Chimalapas, ¿el principio del fin?


EXPRESIONES.- Quisiera uno tener el optimismo a flor de piel en cuanto a un gobierno, como el que tenemos, que después de tres años de haber probado “un cambio”, éste nunca lo fue porque no sucedió todo lo que nos prometió el actual gobernador Gabino Cué Monteagudo.

Cómo no recordar aquella mañana decembrina, durante su toma de protesta, cuando Gabino Cué ofreció “un cambio real que no se quede en simples promesas y gobernar en paz y por la paz, con absoluta honestidad y transparencia y equidad y sin hacer diferencias”.

En los medios de comunicación quedó constancia de aquella advertencia que flotó como espada flamígera entre la concurrencia: “¡Ay! de aquel que bajo mi mandato anteponga su bienestar personal al del pueblo de Oaxaca. Nunca más un Gobernador que abuse del poder para beneficio personal o intereses de un grupo en detrimento de la sociedad”.

Y todavía agregó: “No temáis, pues el inmenso poder que hoy se deposita en mis manos se convierta en un instrumento de opresión o para beneficiar a una clase o un partido”.

Palabras, discurso del momento, que fue tan efímero y contundente como la contradicción inmediata ante la atención al problema magisterial y a la corroboración del poder de la Sección 22 del SNTE en el Estado, o como el soporte y apoyo que se le da a filiaciones políticas como el PRD, Convergencia o MORENA en agradecimiento “al apoyo” recibido en las urnas.

¿Cuántas obras en tres años se han consolidado en este Gobierno? Ni siquiera el Distribuidor vial de Cinco Señores, que dicen se inaugurará en este mes.

Por eso es válido que los indígenas zoques de la zona de los Chimalapas hoy estén dispuestos a todo con tal de conservar las tierras que por ley e historia les corresponde y que el Gobierno de Gabino Cué sigue ninguneando.

Los zoques claman que el gobierno de Oaxaca se comprometió a terminar la construcción de una clínica de salud, enviar médicos, enfermeras y medicinas; les dijeron también que les iban a construir una carretera y que les darían la clave del bachillerato… ¡Nada se ha cumplido!, dijeron.

“No se vale que nos tengan en el abandono mientras el Gobierno de Chiapas siga con sus acciones como la ampliación del agua potable, la electrificación y mantenga la presencia policiaca en la zona, mientras a nosotros el gobierno de Oaxaca nos ve como poca cosa y nos tiene abandonados”.

Clamor que duele, que irrita y que obviamente justifica lo que puede ser el principio del fin de este gobierno, porque el abandono, la negligencia, la corrupción y la incapacidad aflora por todos lados.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, lunes 3 de marzo de 2014

rampuga@prodigy.net.mx confusiopuga@hotmai.com