–, “Se desaprovecharon 420 mil millones de dólares durante los seis años del presidente Calderón, luego con la entrada de Peña el primer año fueron 90 mil millones de dólares de ingresos, empezamos con el pie derecho, después ya se afectó” (a Petróleos Mexicanos).

Carlos Slim Helú lo denunció en un conversatorio con el ahora expresidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelí, también exdirector general FEMSA Coca Cola que comanda José Antonio Fernández Carbajal, uno de los más tenaces opositores al presidente Andrés Manuel, hasta el punto de ofrecer 20 000 millones de pesos para que abandone Palacio Nacional.

Y el consejo de Slim a sus pares, muy dispares en términos de la brutal riqueza que acumulan a partir de que el homúnculo criminoide (Porfirio Muñoz Ledo, dixit) despachó en Los Pinos (1988-1994), es que “Lo peor que puede pasar y que desgraciadamente está pasando en México es el conflicto, la desunión creo que es absurda, no ayuda en nada a nadie, yo creo que cuando un gobierno es elegido democráticamente hay que respetarlo, hay que aprender a discutir con ellos, con los técnicos y con los secretarios de los ramos”. Les hablan par de Claudio X. González, Laporte y Guajardo (Kimberly Clark) financiados por la USAID vía Mexicanos Contra la Corrupción que no paga impuestos (Raquel Buenrostro, directora del SAT) y hace triangulación ilícita de recursos (revista Contralínea).

El mismo Salazar Lomelí, después del niño ahogado, que quiso ahogar el CCE y el Consejo Mexicano de Negocios (los 60 poderosos), pero fracasó por fortuna, sostuvo que existe una confusión sobre las funciones de las organizaciones empresariales, pues “no deben ser reactivas a lo que no gusta de los gobiernos en función. Pero el sinaloense de Mazatlán estimuló las reacciones empresariales para doblar a López Obrador en sus programas y políticas económicas anticíclicas porque no eran las tradicionales que se ponían en práctica.

AMLO reveló en la mañanera del día 3 que hubo una ruptura durante 1.5 años con la cúpula empresarial por la pandemia del SARS-CoV-2, cuando se decretó el confinamiento que suspendió las actividades económicas no esenciales, dirigentes empresariales pidieron endeudar al país para darles créditos o, en su caso, otorgar una moratoria de pago de impuestos, lo cual generó el encontronazo luego de que se negó a la petición. Lo cual, apunta el redactor, resulta comprensible, mas no tanto que Cuauhtémoc Cárdenas y el grupo que dirige Rolando Cordera hicieran segunda a los oligarcas.

Después, aseguró Obrador, ya me ofrecieron disculpas, pues se dieron cuenta porque son gentes inteligentes como para entender que soy un presidente legal y legítimamente electo. No lo eligieron los dueños de México y Televisa como sucedió con el “presidente más guapo de México”, según el portal del partido que no es institucional y menos revolucionario.

Eduardo Ibarra Aguirre

Autor de Utopía. Coordinador del Grupo María Cristina. Perseguido por la Sedena (1993-2002) por difundir la propuesta del ombudsman militar. Demandante laboral del CEN del PRI (1992-93). Editor de Forum en Línea desde diciembre de 1993. Redactor de cinco libros y coautor de ocho. Corresponsal en Moscú (1977-79) y becario en Berlín (1967-68).

Colaborador desde el 12 de abril de 2021.