Periodismo libre y comprometido

Search
Search
O A X A C A Clima de Hoy
Fernando García Portada 2023-2

Cantar de una edad media tardía

Al pie de una foto

Entrevista con el poeta y creador multidisciplinario Magno Huautla, ganador del XXVIII Premio Interamericano de Poesía Navachiste 2023 con su poemario Cantar de una edad media Tardía.

Próximo el amanecer de luna, la marea titubeante apenas se insinuaba, casi muda, casi sorda, el horizonte era una quemazón de oro, carmín y ocre. La expectación crecía, la algarabía de la batucada hizo una pausa y ante la multitud ahí reunida se dio a conocer ese último día del Festival, 8 de abril del presente 2023, al ganador del Premio Interamericano de Poesía. Vi una genuina, exultante felicidad en los ojos del poeta galardonado, así como la chispeante felicidad y satisfacción del jurado, organizadores, participantes del encuentro y público en general, todos hermanados en una experiencia única que cumple a cabalidad una vez más, con el sueño de crear, difundir y promover el arte y la cultura universales.

Los jurados fueron Vidal Flores, Karlos Atl y Luis Alfredo Gastélum todos ellos galardonados en años anteriores con el mismo premio. El poeta Magno Huautla ha publicado cuento en el fanzine Pinche Chica Chic (No. 17, 2019) y con poemas en la antología Contenido Maldito (2020), así como en fanzines autoeditados y distribuidos por sí mismo entre los que se encuentran el comic Alabama Murphy (2020), T.A.N.D.A. (2021), Bola amarilla (2022) y 7 dibujos y una hoja de contacto (2022).

El eje de su quehacer se encuentra entre el performance y el collage, su trabajo trata de subvertir discursos dominantes e imposición de ideologías para convertirlos en parodias o exacerbarlos hasta el punto en que la narrativa se evidencie a sí misma.

En entrevista exclusiva Magno Huautla nos habla de su obra y su estrecha relación con la bahía de Navachiste, Sinaloa.

¿Quién es Magno Huautla y como llego a la literatura?

Soy un artista multidisciplinario nacido en Ciudad Nezahualcóyotl Estado de México en 1999, estudié artes visuales en la Facultad de Artes y Diseño (FAD) de la UNAM de 2017 a 2021. La literatura llegó a mi vida a partir de la biblioteca familiar. En la familia hubo siempre un gran interés por la lectura y el primer acercamiento a ella fueron historietas cómicas y libros de sátira política, aunque no fuera algo que un niño debiera leer, pero estaba en el librero y fue algo que me permeó. Fui un niño al que le gustaba leer, eso fue creándose toda la vida, me considero un lector amplio, no leo únicamente un tipo de género literario, leo narrativa, poesía, encuentro en el ensayo y en la poesía una salida, y me desempeño en varias cosas dentro de la literatura como artista multidisciplinario.

¿Cuál es tu relación con Navachiste?

Desde que tengo conciencia voy a Navachiste, mi madre es la organizadora de la caravana que sale de la Ciudad de México, desde el año 2003 comenzamos a asistir y hubo un intercambio, un interés por seguir generando una barra de programación con gente de la Ciudad de México al Festival de Guasave Sinaloa, es algo que siempre estuvo presente volviéndose incluso una tradición familiar. Yo no conozco la ciudad en semana santa, apenas en pandemia la conocí, para mí siempre semana santa era sinónimo de Sinaloa. Desde niño he ido y crecí allá, aunque cada año era distinto, siempre fue un festival interesante, los niños corríamos por ahí, había como una onda de que cada quien estaba en lo suyo, pero todos estábamos al pendiente de los demás, incluso ahora que ya he crecido lo veo, como que los niños andan en bola y se juntan con los hijos de todos y todos les echan un ojo, están viendo que no se tropiecen y así, es algo bastante intergeneracional que me agrada de Navachiste. Yo no solo convivía con niños sino con adultos, jóvenes y gente de la tercera edad, todos ellos personas sensibles, es muy particular la dinámica navachistera.

¿Qué representa para ti ganar este premio?

Es un poemario que trabajé desde 2018, un lustro de trabajo, y fue por quitarme una espina aplicar a Navachiste, fue bastante sorpresivo que saliera galardonado, pero a la vez el trabajo está ahí presente el tallereo constante, el tratar de aunar algo a nivel poético es algo bastante emocionante, algo significativo para mí como parte de mi formación. Como artista Navachiste fue uno de los primeros acercamientos infantiles y conforme uno va creciendo va dándose cuenta realmente de la gran institución o encuentro de poesía que puede ser y las diferentes opciones, opiniones, visiones sobre la poesía contemporánea y la tradición lírica en general, es un intercambio super interesante Navachiste. Más o menos desde 2015 0 2016 me comenzó a interesa esa parte poética. Ganar el premio es muy importante, no sabría explicarlo, considero que es un premio relevante al ser un premio interamericano con ganadores de diferentes países, con una vanguardia constante, una constante preocupación por una evolución en la poesía siempre he visto ese constante avance en la presentación de nuevas voces, de nuevas propuestas y es muy significativo ser parte de esas nuevas propuestas.

¿Cuál es el leitmotiv del poemario?

Como lo menciona el título es retomar un poco del registro lingüístico medieval o lo que nosotros creemos que es a partir de diferentes traducciones o ediciones de textos medievales o a partir de narraciones medievales o historiografía de lo medieval y lo medieval directamente es algo canónico occidental, pero es entonces mezclarlo, en el poemario trato de mezclar el canon medieval con tragedias o abyecciones de la época contemporánea. Es una mixtura, un cantar es como poemas épicos medievales y clásicos traídos a la contemporaneidad, hay una cantidad de referentes que se entre cruzan ahí. El registro lingüístico como digo entremezcla clásico y medieval, renacimiento y barroco con palabras de la lengua cotidiana. Considero que lo medieval y la historia en general siempre están como repitiéndose o es una constante que está ahí presente quizá no reflexivo o en el 100 por ciento en la mente de las personas, pero siempre hay una constante histórica que se repite,

Recordando algunas líneas de tu poemario me parece que hay un contexto predominantemente urbano, ¿es cierta mi apreciación?

Sí hay una constante urbana, el poemario se divide en tres partes: La primera, Crónicas del feudo, la segunda, La comuna leprosa y la tercera, El apocalipsis. La primera y la tercera son las que tienen más presencia urbana. Alguna vez uno de los asistentes a Navachiste, Fernando Alanís periodista del diario Milenio mencionaba que uno no tiene por qué escribir de algo que no conoce o que no puede llegar a comprender del todo y eso lo he tenido siempre muy presente. Trato de escribir de lo que realmente comprendo, de lo que conozco y lo que conozco es el contexto citadino periférico. En la Ciudad de México es muy distinto el centro de la periferia, entonces para mí está muy presente la periferia al haber nacido en Ciudad Netzahualcóyotl y al llevar más de década y media viviendo en Iztapalapa que es como una ciudad periférica donde viven 3 de cada 10 capitalinos. Y siempre están estas imágenes del concreto, vienen estos referentes de lo que veo a diario, de la tradición del rock urbano, del rock rupestre, también como estas narrativas distópicas de ciencia ficción o incluso como Balzac o Kafka que también tiene este presente citadino muy marcado en su obra.

Con una trayectoria de casi 30 años, sería este premio independiente uno de los más longevos y propositivos ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Es sorprendente la manera en la que casi 30 años ha perdurado Navachiste, realmente me sorprende ese esfuerzo conjunto que significa, es una especie de milagro extraño en la que ha habido esta disciplina, esta preocupación esta constante publicación, no ha pasado año sin que se publique el ganador, que no haya un libro o inclusive 2, hace una década todavía se publicaba a la mención honorífica. Es muy interesante el fenómeno Navachiste, me parece super relevante, más para el contexto fuera del centro del país que es donde normalmente se concentran los concursos literarios o donde está esa escena de lo más notable. A mí me parece relevante poder aportar a esa tradición y a esa proposición constante.

Es toda una epopeya el construir un festival a partir de remolcar todo en lanchas de un lado a otro de la bahía ante la imposibilidad de llegar por la montaña, es una épica absoluta, no un milagro sino un montón de trabajo conjunto muy valioso, muy pesado, pero super satisfactorio. A más de uno nos sorprende, nos llena el intercambio que ahí sucede cada semana santa. Ser partícipe del encuentro es como tener una identidad, otra patria, otro sentido de identidad dentro de la personalidad Navachiste, es parte de mi sitio de identidad.

Exploro también los lenguajes de la Gráfica, collage, fotografía, documental. Lo narrativo y poético es una de las vertientes con una preocupación estética muy amplia, prefiero el performance y collage cargados de poesía, los performances normalmente tienen un poema inscrito en el taller antes de su ejecución. La poesía y el collage los elaboro al menos semióticamente de una manera similar como parte del proceso creativo, hay un interés constante por la hermenéutica y la semiótica, la resignificación y una combinación de conceptos englobados dentro de contextos.

Cantar de una edad media tardía
Monte deshuesadero

Bienvenido a monte deshuesadero,
población: tres de cada diez capitalinos,
el edificio más alto es una narco casa
y la casa del de la funeraria.
Ven por los precios de la renta,
quédate por la inmovilidad socioeconómica generacional,
aquí lo que no cae por su propio peso,
falla por negligencias infraestructurales.
Esta sierra montañosa no sirve ni para exotizar,
los lagos se secaron y no tenemos ya trajineras,
no hay ajolotes que salvaguardar,
ni casas de Frida Khalo por explotar.
El malabarista gana más en los cruces los días que usa machetes
que en los que usa bolos o pelotas,
los autos quieren ver sangre,
los peatones agua potable,
yo, empleo y no bajar del cerro.

Magno Huautla, 1999, Ciudad Nezahualcóyotl.

Fernando García Álvarez

Nací enamorado de la luz y desde muy joven decidí ser artesano de sus reflejos. He sido aprendiz y alumno de generosos mentores que me llevaron al mundo de las artes y la comunicación. Así he publicado mis fotografías y letras en diversos foros y medios nacionales e internacionales desde hace varias décadas. El compromiso adquirido a través de la conciencia social me ha llevado a la docencia.

Colaborador desde el 10 de diciembre de 2021.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.

Scroll al inicio