Periodismo libre y comprometido

Search
Search
O A X A C A Clima de Hoy
Lety Gallardo | Foto: Edgar Montalvo
Lety Gallardo | Foto: Edgar Montalvo

Las Mujeres del Viento Florido; banda musical fundada por Leticia Gallardo

+ Leticia Gallardo Martínez, fundadora y directora de la Banda de Mujeres del Viento Florido de Santa María Tlahuitoltepec, resalta el beneficio para las músicas indígenas: ampliar su mentalidad y despertarles la curiosidad por querer saber qué hay más allá.

Por Ernestina Gaitán Cruz

Oaxaca de Juárez, Oax.- La Banda de Mujeres del Viento Florido de Santa María Tlahuitoltepec, es referente internacional por ser de las pocas agrupaciones integrada solo por mujeres, quienes además han salido de los estereotipos al tocar metales. También porque difunden su idioma originario, el ayuujk, y exhiben su riqueza cultural con sus interpretaciones y vestuarios de reminiscencias ancestrales.

En entrevista, Leticia Gallardo Martínez, fundadora y directora de la agrupación integrada por 40 niñas y jóvenes de Santa María Tlahuitoltepec, ubicada en la Sierra Norte de Oaxaca, comentó el beneficio para las músicas indígenas: ampliar su mentalidad y despertarles la curiosidad por querer saber qué hay más allá. Además de sembrarles la intención por compartir sus conocimientos y mostrar que las mujeres pueden hacer lo que se propongan.

“El ser referencia y ejemplo para muchas agrupaciones, también va fortaleciendo el que otras mujeres tengan confianza y quieran hacer más. No precisamente con banda, como nosotras, porque somos distintos en las regiones del estado y del país, pero por lo menos las motivamos para que quieran organizarse”, agregó la licenciada en Artes por el Instituto Multidisciplinario de Especialización de la Ciudad de Oaxaca.

La agrupación inició actividades en 2006, con el nombre de Banda de Mujeres de Santa María Tlahuitoltepec y en 2009, se convirtió en Filarmónica Regional Mujeres del Viento Florido. Está integrada por niñas y jóvenes de Tlahuitoltepec y comunidades vecinas, hablantes de la lengua “ayuujk” o mixe, uno de los 16 idiomas indígenas sobrevivientes en Oaxaca.

El trabajo constante de más de una década, le ha permitido a la directora Gallardo Martínez ver el crecimiento de las niñas. Adquirieron una mentalidad más abierta. Quieren aprender y conocer más.

“El simple hecho de sacarlas a un viaje es mucho, porque se dan noción no solo lo teórico de dónde quedan las regiones del país, sino es algo más real. Y un aprendizaje significativo siempre se obtiene cuando ves y sientes”, agregó.

La música les ha permitido presentarse en recintos culturales de la Ciudad de México como el Palacio de Bellas Artes y el Teatro Esperanza Iris, así como de varios estados de la República Mexicana. También se han presentado en países como Chile y Nueva York; algunas han ido a Francia y a Ámsterdam. Y han acompañado a las cantantes Vivir Quintana, Lila Downs, María Reina “la soprano mixe” y de manera reciente a Mon Laferté, entre otras.

Mujeres del Viento Florido en Bellas Artes | Foto: Facebook / Johnny Castellanos

Han llevado la música oaxaqueña y ha sido un reto, dijo. En la comunidad están acostumbradas a escuchar acordes todos los días porque cuentan con el Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (CECAM), donde usan métodos originales para formar a músicos profesionales. Y ahí forman a la niñez casi apenas aprendan a hablar.

También cuentan con una escoleta que “en el periodo Virreinal era una clase de música, solfeo y canto que existió en algunos conventos, catedrales, parroquias, seminarios y colegios” (Wikipedia). Y ahora se le define como una reunión de músicos aficionados, para ensayar. Y eso les permite mantener un constante acercamiento con la música.

Para la directora quien inició su aprendizaje con entonación en el CECAM a los 7 años, la música se escucha y disfruta más en las comunidades y llevarla a estos recintos es tratar de que el público aprenda en qué consiste, y también les dan a conocer los géneros y la obra de los compositores originarios “y todo esto es un aprendizaje tanto para nosotras como para el público que nos recibe”, dijo.

Lety Gallardo | Foto: Facebook / Edgar Montalvo

También se han presentado en su tierra natal, en Santa María Tlahuitoltepec y en la Ciudad de Oaxaca. En el Teatro Macedonio Alcalá y en el zócalo, con “Sones y jarabes mixes”, “Vientos y nubes”, “Mujer Oaxaqueña”, “Flor de Piña”, “Canción Mixteca”, “Nereidas”, “Juchiteca”, “Dios nunca muere”. También en el espectáculo “Oaxaqueñísimas” para acompañar a cantantes de esta entidad.

Reconocidas en el mundo, falta valorarlas en su natal Oaxaca

Oaxaca es inmensamente rico en cultura, tiene mucho talento y están en agrupaciones de la Ciudad de México, en otros espacios, en otros estados y otros países; no están en Oaxaca, precisamente parque falta todavía valorar entre nosotros, todo lo que tenemos, dijo.

“Hace falta escuelas de música a nivel profesional, para que nuestros niños y jóvenes quienes no tengan los recursos suficientes pueden venir aquí (a la ciudad de Oaxaca) a un lugar cercano para poder prepararse un poco más. Los pueblos hacen lo suyo, tienen sus escoletas municipales y hay un nivel de músico muy bueno en estas escoletas”.

“Los maestros comunitarios a pesar de no tener las mejores condiciones de enseñanza, finalmente hacen de todo un poco. Son creativos, tratan de buscar la parte didáctica de cómo hacer entender a sus niños para que aprendan bien música. Cada pueblo le busca. En este caso si hubiera la posibilidad y el apoyo desde las instituciones para poder sostener todo esto, sería algo muy bueno”.

La música

La música me ha dejado estar espiritualmente bien. Tengo una estabilidad muy buena como para seguir con todo este proyecto. Tiene que seguir caminando, creciendo en la medida de nuestras posibilidades, pero definitivamente el ser referencia y ejemplo para muchas agrupaciones, es bueno, comentó. Y esa manera de avanzar es el haber formado, como Mujeres del Viento Florido a tres generaciones de músicos: niños, niñas y adolescentes. Ahí está otro semillero de músicos.

Después de tantos años de trabajar con la niñez y sobre todo mujeres, comentó, su apuesta es que no tiene que ser la única banda. Me gustaría que en unos años, tengamos muchas bandas femeninas. Es sumamente difícil pero no imposible. Ellas mismas tendrán que ser el semillero. Ahora no hay otra banda integrada solo de mujeres. Ni en el país hay una como la Banda Regional de Mujeres del Viento Florido.

Y entre otros logros están, por ejemplo, dijo, es el que haya músicas oaxaqueñas en orquestas de otros estados y otros países. Y también el que se esté acabando con el estereotipo de que solo toquen instrumentos de cuerdas, sino también de metales como trompeta y trombón, entre otros.

¿La música contrarresta las adicciones?

Es un problema general del que no se quiere hablar, dice y prefiere señalar la contraparte.

“El que hagan música, danza, otras artes, de alguna manera los libera de las frustraciones que un joven, un adulto puede tener. Nos ayuda a expresarnos, algo que no podemos platicar directamente con alguien. Siento que la música cura, te mantiene en estabilidad emocional, espiritual, mental. Todas las manifestaciones artísticas son muy buenas”.

En su comunidad, agregó, la niñez y la juventud se mantiene ocupada hasta las 19:00 o 20:00 horas. Van a la escuela, luego toman sus alimentos, van a alguna actividad deportiva o artística. No tienen suficiente tiempo para otras cosas. Por supuesto que también hay este problema. A lo mejor no como no en cantidades mayores como en otros espacios donde no hay arte.

Ernestina Gaitán Cruz

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Reportera, articulista y free lance en La Jornada, Notimex, El Nacional, El Día Latinoamericano, Revistas FEM y Mira; Noticias de Oaxaca y Tiempo de Oaxaca. También llegó a colaborar en los Gobiernos de Guerrero y de Oaxaca.

PRESSLIBRE 1000x300
febrero 2024
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  
Scroll al inicio