Periodismo libre y comprometido

O A X A C A Clima de Hoy
Jorge Meléndez Portada

Un 8 de marzo singular pero con rezagos

Periodistas Unidos

El día internacional de la mujer, donde luchadoras como Clara Zettkin y Rosa Luxemburgo fueron impulsoras señeras, a las cuales se les ve en una foto muy animadas con un sombrero cada una, y la renovadora del socialismo, doña Rosa, en otra estampa, dice: debemos ser “socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”, una síntesis del avance que necesita el mundo, fue este año muy concurrido, menos agresivo para muchos y con resultados que invitan a erradicar a tipos nefastos.

Hubo manifestaciones en todo el país, y en la Ciudad de México recorrieron calles más de 75 mil asistentes, incluidos hombres que antes no aceptaban en dicho actos y los conglomerados importantes de los LGTBI + y otros.

Incluso algunas marcharon con sus bebés, hijos pequeños y hasta mascotas. El verde y el morado brillaba intensamente, y si bien hubo marros, martillos y otros instrumentos, esos no fueron lo importante, ya que únicamente hubo ocho lesionados, entre ellas dos del Bloque Negro que destrozaron una edificación de cristal en el Metro Hidalgo y una policía recibió, alevosamente, una herida con un picahielo,  pero la amistad, el jolgorio y las consignas contra la injusticia que la mitad más grande del mundo padece, fueron lo trascendente.

En una  portada de un  diario se ve a una mujer abrazando a una uniformada; en otro impreso, a otra señora entregándole flores a las uniformadas; en el siguiente concentrándose en sus lemas muy chispeantes y profundos.

Entre los mismos estuvieron: “Justicia”, repetido centenas, tal vez miles de veces; “Con falda o con pantalón, respétame cabrón”; “Mamá, vengo a grita lo que a ti te hicieron callar” y, obviamente “Ni una más”, a pesar que hay 10 feminicidios diarios, muchos de los cuales son ignorados por los ministerios públicos diciendo que se trata de suicidios y no de violencia contra ellas.

Que el patriarcado, el capitalismo y la violencia contra las mujeres es amplio, habría que ver en Netflix: Desparecidas en Estados Unidos o los anuncios de los países ricos árabes donde las muchachas salen presumiendo los avances arquitectónicos y deportivos de sus países con velo y falda hasta el huesito. Vergüenzas absolutas.

Pero en México las cosas están mal, en serio,  y debemos recomponerlas. No tratando de espantar una marcha que demostró ser propositiva, vibrante  y amplia, sino haciendo justicia en serio, ayudando a las madres en búsqueda de sus hijas y familiares y llevando a cabo la despenalización del aborto en todo el país, en lugar de atacar irresponsablemente a las víctimas.

Bien que se hicieron  intervenciones muy trascendentes,  como la de la diputada por Ciudad Juárez, Rosa Andrea Chávez, que recuerda: en la actualidad hay siete gobernadoras, el mismo número que han existido en la anterior historia mexicana, desde que llegó a Colima la señora Griselda Álvarez;  a pesar que esta legisladora también nos reveló que ella sufrió el feminicidio de su amiga a los 13 años.

Pero que no se quede esto en los interiores de los recintos, sino que sea difundido entre las que reclaman, seriamente,  no ser recibidas por las autoridades de muchos lugares, y en especial por algunos Morenos. Por eso Rosa Andrea dijo “estamos ante un gobierno (el de López Obrador) al que se le pueden hacer críticas legítimas”. Bien.

Y antes de esos reclamos, simplemente hay que recordar un artículo de Layda Negrete (El Universal, 8 de marzo), donde  señala avances en este terreno, incluso que la OCDE señale que la paridad en el legislativo mexicano  no existe en otro país, entre otros cinco avances.

Pero también hay preocupaciones, ya que de 23 mil asesinatos de mujeres, de 2015  a enero de 2022, únicamente se han juzgado cinco mil casos (Sin Embargo, 8 de marzo).

O ver el caso del Fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero,  quien abusando de su cargo tiene en la cárcel  desde hace 500 días  a Alejandra Cuevas Morán (69 años) y enjuiciada a su cuñada,  Laura Morán (95 años), por la muerte de su hermano Federico; o que el Conacyt haya elevado a grado de investigador al mencionado personaje, a pesar de que se le ha demostrado su plagio de varias  obras; o que haya atizado un conflicto en la Universidad de las Américas de Puebla (UdalP), para beneficios personales (El Universal 7 y 8 de marzo).

Esperemos que la sentencia que emitirá la SCJN el 14 de marzo en el caso Cuevas Morán- Gertz Manero sea en beneficio de ellas, las víctimas.

También que la comparecencia de Gertz ante la Cámara de Senadores sea no un montaje, sino un auténtico cuestionamiento a quien no ha realizado su trabajo en el caso de los periodistas asesinados, siete en los que van de este año, entre otras cuestiones.

Un 8 de marzo importante, pero donde hay muchos asuntos por corregir, si es que en verdad este régimen acepta la crítica certera, como dijo la ovacionada diputada morenista: Andrea Chávez.

Por  es verdad: A las mujeres, nadie las detiene.

Jorge Meléndez Preciado

Periodista de hueso colorado y Director de Periodistas Unidos. Estudió Economía en la UNAM y realizó estudios en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú (1969-70). Militó en el Partido Comunista Mexicano (1972-81) y fue diputado federal suplente de Gilberto Rincón Gallardo en 1977. Cuando desapareció el PCM decidió ya no militar en otros partidos. En 1975 impulsó la Unión de Periodistas Democráticos (UPD).

Colaborador desde el 29 de junio de 2021.