Periodismo libre y comprometido

Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca
Fernando García Portada

Desde el barrio bravo

Al pie de una foto

“Gracias a dios que existen los mexicanos en el boxeo”

Steve kim

Como millones de habitantes de México y el mundo vivo mi día a día en un barrio muy popular, colorido, añejo, entrañable y marginal de esos que llaman “bravos” del occidente de la Ciudad de México en lo que fueron sembradíos de una hacienda que se formó en el perímetro del señorío Tepaneca de Tlacopan fundado en 1428, hoy conocido como Tacuba en la Ciudad de México. Aquí la vida transcurre a diferentes velocidades, la historia se escribe de mil maneras y la realidad siempre se ve con optimismo, “a través del color del cristal con que se miren las cosas” dice el refranero.

Estructura social siempre cambiante, espacio de tradición y cambio el barrio tiene una identidad propia forjada en los avatares de su devenir, el establecimiento de relaciones sociales significativas entre sus habitantes y el territorio que ocupan contribuye a la formación cultural y el carácter de la personalidad de los habitantes de la ciudad de México, más allá de los clichés y lugares comunes en mi barrio destacan grandes personalidades que son líderes naturales, personajes comprometidos hasta la médula con la gente llana, el pueblo su presente y futuro.

Hoy voy a presentarte uno de ellos, el profesor de box Francisco Torres, mismo que aparece en la fotografía con las manoplas puestas y entrenando a una de sus pequeñas alumnas, Paulina Hernández quien con tan solo 6 años destaca por su entusiasmo y agilidad. El maestro Torres imparte sus clases de Box en El Faro del Saber Argentina ubicado en la calle de Lago Caneguín en la colonia Argentina Poniente de la alcaldía Miguel Hidalgo.  

Entrevistado en el gimnasio del Faro poco antes de que iniciara su clase, el profesor Torres nos cuenta:

…me inicié en el box en el año de 1978 en el gimnasio de la arena México con el entrenador y responsable Pepe Morales. Ahí estaba también el muy nombrado Pifas por el negocio que tiene de pulque y fue campeón nacional de box, así mismo la Conejita López me entrenó 2 años. Hoy ha cambiado mucho el entrenamiento de box pues ahora llegan y los ponen en lo inmediato a pegarle a la pera, a los costales y yo cuando empecé en esto me pusieron como 3 meses a hacer sombra y a brincar la cuerda. Nada de pegarle a la pera ni al costal mucho menos manoplas y gobernadora, era pura sombra y cuerda, ya transcurridos esos meses me pasaron a la pera, al costal y me subieron al ring a 4 rounds desde luego entrenando. Yo no entrenaba para ser boxeador, sino que yo tenía por trabajo ser guardaespaldas y como condición me pusieron el que si yo iba a entrenar me daban el trabajo y si no me lo quitaban. Yo empecé a trabajar con un empresario, personaje muy poderoso de la República mexicana…”
Entrenaba 4 o 5 días a la semana aprendiendo lo que es la técnica y también a ser lo que se llama un fajador, que son cosas muy diferentes. Después de esos años dejé de entrenar un tiempo por el trabajo de ser guardaespaldas que demanda tiempo completo. Posteriormente me fui a entrenar a los gimnasios Jordán más periódicamente, 3 o 4 meses seguidos, a veces dejaba de ir un mes y luego regresaba así continuamente cuando podía lo hacía. Ahí conocí al famoso Don Memo que lamentablemente está muy enfermo, al administrador don Carlos que ya falleció, así también conocí campeones mundiales como Dante el Crazy a Roberto Cruz, a luchadores como El Solar, Dos Caras, El Atlantis, no fui boxeador profesional, pero me subía con ellos al ring a entrenar. 

A pregunta expresa acerca de la técnica de los pugilistas nos narra:

A mí me gustó mucho la técnica de Salvador Sánchez, la técnica de Julio Cesar Chávez, de Rubén Olivares, del Terrible Morales, Juan Manuel Marques, inclusive el costal profesional hecho por Cleto Reyes que yo tengo era de don Ignacio Beristaín y a mí me lo regaló su sobrino Hugo Beristaín un director de la policía que sabía que me gustaba el box y era guardaespaldas, y con ese costal es con el que entrenamos aquí. Con él entrenó Juan Manuel Marques, Guadalupe Pintor y no terminaría de contarle cuántos campeones mundiales entrenaron en mi costal del que estoy contento y orgulloso de conservar.

La generosidad del profesor Francisco Torres es tan grande que hoy por hoy comparte su costal de entrenamiento y equipo a sus alumnos:

Ahora aquí vienen a entrenar niños y niñas de 4 años en adelante, aunque en un principio el límite era de mínimo 7 años en adelante, y usted puede apreciar en ellos la técnica de cómo se debe de conectar un gancho al hígado, un uppercut, ganchos izquierdo-derecho a la mandíbula, en fin, para mí es una satisfacción y las recomendaciones de seguridad que yo les doy a ellos que el box no es andar peleando en la calle ni ofendiendo ni insultando. Es una diciplina que debe de llevar respeto, claro que si se trata de defenderse o defender a su familia ellos saben cómo hacerlo.

El gimnasio aún luce desierto, la luz del atardecer que se filtra por la ventana ilumina con claridad la paz del amplio salón, a pregunta expresa sobre los beneficios que trae practicar este deporte nos dice:

Este entrenamiento del box es cardiovascular, hoy en día yo no critico ni juzgo para nada, pero aquí yo empiezo con un acondicionamiento físico como calentamiento, que brinquen la cuerda, hacer sombra porque eso es lo principal, lo básico en este deporte del box: hacer sombra para aprender a caminar hacia adelante, hacia atrás, hacia los costados, izquierda-derecha y en giro para así mismo conectar el Jab que es muy importante. Jabeando y derecha ya sea arriba o abajo, gancho al hígado, en fin eso es lo que yo entreno como yo aprendí porque hoy en día he visto en la televisión a gente que se dedica a dar el entrenamiento pero viene siendo una cosa que es una combinación de box pero no propiamente el box de antes, del que le estaba hablando de Rubén Olivares, del Toluco López que también iba al Jordán, o Raúl Ratón Macías. Hoy lo combinan con patadas, artes marciales y técnicas de otros deportes que no es el box, pero dicen que es box y yo eso no lo practico. Yo practico a la antigüita: lo que entrenó Kid Azteca, Toluco López, José Ángel Mantequilla Nápoles, Ultiminio Ramos que en paz descanse y era mi cuate, y como ellos Rubén Olivares con quien también nos conocemos.

Le pregunto al maestro acerca del mito de que los boxeadores cubanos eran muy buenos pues sabían bailar, él responde:

Hay una tradición muy particular de que ellos son buenos para el baile, la cantada para muchas cosas y una de ellas la técnica del box, de Mantequilla Nápoles, Ultiminio Ramos y como ellos muchos otros que fueron buenísimos. Yo aquí cuando los pongo a entrenar les digo que le den a la bailadita. ¿Y qué es bailadita?, es caminar de un lado a otro en el costal, en la pera, cabecear, meterse, salirse y para que se animen les pongo la música de la grabadora que traigo. Les encanta, les gusta estar escuchando la música y al mismo ritmo se mueven y entran a lo que es el box, la técnica, ante todo la técnica.

Cuestionado acerca de su lugar de nacimiento el profesor Torres nos comparte bellos recuerdos de su niñez en la que la ruta del box ya se vislumbra en su vida:

Según mi acta de nacimiento nací el 11 de junio de 1950 en la calle de Rayón no 34 en la Lagunilla, barrio bravo. Viví mi niñez en Garibaldi en el callejón de la amargura donde tuve el privilegio de conocer, saludar y hasta me cargó de niño el campeón de box Kid Azteca porque su mamá vivía en ese callejón en los años 50. Mi madre quedó admirada conmigo porque desde que yo tengo uso de razón, un año de edad, yo me acuerdo de todo como si fuera ayer y una vez platicando en el club de banqueros ahí por donde está la panificadora La Ideal (centro de la Ciudad de México) en la calle de 16 de septiembre, ahí iba caminando por la banquete el sr. Kid Azteca con un amigo de él porque él acostumbraba ir ahí a un billar y cuando venía caminando, los guardaespaldas que estábamos ahí saludamos todos al campeón y yo nada más le hice el comentario “usted no se ha de acordar de mí porque yo era un niño, pero una cosa sí le puedo decir, que cuando usted llegaba a visitar a su mamá al callejón de la amargura siempre traía veintes y tostones de los Cuauhtémoc (monedas) en las bolsas de los pantalones y de su saco, porque siempre ha andado a la línea, siempre ha tenido muy buen gusto en sus trajes, y siempre a los niños más pequeños nos aventaba el dinero, nos agarraba y nos cargaba, entonces yo le puedo decir cómo nos veía, como nos cargaba cómo se sonreía con nosotros, ya para llegar a la casa de su mamá que estaba a medio callejón al lado izquierdo había unos macetones, ahí entraba con su mama”. El Kid - dijo en esa ocasión- este hombre está hablando con verdad y con honestidad es cierto todo lo que está diciendo porque así fue en aquellos años. 

Continuando la charla en la que nos habla de otras grandes personalidades del box que conoció, recuerda:

Me tocó también saludar y platicar con Rubén el Púas Olivares y con muchos otros, no acabaría de nombrarle a los boxeadores porque la persona que me invitó de guardaespaldas fue el campeón nacional Mauricio Gascón, de Jalisco, que es mi compadre y él fue quien me dijo “si entrenas box te dejo la chamba, si dejas de ir al gimnasio te quito la chamba”, y como en aquellos años pagaban muy bien ese trabajo tuve que entrarle aunque la verdad los golpes no son besos y dejé de ir a entrenar, pero me volvió a llamar a la oficina recordándome la condición de que si no entrenaba me quitaba el trabajo y como estaba bien pagado, pues ahí voy de nuevo a entrarle a los moquetes, me quedé porque ya empecé a entrenar con Pepe Morales, con el Pifas que es famoso por las pulquerías que tiene en la calle de Cuauhtémoc y Dr. Lavista, y así mismo la Conejita López, que ahí iba diario al gimnasio de la arena México y luego de ahí ya se iba al gimnasio Atlas de la colonia Guerrero. 

Para este momento empiezan a llegar las primeras alumnas mismas que se empiezan a vendar las manos con gran destreza por lo que nos despedimos agradeciendo al profesor que nos haya concedido parte de su precioso tiempo para esta entrevista. El Maestro Francisco Torres a manera de despedida nos dice:

Entreno en las mañanas como costumbre 2 horas todos los días, y lo que yo les pido a mis alumnos aquí en el Faro Argentina primeramente es la diciplina y el respeto entre los compañeros para que trabajemos a gusto y en armonía.    

Mente sana en cuerpo sano, Mens sana in corpore sano es una cita en latín que fue escrita por el romano Décimo Junio Juvenal y nos recuerda la importancia de mantenernos activos para alcanzar la plenitud a cualquier edad, lejos de los vicios y la enfermedad. Acércate a las disciplinas que son el arte de la vida, siempre encontrarás cerca de ti algún ángel guardián como el profesor Francisco Torres que te acercará al conocimiento de la disciplina de la salud y la fortaleza.

Fernando García Álvarez

Nací enamorado de la luz y desde muy joven decidí ser artesano de sus reflejos. He sido aprendiz y alumno de generosos mentores que me llevaron al mundo de las artes y la comunicación. Así he publicado mis fotografías y letras en diversos foros y medios nacionales e internacionales desde hace varias décadas. El compromiso adquirido a través de la conciencia social me ha llevado a la docencia.

Colaborador desde el 10 de diciembre de 2021.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.
septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930