Periodismo libre e independiente
martes 27, septiembre 2022
O A X A C A Clima de Hoy
Eduardo Ibarra 2022-02

La tía Rosario

Utopía

Son múltiples, diversas las voces de las onegés, la academia, los medios de comunicación convencionales y alternativos, los partidos y el movimiento social que reivindican la trayectoria y papel estelar desempeñado por Rosario Ibarra de Piedra, como ella gustaba llamarse y no Rosario Ybarra de la Garza como era su nombre en el Registro Civil, de acuerdo a la Cámara de Diputados. Pero no son igualmente abundantes y disímbolas las voces dispuestas a bregar con su ejemplo desde los espacios que ocupan y que, salvo su mejor opinión, es el mejor homenaje que se le debería rendir a la extraordinaria luchadora contra la prisión política como institución predilecta del viejo régimen, los desaparecidos y torturados.

Rosario Ibarra de Piedra, el 08 de Noviembre del 2001. / Foto: La Jornada

Doña María del Rosario fue una extraordinaria activista, defensora de los derechos humanos, fundadora del comité ¡Eureka! para buscar desaparecidos, candidata a la Presidencia de la República en 1982 por el Partido Revolucionario de los Trabajadores, diputada federal, senadora, candidata en cinco ocasiones al Premio Nobel de la Paz, asesora del jefe de gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, y medalla Belisario Domínguez de la Cámara de Senadores en 2019.

De entonces es su tan respetable como polémica frase que reza “Señor presidente: dejo en tus manos la custodia de tan preciado reconocimiento, te pido me la devuelvas junto con la verdad del paradero de nuestros hijos”. Y AMLO aceptó el difícil desafío.

La combatiente nativa de Saltillo, Coahuila, se convirtió en la sombra incómoda del presidente Luis Echeverría Álvarez, a quien se le apareció en 37 ocasiones en actos públicos para exigirle la presentación con vida de su hijo Jesús Piedra Ibarra, integrante de la Liga Comunista 23 de Septiembre quien, como otros jóvenes optó por la lucha armada para transformar a México, como recuerda el periodista más cercano a las doñas, como se les llamaba cariñosa y respetuosamente a las madres y familiares que buscaban y todavía buscan a sus hijos desaparecidos durante el priato, mutado a PRIAN a partir de 1988. Mas LEA no fue el único presidente al que se le apareció Ibarra de Piedra, le siguieron José López Portillo, Miguel de la Madrid, Ernesto Zedillo y Vicente Fox.

Por cierto, además de enérgica y a la vez amorosa luchadora social y política valiente y dulce, tenía un extraordinario sentido del humor. A pesar de que estaba nerviosa porque fue la única oradora que perdió el sonido varias veces durante un acto, postuló que los únicos medios de producción que no debían tener naturaleza social “son los reproductivos”.

Estrictamente hablando no existe parentesco entre el utópico redactor y la icónica luchadora por la democracia en México, pues el Ibarra que porto proviene de Zacatecas (Bonanza) y Durango (Lerdo y Gómez Palacio) y el de la doña tiene su origen en Saltillo, Coahuila, capital muy cercana a Parras de la Fuente de los Aguirre Benavides y doña Graciela, la jefa del clan. Sin embargo, un buen día me ganaron los impulsos de la admiración y le dije tía Rosario. La respuesta me agradó mucho, “por lo menos soy tu tía ideológica”. Lo agradecí y la respuesta me apabulló más aún: “Yo soy la agradecida sobrino”.

Naturalmente que el arrebato confianzudo se produjo después de compartir esfuerzos colectivos por la liberación del general José Francisco Gallardo, dos encuentros deliberativos con el Grupo María Cristina y de relacionarla con un general de división para que conversara con los neozapatistas que por unos días se apoderaron masivamente del todavía Distrito Federal. Y Marcos tuvo y desaprovechó como muy  pocos sus cinco minutos de fama.

Eduardo Ibarra Aguirre

Autor de Utopía. Coordinador del Grupo María Cristina. Perseguido por la Sedena (1993-2002) por difundir la propuesta del ombudsman militar. Demandante laboral del CEN del PRI (1992-93). Editor de Forum en Línea desde diciembre de 1993. Redactor de cinco libros y coautor de ocho. Corresponsal en Moscú (1977-79) y becario en Berlín (1967-68).

Colaborador desde el 12 de abril de 2021.