VII Encuentro de Periodistas, Huatulco 2014

CRÓNICAS DE LA ÍNSULA

+ Entre las resoluciones del Encuentro de Periodistas resalta una esencial: Que se haga la Ley Estatal de Protección de los Derechos de los Periodistas y se establezcan normas para la asignación de los recursos públicos estatales destinados a publicidad y propaganda oficiales

Medio centenar de periodistas nos reunimos en Tangolunda, Huatulco para reflexionar, discutir y ofrecer propuestas del gremio. Fue el 7º Encuentro organizado por la revista “En Marcha” y La Voz de la Noticia del Pacífico Sur de Huatulco, con el tema Periodismo: Crisis y Retos.

El Encuentro, los días 6 y 7 de diciembre, inició con la exposición de fotografías de Félix Reyes y de la Agencia FOTOES.MX, del portal de noticias www.e-oaxaca.mx, con testimonios sobre la violencia política de la entidad.

Los reporteros que van en busca de la información violenta del México actual, como en Guerrero-Michoacán y Oaxaca-Veracruz se llevaron las palmas, pues son quienes viven la crisis y riesgos de este otro México bárbaro.

Marco Antonio Coronel, reportero del programa de Denise Maerker “Punto de Partida”, de Televisa, ilustró sobre los protocolos de seguridad para trabajar en zonas calientes, como Iguala o Chilapa, donde Coronel ha sido enviado.

Habló de los detalles para entrar a esas zonas, el uso de ropa adecuada, chalecos, todo con la leyenda PRENSA que no debe faltar, así como de personal de apoyo que esté capacitado para trabajar en esas zonas; cuidar los mínimos detalles para evitar conflictos en territorios donde cada 15 minutos hay retenes de la delincuencia o de “autodefensas” que muchas veces son lo mismo.

Siempre hay que avisar a las autoridades municipales, no tanto para esperar apoyo de ellos, sino para que avisen que periodistas andarán por esos rumbos y la presencia de los medios no caiga de sorpresa, sobre todo a quienes controlan esas zonas.

Hay material que resulta más adecuado enviarlo para su difusión —afirmó Marco Coronel— cuando ya se está lejos de la zona.

En este Encuentro también predominó la posición de que si bien es importante el trabajo para llevar la información a los ciudadanos, es más importante hacerlo sin que llegue a costar la vida del informador.

Los periodistas de la Cuenca del Papaloapan, región ubicada entre Oaxaca y Veracruz, resaltaron que en la ciudad de Tuxtepec “hay tranquilidad hasta para los propios delincuentes. Muchas veces llegamos a puestos conocidos de comida callejera o en fondas —dijeron—, donde llegan amables, te saludan, comen tranquilamente y se van, vestidos de manera que pasan desapercibidos. Te sorprendes cuando la gente que tiene más tiempo en Tuxtepec te dice: ‘Ese es un pesado’. Decir ‘un pesado’ significa que se trata de un líder o un jefe de plaza de la delincuencia organizada.

“La misma gente de Tuxtepec tiene la idea de que de los males ´el menos peor´ y algunos, incluso, agradecen que el crimen –el cartel– sólo se dedique a distribuir y vender su mercancía y no estén extorsionando a la gente como Los Zetas.

Aunque también es cierto que de vez en cuanto los ‘tiradores’ y ‘halcones’ son solicitados por alguien que pide sus servicios para golpear a alguna persona que –según ellos– se quiso pasar de listo o habló demasiado o simplemente le caía mal a algún influyente. Incluso, en partidos de futbol han golpeado a jugadores de equipos contrarios a otras colonias”.

También informaron que recientemente se formó en la región la red del Consejo de Periodistas de la Cuenca del Papaloapan (Copan). Esta agrupación, con 48 miembros, defiende a periodistas agredidos como Antonio Mundaca, Víctor López Medinilla, Eduardo Ximénez de Sandoval y Nabor Reyes, agredidos en 2013 y 2014.

La primera agresión a Mundaca terminó con su salida de la Organización Radiofónica del Papaloapan (ORP), de la que era jefe de Información, esto a solicitud de funcionarios y políticos.

Por su parte, Joel Hernández Santiago, del diario 24 Horas de la Ciudad de México y La Silla Rota, habló de las diferentes maneras de hacer periodismo en la Ciudad de México y la provincia.}

Dijo que él no considera que los primeros hagan eso que se ha dado en llamar “periodismo nacional” y que en cuanto a condición, tanto quienes desarrollan esta actividad en el centro del país como los de los estados son lo mismo.

Aseguró el también editor Hernández que “técnicamente el periodismo de los estados difiere del periodismo del DF por el tipo de lenguaje. Digamos que en el caso del que se hace en el DF es, en general, más descriptivo que calificativo…. El periodismo de los estados o regiones utiliza un gran número de adjetivos para describir hechos, personajes o situaciones. Digamos que es parte de su personalidad”, señaló.

Guadalupe Ríos habló de la necesidad de lo que llamó “despatriarcalizar el lenguaje en los medios”, de manera que exista un lenguaje que no discrimine por sexo o preferencias sexuales.

Interesante su posición de buscar la equidad de géneros, pero sin que implique una pelea con los hombres.

Por su parte, Eduardo Cruz Silva, periodista que trabaja en la Mixteca, disertó sobre el tema Panorama de los medios de comunicación regionales de Oaxaca.

Realizó un interesante diagnóstico de lo que ocurre con periodistas y medios de comunicación en las regiones de Oaxaca.

Enrique Muñoz Ramírez, de Radio y Tv Fórmula, habló de radio, redes sociales y credibilidad. Llamó la atención en el fenómeno de las redes donde hay grandes posibilidades de información y de expresión, pero también grandes riesgos, pues por ganar la nota en ocasiones hay quienes toman información de esas redes sin corroborarla, incurriendo así en errores de desinformación y desconcierto en su público. Mencionó varios ejemplos célebres al respecto.

Omar Gasga comentó sobre la necesidad de rescatar esa parte del auditorio de radio que de manera espontánea opina, avisa, comparte sus mensajes y va marcando los temas de la agenda del reportero.

En su ponencia “Los pendientes de Gabino Cué con la prensa”, quien esto escribe expresó que en la euforia de la campaña política del hoy gobernador ofreció arreglar la vida de Oaxaca, con legalidad, honestidad, transición democrática, pero casi nada ha cumplido, tampoco lo referente a la prensa, donde no se dejó atrás el pago de publicidad a medios “amigos” y castigo a los críticos.

En junio de 2010, en su campaña para gobernador, Gabino Cué firmó con la Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) un compromiso para la defensa de la libertad de expresión.

Se firmaron en la Ciudad de México al calor de esa campaña y fueron leídos en conferencia de prensa en la capital de Oaxaca. En ese entonces, los comunicadores como el resto de la población veían cerca la posibilidad de un gobierno de cambios reales para Oaxaca.

Entre las resoluciones del Encuentro resalta una esencial: Que se haga la Ley Estatal de Protección de los Derechos de los Periodistas y que se establezcan normas para la asignación de los recursos públicos estatales destinados a publicidad y propaganda oficiales.

www.revistaenmarcha.com.mx

lc.blas@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *