Periodismo libre e independiente
lunes 26, septiembre 2022
O A X A C A Clima de Hoy
Rodrigo Aridjis Portada

Huexólotl y la cocinera

La Ciudad y sus Personajes

A todos nos gusta deleitarnos con los platillos tan elaborados de estas temporadas, aunque no todos pensamos en quien lo cocina y sus procesos. Por ello, les comparto mi pintura “La cocinera”, que hace homenaje a estos seres a veces anónimos que son parte de esos momentos de felicidad y que compartimos para estrechar nuestros lazos con los seres queridos. 

El pavo o guajolote (Meleagris gallopavo), del vocablo náhuatl huexolotl, que define al macho de esta especie, también denominado totoli. Es un ave de origen mexicano, usado desde la época prehispánica como alimento, abastecedor de plumas, mercancía, fuente de huesos para manufactura, alimento ritual o para ofrendas fúnebres. 

Torres y Pérez, señala que durante el período clásico los huesos del guajolote se usaban para fabricar agujas, rematadores, pizcadores, collares, relacionados con el trabajo del algodón, cestería, cosecha del maíz, y joyería. Los españoles llevaron el pavo a Europa y no tardo en convertirse en uno de los platos favoritos de las cortes. 

Andrea Moctezuma Mendoza describe el canasto de tortillas o guajolotes, también llamado  Xchica canasto, Xchiatiñu canasto para la fiesta es el referente central en los rituales familiares como bautizos, casamientos, sepelios, fiestas patronales o día de muertos. El guajolote es un platillo que simboliza reciprocidad, y el sello de nuevas uniones dentro de las diversas sociedades. 

La riqueza de nuestra cocina mexicana es tan variada como los matices de un paisaje al atardecer, así son las expresiones que se usan para hablar de los guajolotes en nuestra cultura. Como los guajolotes, la torta de tamal, ¡Arriba el mole de guajolote ¡dentro del movimiento estridentista, en la literatura la obra de “Macario” de Bruno Traven, en la música diversas manifestaciones. 

Terminamos con el Son del Guajolote, grabado por René Villanueva en un disco en 1996 (La boda huasteca y otros sones) 

Yo tengo un gallo grandote 

Que canta muy de mañana 

Y le dijo el guajolote 

Cuidado y se cae la rama 

Porque te come el coyote 

Todavía tú no nacías 

Cuando yo ya te soñaba 

Y ya pasando los días 

mi corazón preguntaba 

Que dónde te encontrarías 

Guajolote luego luego 

Pues es comida muy buena 

Pero sufre una condena 

Nunca llega al año nuevo 

Lo matan en Nochebuena 

Información recabada del libro “Huexolotl, Pasado, presente en México”, de Andrés Medina Hernández, et al. 

Rodrigo Aridjis

Nace en Contepec, Michoacán, en el seno de una familia ligada a las artes. Desde muy pequeño su madre, maestra y paisajista reconocida en su medio, lo inicia en el gusto por la pintura. Su obra se enmarca en la tendencia del arte figurativo. Sin embargo, no puede delimitarse en escuela o corriente alguna, ya que sus pinturas se orientan por la realidad, pero no la plasman.

Colaborador desde el 13 de diciembre de 2021.