Periodismo libre y comprometido

O A X A C A Clima de Hoy
Luis Alberto Portada

San Rafael, Clavería y San Pedro siguen vivos en CDMX

La Suave Patria

*Las colonias legendarias del ex Distrito Federal.
*Han dado testimonio del paso del tiempo.
*Desde hace siglos son parte de las raíces urbanas.
*La capital es famosa por albergar tres sitios históricos.
*Estos lugares nacieron desde tiempos prehispánicos. 

La capital mexicana, con un peso incomparable a lo largo de su historia –aún antes de su fundación en 1325 y no en 1321 como lo ordenó la consigna oficial- es famosa por albergar diversos sitios que nacieron desde tiempos más que lejanos.

La capital es un centro didáctico, educativo, en la que descansan diversas construcciones que han dado identidad al país entero, pues han sido participes de un sinfín de eventos culturales, sociales y políticos que marcaron el rumbo de los mexicanos.

Aunque mucho se sabe de sus estructuras antiguas como el Palacio Nacional, el Castillo de Chapultepec o el Palacio de Bellas Artes, poco se dice de las tres primeras colonias que dieron un hogar a los habitantes de tiempos pasados

El urbanista Alfredo López detalla que, hablar de cuál es el territorio más antiguo de la Ciudad de México, suele ser complejo, puesto que muchos espacios fueron poblados desde antes de la Conquista.

“Cuando los españoles arribaron desde tierras europeas –dice López- se encontraron con un gran número de colonias ya formadas como Tacubaya, Tlalpan, Coyoacán, Xochimilco, Tlatelolco y, en sentido estricto, muchos rincones de la capital que pueden ser considerados como los más arcaicos”.

San Rafael

No obstante, la investigadora Amelia Garcés apunta que desde mediados del siglo XIX las autoridades decidieron “delimitar mejor las calles y empezaron a dar denominaciones a los lugares para ‘acomodar’ mejor a la ciudad”.

Porfirio Díaz fue uno de los personajes de la historia que destacó en este proceso, ya que debido a su política de “progreso”, a principios del siglo XX empezó a levantar colonias como la Roma y la Condesa, dos de las más destacadas de la actual Alcaldía Cuauhtémoc.

Hubo algunas que ya se encontraban estructuradas, organizadas y aunque no tenían todos los servicios como la Roma y Condesa, contaban con delimitaciones específicas que albergaban diversas viviendas.

San Rafael se lleva el primer puesto como uno de los puntos más antiguos de la CDMX pues varias fuentes, entre ellas el Fondo Mixto de Promoción Turística del Gobierno de la Ciudad, afirman que esta es la más añeja, incluso, fue declarada como Zona Patrimonial por la UNESCO debido a su “cultura, teatros, arte, escuelas, danza, tianguis, y por estar situada en un punto estratégico por su cercanía a las principales avenidas”.

Se inauguró en 1859 como la Colonia de los Arquitectos, y en un principio llevó este nombre porque se dice que fue construida para que ahí vivieran los estudiantes de arquitectura de la Academia de San Carlos.

Fue hasta 1891 cuando se le otorgó el nombre con el que se le conoce hoy, sin que tardara en ser habitada y al lugar llegaron familias de distintos rangos sociales.

Las viviendas eran muestra de la brecha social de la época, pues había bellas mansiones junto a casas miserables o vecindades pobres donde vivía la gente desvalida y desamparada.

Más tarde, de 1900 a 1910 se anexó el rancho Casa Blanca y se amplió la demarcación, dando como resultado a una de las colonias más grandes y únicas del Porfiriato.

En las décadas de 1940 y 1950 la zona fue conocida por albergar magníficos centros de diversión, cines, teatros y amplias salas donde se realizaban los estrenos de obras exitosas.

Clavería se encuentra en la alcaldía Azcapotzalco y es uno de los lugares más destacados del norte de la CDMX, y aunque su inauguración formal fue en 1903, el nacimiento de la colonia data del siglo XVI cuando se fundó la hacienda de San Antonio Clavería para Hernán Cortés y sus huestes.

Hacienda de San Antonio Clavería

Se trató de un premio que se les otorgó por sus triunfos sobre las grandes y poderosas culturas prehispánicas que vieron su fin el 13 de agosto de 1521.

Durante el periodo del Virreinato tuvo varios dueños, todos pertenecientes a la aristocracia española, entre estos Domingo Bustamante; pero años después, Porfirio Díaz aprovechó el gran espacio y construyó un nuevo lugar al norte de la Ciudad de México para que se acomodaran familias privilegiadas por su régimen.

Debido a su cercanía con la avenida Tacuba, la más antigua de Latinoamérica, la historia de la colonia se remonta también a la época precolombina, pues formaba parte de los caminos principales que los mexicas tomaban para trasladarse en Tenochtitlan.

Por último, San Pedro de los Pinos es una colonia ubicada al centro-poniente de la Ciudad de México, en los límites de la Alcaldía Benito Juárez.

San Pedro de los Pinos

Es otro de los espacios de la capital que resguarda anécdotas y construcciones del tiempo precolombino, colonial y de épocas como el Porfiriato.

Los orígenes históricos se encuentran en el México-Tenochtitlan, pues fue uno de los terrenos en donde se encontraron edificaciones como un teocalli dedicado al dios Mixcóatl.

Con la llegada de los españoles se delimitó la zona para levantar haciendas y ranchos debido a la abundancia de pinos, recurso que fue explotado y permitió el avance económico de la demarcación.

De igual manera se construyó el convento de Madres Teresianas, uno de los inmuebles más importantes del sitio, tanto que la estructura cuenta con el título de Patrimonio Nacional.

Ex convento de Madres Teresianas

Debido a la riqueza del lugar, fue otro de los sitios elegidos por Porfirio Díaz para crear una nueva colonia, cuyo trazo comenzó en 1886l y para 1900 ya contaba con aproximadamente veinte manzanas bien definidas que enseguida recibieron a nuevos habitantes.

Después de la Revolución se incrementó la urbanización de la colonia y se comenzaron a establecer distintas fabricas que dieron trabajo a muchos pobladores.

Actualmente es uno de los asentamientos más destacados y conocidos de la CDMX, pero, debido a la especulación inmobiliaria, sobrevino la consabida desaparición de numerosos mansiones y casas que antiguamente dieron prestancia y esplendor a un barrio que, sin embargo, continúa presente en la memoria de las antiguas generaciones.

Luis Alberto Adrián García Aguirre

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en donde estudió dos licenciaturas: Periodismo y Comunicación Colectiva (1968-72) y Relaciones Internacionales (1973-77). De 1995 a 2002, colaboró con Reporteros Sin Fronteras (RSF) de París y el Comité de Protección a Periodistas (CPJ) de Nueva York. En los años 2000 y 2015, obtuvo el Premio Nacional de Periodismo.

Colaborador desde el 5 de febrero de 2020.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.