El cantinflesco secretario de Finanzas


EXPRESIONES.- El secretario de Finanzas, Enrique Arnaud Viñas, es un funcionario con experiencia; ya ocupó el mismo puesto en la era de Diódoro Carrasco Altamirano, un personaje osco y muy austero, discreto en su desarrollo profesional, pero muy sólido financieramente hablando.

Todas ellas características de un eficiente profesional de las finanzas públicas; sin embargo, cuenta con otra característica más que seguramente se la han dado los años, ya que habla y trata de explicar nuestra situación financiera, aunque sea al estilo Cantinflas, diciendo mucho y al mismo tiempo nada consistente.

Él fue funcionario hace 16 años, muy largo plazo, concepto al que ahora recurre al descubrir que “los retos de Oaxaca hay que verlos en un plazo mayor de 20 a 30 años, en proyectos transexenales de cuatro o seis sexenios, con continuidad para que el proceso de desarrollo tenga consistencia y no se trunque en los cambios de gobierno”.

Muy bien dicho, empero, ¿qué proyecto transexenal ha implementado este gobierno?, salvo que sea el aumentar la base gravable porque desarrollo económico, educativo, minero, pesquero o turístico, sólo existen proyecciones de negocios a corto plazo como el Centro de Convenciones o el de promover apertura de centros comerciales transnacionales que luego se arrepienten de abrir por el constante acoso de los maestros de la Sección 22 y de las organizaciones sociales.

Arnaud Viñas dice que “hay que generar y fomentar la riqueza; hay riqueza enterrada, pero hay que explotarla, de otra manera no es riqueza; menciona que no debe preocupar la efervescencia social, eso siempre habrá en una entidad como Oaxaca, obstáculo sería no tener certeza jurídica, que no tengamos fuerza laboral capacitada o leyes que regulen estas relaciones entre los factores, la tierra y el capital”.

Y luego admite que “Oaxaca no cuenta con la infraestructura para la gran industria, no hay caminos ni capacitación laboral, no hay espacios para asentamientos de planta, no hay fomento a la inversión, pero que todo ello se puede hacer, pero hay que hacerlo”.

Entonces, ¿se puede o no se puede?, o ¿no pueden?… he ahí el dilema de este gobierno.

Como dijera el genial Cantinflas: ser o no ser, no hay que ser.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, miércoles 1 de abril de 2015

confusiopuga@hotmail.com

rampuga@prodigy.net.mx