Inunda turismo la Ciudad; hay 0 vigilancia sanitaria y severos abusos en mercados


OAXACA, OAX., julio 28.- Volvió a inundarse la ciudad de turistas en su mayoría nacionales y en las calles se observan familias y grupos diversos que preferentemente se dirigen al Mercado 20 de Noviembre, con intenciones, deseos de saborear la comida oaxaqueña.

Pasado el primer Lunes del Cerro descendió la presencia del turismo, pero fue cuestión de uno o dos días, ante la proximidad del segundo espectáculo de la Guelaguetza en el auditorio del cerro del Fortín, que se volvieran a ver las grandes corrientes de visitantes recorrer el zócalo y otros lugares de atractivo e interés para ellos.

Todos por lo general preguntan por el mercado 20 de Noviembre llevados por el deseo de saborear lo característico de Oaxaca, el chocolate, los tamales, las empanadas, pero fatalmente el momento está siendo aprovechado por ciertos comerciantes que entierran el diente, caen en los abusos y cobran precios excesivos.

Escuchamos el comentario de una familia, donde decía la señora a su esposo, me comí un churro, unos huevos y tomé un café y me cobraron 55 pesos, demasiado excesivo.

Otro comentario fue en el sentido que de la noche a la mañana, en algunos puestos de comida, han cambiado las tasas y de una grande donde servían atole de leche, ahora se lo sirve pero en una más chica, protesta o pide explicaciones y le contestan que todo ha subido.

CERO VIGILANCIA SANITARIA

Otra cosa, afirman autoridades de la secretaría de salud realizar recorridos a través de inspectores de verificación de alimentos, lo que es una vil mentira, pues en el mercado de referencia, quienes atienden a comensales, específicamente mujeres, tienen el cabello sobre la cara y con las manos que manejen alimentos, le cobran y reciben monedas de metal o papel, billetes.

Todas estas irregularidades son solapadas por autoridades, nadie se preocupa por ver el correcto manejo de precios, que en este caso sería la Profeco, dependencia obligada a exigir a comerciantes que venden comida colocarlos a la vista del público.

En el caso de quienes manejan, preparan y le sirven alimentos, obligar a éstas gentes—mujeres—a cubrirse la cabeza con gorro o lo que sea y a la vez protegerse las manos con guantes para el manejo de dinero.

Lo grave, ponen en mal y hay severas críticas de visitantes en contra de las autoridades responsables de proteger y cuidar la imagen de Oaxaca y los oaxaqueños, sin embargo y pese a lo sucedido, año con año en estas festividades de los Lunes del cerro, sigue llegando turismo y sigue viva la gallina de los huevos de oro.