Periodismo libre e independiente
martes 27, septiembre 2022
O A X A C A Clima de Hoy
Jorge Meléndez Portada

Batallas por la soberanía

Periodistas Unidos

En las redes sociales hay una buena cantidad de videos de cómo la situación de españoles es desesperante por el aumento de la luz y el gas debido a la oligopolización de estos productos que deberían ser de primera necesidad.

Los precios se han ido a las nubes, y el gobierno socialista (je, je), de Pedro Sánchez, no puede hacer nada. Únicamente buscar paliativos a los ciudadanos. Ya que desde hace años las administraciones de Felipe González y José Luis Gutiérrez Zapatero, (ambos que se dicen buscar el socialismo) apoyaron a las transnacionales: Iberdrola, Repsol, Abengoa y otras para que manejaran a su antojo las energías.

En uno de esos videos (que enviaré a quien lo solicite), un español dice que invirtió ¡un millón de euros! en energías limpias, para dejarle a su hijo un gran patrimonio, pero fue defraudado por las empresas y ahora sus paneles solares están sin utilizarse y el mencionado ciudadano en la ruina.

Muchos políticos hispanos, igual que en México con Felipe Calderón, Carlos Ruiz Sacristán, Jesús Reyes Heroles González Garza, Georgina Kessel y más, pasaron del gobierno donde manejaron hidrocarburos a ser parte de la junta directiva de empresas trasnacionales, y en esos consorcios reciben millones de dólares anuales: ¡faltaba más!

Por eso fue un error de la SCJN, eliminar por diez años las llamadas “puertas giratorias”, es decir salir del gobierno y entrar a la empresa privada. Allí está el caso de Ernesto Zedillo, que aparte del Fobaproa (la deuda externa mexicana), vendió los ferrocarriles nacionales y ahora es socio de Unión Pacifica, el transporte ferroviario estadounidense.

Todo esto viene a cuento porque el domingo 17 de abril se dictaminó la ley energética de AMLO, y el PRI, PAN, PRD y MC (223 votos) estuvieron en contra de la misma, lo cual evitará que se regule el precio y los negocios ilícitos (que los hay para empresas como Femsa, la de las aguas negras del imperialismo, según el Che Guevara), por lo que no habrá freno para las trasnacionales.

Pero, Andrés Manuel ya tenía planeada una ley minera para que el litio (el llamado petróleo blanco), sea de la nación y dicha energía para los automóviles eléctricos y las redes sociales, lo pueda manejar el gobierno en turno.

Además, recuperar territorios para que no sean súper explotados por los mineros (canadienses, de los empresarios Germán Larrea, Bailleres y otros), y no se instalen las celdas solares extranjeras que pagan muy poco, arruinan el terreno, depredan la naturaleza y hacen huir a los animales de las regiones.

En muchísimos casos, los explotadores pagan la fabulosa cantidad de: ¡cinco pesos por hectárea al año! Los pobladores, entonces, viven en la miseria, atados a los perjuicios que dejan los ricachos y se mueren de hambre, sin remedio para ellos y sus descendientes. Esto ocurre aquí en Europa y todas partes, ya que como sabemos: el capitalismo no tiene patria, aunque sí garras inmensas.

En México hay 120 millones de hectáreas ya enajenadas, de 200 millones existentes, acción que viene de hace 40 años:  el PRIAN en acción. Afortunadamente en esta administración no se han dado nuevos permisos y ahora se pondrá freno, ya que la ley no es constitucional y únicamente se requiere mayoría simple.

Así pues, se echó abajo la ley de energía, Ya Sabemos por Quien: PAN, PRI, PRD manejados por Claudio X. González y Gustavo de Hoyos, más el impredecible MC. Aunque la respuesta lopezobradorista será firme y decisiva.

Una anotación final, luego de saquear los productos de la tierra, muchas empresas venden esos terrenos, los cuales posteriormente sirven para crear fraccionamientos que están en graves situaciones de tener repercusiones de muy diverso tipo, algo que va en perjuicio de los compradores, muchas veces clases medias acomodadas que son engañadas por sus antiguos patrones.

Una estafa más para quienes creen en las ventajas de los empresarios que se presentan con piel de ovejas.

Ahora veremos como de no aceptar colaborar con la nación, sacarán a latigazos, después, a los mercaderes del templo.

Jorge Meléndez Preciado

Periodista de hueso colorado y Director de Periodistas Unidos. Estudió Economía en la UNAM y realizó estudios en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú (1969-70). Militó en el Partido Comunista Mexicano (1972-81) y fue diputado federal suplente de Gilberto Rincón Gallardo en 1977. Cuando desapareció el PCM decidió ya no militar en otros partidos. En 1975 impulsó la Unión de Periodistas Democráticos (UPD).

Colaborador desde el 29 de junio de 2021.