Periodismo libre y comprometido

Search
Search
O A X A C A Clima de Hoy
Tere Gil Portada 2022

LGBTI en la  política estatal y la mundial

Libros de ayer y hoy

En momentos climáticos de arreglo, cuando el caso Nuevo León sobre el que ciertos columnistas recelosos ya pedían la cárcel para Samuel García, llega al parecer a su fin, aparece otro tema cuya complejidad no ha podido saldar la sociedad mexicana: el de las personas LGBTI. Situación que encubre posturas que el macho mexicano no se  atreve a dilucidar porque lo perturban y que disfraza sus verdaderas atrocidades contra las mujeres.

No pasan semanas sin que el tema no sea sometido a discusión y ahora le tocó al gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha Moya por la insensibilidad cometida al considerar a los homosexuales como una cuestión de fealdad. Quienes disfrazan con actitudes  convenientes ese rechazo, al menos lo hacen con palabras aceptables. Pero el mencionado mandatario la verdad es que se vio muy corriente y lo que es peor, ignorante. Se puso al nivel de la Santa Sede, lo cual ya es decir, que cree que considerar seres humanos a los que tienen otra preferencia sexual es una concesión, una actitud humanitaria, como si les hicieran un favor.

Gobernador de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, durante su 2do Informe de Gobierno.

Lo mismo hacen con las mujeres que abortan. Hay tanta incomprensión, que mantienen esas posturas al olvidar que el ser humano es uno solo, libre para preferir lo que quiera física y emocionalmente con el respeto a los demás,  que las mismas leyes, más adelantadas, lo han consignado.

Ahora van contra Rusia por la cuestión gay en sus leyes

Las guerritas que observamos en México en esta etapa comicial, se expresan a nivel mundial en  verdaderas guerras en las que todo hacen valer los enemigos en  pugna. Ahora la traen contra Rusia por la cuestión homosexual, no solo porque algunas leyes han sido revalidadas por la Suprema Corte, a propuesta de gente de ultraderecha que quiere prohibir a los homosexuales en el país. Cosa absurda. 

Corresponsales que coinciden con las agencias gringas que todo lo tratan de enlodar si es de Rusia, aseguran que la decisión de esa Corte coincide con Vladimir Putin en su postura contra las personas gay.  Algunos de esos corresponsales que uno lee periódicamente exponen su anticomunismo y su deseo de dejar una mancha sobre el país de Pushkin. La misma presión se ejerció  contra Fidel Castro y ha sucedido en  otros países.

Se toma una cosa delicada, para desacreditar gobiernos. Lo que no se puntualiza es que cualquier persona sin o con  preferencias especiales, puede cometer delitos y al sancionarla, la gente toma partido. Pero eso no define la vida de una  nación

Carlos Monsiváis: A los heterosexuales no se les exige descubrirse

Los últimos datos que se manejan sobre las personas con preferencia sexuales diferentes, son del 5.1 por ciento de acuerdo a INEGI. Más de cinco millones  de los cuales 92.1 son LGBT y 18 de identidad de género. Otro dato daba dos años antes la encuesta LGBTI+ Orgullo que fue de once por ciento. En otros países se mencionan cifras más elevadas. Estos datos son de personas que reconocen sus preferencias pero hay muchos que están  en el clóset según el sentir popular, cuya preferencia se sospecha pero no se consigna.

Manifestación LGBT en Culiacán | Foto: Karla Mendívil / El Sol de Sinaloa

Al respecto Carlos Monsiváis era estricto y aún con ironía daba a entender con seriedad, que es una ofensa preguntar a una persona su preferencia sexual, y decía, ya públicamente, que a los heterosexuales  no se les pregunta cual es su preferencia. La vida de personas famosas y reconocidas, que han expresado abiertamente sus preferencias es amplia y se maneja por escrito y ya con menos estridencia en estos tiempos cuando las cosas han ido cambiando y aunque todavía estén personas tan insensibles como el gobernador Rubén Rocha Moya. Las mismas leyes protegen sus posturas.

¿Qué pensaría ese señor si lo pusiéramos a leer a Arthur Rimbaud, Una temporada en el infierno (Eudeba 2011) a Federico García Lorca, a Oscar Wilde, a Paul Verlaine, Charles Baudelaire, al propio Monsiváis  pues?, entre muchísimos grandes talentos.

Teresa de Jesús Gil Gálvez

Nací en La Colorada, Sonora, estudié en la Universidad de Sonora que me dio mención honorífica por mi tesis La libertad de prensa en México. En la UNAM hice estudios de maestría en Ciencias penales. En medios sonorenses trabajé, desde la adolescencia, en los más importantes del estado y en julio de 1972 salí en un tren hacia la gran capital, donde he trabajado en medios importantes, diarios, semanarios y revistas, con breves retiros al mundo entre ellos una corresponsalía en España.

Colaboradora desde enero de 2017.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.

Scroll to Top