Periodismo libre y comprometido

Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca
Roberto Fuentes Vivar Portada Ok

Un informe mesurado sobre Felicidad

Diario Ejecutivo

Ya no manda la oligarquía, ni el clasismo

El de este jueves fue un mensaje (con motivo del IV Informe) de un presidente sereno (el propio presidente Andrés Manuel López Obrador) se dijo “con mayor aplomo y seguridad”), en el cual más que los datos el mensaje fue el camino (Odisea, la llamó) en búsqueda de la felicidad de los mexicanos.  

En términos periodísticos puede decirse que “no hubo nota” salvo algunas frases como que en México ya no manda la oligarquía, o que le estamos ganando la batalla al racismo, al clasismo y a la discriminación o que “estoy feliz porque la revolución de las consciencias ha reducido al mínimo el analfabetismo político”.  

Cuarto informe presidencial de Andrés Manuel López Obrador, transmitido desde Palacio Nacional. (Foto: Presidencia)

Las dos grandes obras que fueron inauguradas en meses recientes, la refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, apenas merecieron una mención en el contexto. Ni siquiera un párrafo completo en el primer caso.  

Fue un mensaje en el cual un presidente se dedicó a hablar de justicia social, de redistribución de la riqueza, de apoyos a quienes menos tienen, de reivindicación de los trabajadores, de que la mayor riqueza de México es la honestidad de su pueblo. No hubo, como en otros sexenios agradecimientos a los empresarios.  

Un discurso (casi) sin confrontación específica con grupos, salvo cuando habló de “esa propaganda vulgar, sucia, de que los maestros no trabajaban y eran rebeldes sin causa ha quedado en el basurero de la historia” o cuando dijo específicamente: “en nuestro gobierno no hay personas como García Luna, no se permite la violación de derechos humanos” o cuando se refirió (otra vez) a los medios.  

La síntesis (que él mismo hizo) es que “en México ya no domina la oligarquía, sino existe un gobierno democrático, cuya prioridad son los pobres, la corrupción no se tolera ni hay impunidad para nadie, se acabaron los privilegios fiscales, no hay lujos en el gobierno y los servidores públicos actúan con eficiencia, responsabilidad y honradez, viven en la justa mediana, como lo recomendaba el presidente Benito Juárez”.  

Sí dio cifras: algunas provenientes de la Encuesta Nacional Ingreso-Gasto del INEGI, en donde se demuestra que hay menos inequidad, Otras: por la lucha contra la corrupción hemos ahorrado 2.4 billones de pesos; hay 623 mil 330 trabajadores más que antes de la pandemia registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); en el segundo trimestre de este año el ingreso laboral real por persona se incrementó en 4.8 por ciento, pues pasó de dos mil 747 pesos a dos mil 880; en 2018, la producción de maíz, frijol, arroz y trigo fue de 31.5 millones de toneladas, el año pasado llegó a 32.3 millones de toneladas, 2.3 por ciento más; la pensión a adultos mayores ya beneficia a 10 millones 500 mil mexicanos; desde que llegamos al gobierno hasta el día de hoy, los delitos del fuero federal han bajado en 29.3 por ciento, Aduanas está recaudando un billón de pesos y algunas otras más.  

Incluso leyó parte de una carta del presidente estadounidense Joe Biden: “textualmente, me dice: El comercio bilateral en bienes entre Estados Unidos y México ha alcanzado los 384 mil millones de dólares este año, sobrepasando los niveles prepandemia para alcanzar un récord histórico”.  

Pero también reiteró: continuará el Tren Maya,  habrá más universidades Benito Juárez, seguirán las obras del Parque Ecológico del Lago de Texcoco, se construirá la mayor planta de energía solar de América Latina.  

En síntesis, fue un mensaje mesurado, sencillo, corto (menos de una hora), austero (pocos invitados), pero con mucha política para consolidar la cuarta transformación, con un tema medular: la felicidad del pueblo (palabra que repitió en 14 ocasiones).  

Y por cierto, ¿cómo fueron los IV informes de los presidentes anteriores?  

Peña: los mexicanos optamos por la transformación  

En su cuarto Informe de gobierno el presidente Enrique Peña Nieto ubicó a México en la dirección correcta y sostuvo que ha cambiado para bien. Si bien hay un gran trabajo por delante, los mexicanos optamos por la transformación nacional, y aunque lograrla puede ser difícil y provoca resistencias, los resultados valen la pena, aseguró. En el documento enviado al Congreso de la Unión para cumplir la obligación de informar sobre el estado que guarda la administración pública en el último año, destaca como logros trascendentes la creación del Sistema Nacional Anticorrupción y la puesta en marcha del Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio. La novedad de peña Nieto en ese año fue que tuvo un encuentro con jóvenes que le realizaron preguntas.  

Felipe Calderón instó a frenar los desacuerdos  

Felipe Calderón entregó su cuarto informe de gobierno al Congreso, a través de su  secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora. Ese mismo día promulgó un decreto para la transición de un sistema analógico al sistema de televisión digital terrestre. En su mensaje dijo que “es injusto e irresponsable que las diferencias, por legítimas que sean, se conviertan en freno para el progreso del país” e hizo un llamado al Congreso y a todas las fuerzas políticas a dejar de lado los intereses partidistas para trabajar hombro con hombro y generar acuerdos que no tengan como limitante la competencia electoral. “La nación nos demanda a todos la grandeza necesaria para superar desacuerdos… México no puede esperar más” y claro que reconoció que la delincuencia era la principal amenaza para la paz, la seguridad y la libertad en el país. A la inseguridad le dedicó la mayor parte de los 84 minutos que duró su discurso.  

Fox: hay que terminar la confrontación política  

Vicente Fox Quesada presentó su cuarto  informe directamente en el Congreso y fue interrumpido en 12 ocasiones por los legisladores. Incluso invitó a todos los mexicanos a emprender “’una tregua para alcanzar acuerdos juntos”. Dijo que el país iniciaba la última etapa de su gobierno, “y lo mejor está por venir”. Señaló que  “en una sociedad de ciudadanos e instituciones, cada quien tiene que poner su parte. Hoy, por primera vez en la historia del país, la esfera de lo público es una responsabilidad compartida por todos, y todos debemos asumirla en el marco de la ley”. Mencionó que las libertades ciudadanas no nacieron en forma espontánea, sino que son producto de una lucha ardua y prolongada, porque los mexicanos, dijo, pueden hablar, decidir, criticar, disentir y participar.  

¿Por qué publico estos resúmenes de los cuartos informes de presidentes anteriores? Porque a veces se nos olvida que la confrontación no es nueva y que incluso algunos de ellos se decían artífices de la transformación.  

Los cierto es que este jueves la IV Transformación tuvo un momento de consolidación con cifras, datos y política, con la diferencia que la oligarquía no manejó las palabras desde Palacio Nacional y sí, coincido, ha sido una Odisea poder salir adelante..  

Dice el filósofo del metro: los Escila y Caribdis viven en México en este 2022.  

Roberto Fuentes Vivar

Columnista y periodista fundador del UnoMásUno y la Jornada. Estudió Periodismo en la reconocida escuela Carlos Septién García y cursó la Licenciatura en Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Actualmente es periodista independiente, conocido como “El Filósofo del Metro”.

Colaborador desde el 6 de marzo de 2022.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.
septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930