Periodismo libre e independiente
miércoles 28, septiembre 2022
O A X A C A Clima de Hoy
Eduardo Ibarra 2022-02

Los negocios de la guerra Rusia-Ucrania

Utopía

El valor de las 15 trasnacionales armamentistas principales del orbe, de las cuales nueve forman parte del complejo militar industrial estadunidense, y que cotizan en los  mercados bursátiles, se disparó en la primera semana de la invasión de Rusia a Ucrania en alrededor de 81 mil 500 millones de dólares, de acuerdo a datos de mercado de las diferentes compañías, citados por Braulio Carbajal.

Ya se imaginará usted cómo marcha el extraordinario negocio privado de las armas en Estados Unidos y otras latitudes al empezar la cuarta semana de la Operación Especial Militar de Rusia en Ucrania, como la llama el gobierno del abogado, militar, diplomático y político Vladimir Putin.

Al cierre de la jornada del 23 de febrero, un día antes del estallido del conflicto, las trasnacionales de y para la guerra tenían un valor conjunto de 804 mil millones de dólares. Y al término de la sesión del 2 de marzo se ubicó en 885 mil 881 millones de dólares, es decir, un incremento de 10%.

Los 82 mil millones de dólares equivalen a un billón 696 mil millones de pesos, cifra similar a lo que gastó el gobierno de la Cuarta Transformación para cubrir las pensiones (un billón 48 mil millones de pesos) e inversión física (653 mil millones de pesos) en 2020. De ese tamaño fue el avance bursátil de los amos y señores de la guerra que en el caso estadunidense tienen peso e influencia extraordinarios, como lo muestra el que los mismos despachan en la dirección de los consorcios lo hacen antes o después en el Pentágono y el Departamento de Estado.

Lo anterior podría explicar el discurso guerrerista de Joseph Biden, mientras los representantes de los gobiernos de Moscú y Kiev realizan esfuerzos para acordar un alto al fuego por la vía del diálogo y la negociación, y donde los avances se perciben con claridad a pesar del gigantesco aparato propagandístico occidental que casi todo lo reduce, como con Ronald Reagan (1981-89), al “imperio del bien” y el “imperio del mal”, visión que no convence ni a los de casa, pero en México predomina incluso en medios del SPR (ojo Jenaro Villamil), con la digna excepción de Capital 21.

Baste ver al errático y cansado Joseph Robinette Biden Jr., como promotor de la guerra, ofreciendo a Volodymir Zelensky –vestido de camiseta verde olivo y siempre en espacios cerrados–, “cientos de sistemas (misiles) antiaéreos, miles de armas anti-tanque, 7 mil armas de fuego, 20 millones de municiones y cientos de drones”. Es parte del nuevo paquete de asistencia militar con el que la Casa Blanca duplicó, a un total de 2 mil millones de dólares, lo que había otorgado en asistencia militar a Ucrania durante el último año. El Congreso aprobó y Biden promulgó en ley 13.6 mil millones para asistencia “militar y humanitaria” para Ucrania.

Con ese formidable apoyo a Ucrania, Zelensky se tiró al piso durante el discurso pronunciado vía video ante una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos, comparando lo que sucede a diario en su país con Pearl Harbor y el 11 de septiembre de 2001, invocó el nombre de Martin Luther King y su histórico “Yo tengo un sueño”, y que para Zelensky es “Yo tengo una necesidad”. Y juró a Biden: “Deseo que sea el líder del mundo”.

Con tales desfiguros las élites políticas y castrenses de Europa Occidental (Unión Europea y Alianza del Tratado del Atlántico Norte) y Estados Unidos no ocultan su gran incapacidad para evitar la invasión rusa al imponer al Kremlin un humillante desplazamiento de la UE y la OTAN hacia los países de Europa Oriental.

Eduardo Ibarra Aguirre

Autor de Utopía. Coordinador del Grupo María Cristina. Perseguido por la Sedena (1993-2002) por difundir la propuesta del ombudsman militar. Demandante laboral del CEN del PRI (1992-93). Editor de Forum en Línea desde diciembre de 1993. Redactor de cinco libros y coautor de ocho. Corresponsal en Moscú (1977-79) y becario en Berlín (1967-68).

Colaborador desde el 12 de abril de 2021.