“En Oaxaca también estamos hasta la madre de violencia”: grito por la paz


De la Ciudad de México a París, de Barcelona a Buenos Aires y de Cuernavaca a Oaxaca, miles de personas marcharon y protestaron este miércoles contra la violencia e inseguridad que vive el país, al grito de “¡Ni uno más!”.

Los ciudadanos del mundo se solidarizaron así con el escritor y poeta Javier Sicilia, quien escribió a gobernantes y criminales un “¡Estamos hasta la madre!”, luego de que presuntos sicarios del crimen organizado le asesinaran a su hijo y a otros jóvenes en Cuernavaca.

En la Ciudad de de Oaxaca, decenas de personas, desde amas de casa hasta artistas, poetas e intelectuales se manifestaron para exigir justicia a las autoridades y paz a los delincuentes.

La marcha de los oaxaqueños partió de la explanada del templo de Santo Domingo de Guzmán al Zócalo citadino, donde celebraron un mitin y guardaron un minuto de silencio por los ciudadanos caídos en esta lucha contra la delincuencia organizada y desorganizada.

A la protesta se sumó el pintor Francisco Toledo, recientemente declarado en ausencia “Hijo predilecto de Juchitán”, su tierra natal.

El artista plástico más laureado de México dijo que para él “es doloroso todo lo que pasa, pues me duele como a muchos y por eso me tienen aquí”.

Opinó que hace falta convocar, pero también reconoció que “la sociedad tiene miedo a participar en manifestaciones por la misma situación de inseguridad”.

En la Alameda de León los manifestantes leyeron en voz alta la carta de Javier Sicilia “¡Ya estamos hasta la madre!”, y dibujaron con velas y flores blancas la frase: “¡Ni uno más!”.

Los manifestantes continuaron su camino hasta el Zócalo de la capital del estado, donde guardaron silencio en señal de protesta y también coincidieron en que “estamos hasta la madre de violencia”.

La mayoría de los asistentes vestía ropa blanca y portaba cartulinas de color igual, en las que exigía: “¡Alto a los secuestros!”, “¡Alto a la violencia!”, “¡En Oaxaca queremos la paz!”.