Periodismo libre y comprometido

O A X A C A Clima de Hoy
Tere Gil Portada 2022

Precandidatos que han dejado paraísos de sangre

Libros de ayer y hoy

En la avalancha de precandidatos opositores que destapó AMLO, pudo haberse colado alguien que tuviera una firme visión del país y planteara cambiarlo desde una verdadera postura democrática. Pero no lo hay, porque todos aunque pregonen en ciertos casos una posición centrista, actúan como  gente de derecha.

Algunos como gobernadores dejaron sus estados hechos jiras e inseguros. En entrevista, el Secretario de Gobernación Adán Augusto López Hernández mencionó a tres estados como paraísos del crimen, el de Michoacán tal como lo dejó Silvano Aureoles Conejo y el de Guanajuato cuya violencia ya repuntaba en los tiempos de Carlos Medina Plascencia.  En cuanto al de Jalisco, por la forma como lo está dejando Enrique Alfaro. Lo que llama la atención es que los tres se asumen  presidenciables.

Silvano Aureoles / Enrique Alfaro.

En el caso de Guanajuato un poco tarde de parte del panista Medina Plascencia ya que fue gobernador de ese estado en el periodo de interinato 1991-95. En relación a  Aureoles del PRD, es evidente su huella si vemos la violencia diaria sobre ese bello estado, cuya caja Aureoles dejó totalmente saqueada. El otro es Enrique Alfaro del Movimiento Ciudadano en cuya entidad la violencia se expresa diariamente sobre todo contra mujeres y jóvenes. Pero eso si, muy rozagante, el político quiere seguirla desde Palacio Nacional… o de Los Pinos.

Mujeres opositoras, entre el odio, el escándalo y la decrepitud

En las mujeres opositoras que quieren la silla hay un factor común, ya que a excepción de Beatriz Paredes que es una política, las demás no lo son. Llegaron algunas en arribo, en concepción equivocada como la de AMLO sobre Lily Téllez y de una de ellas, Denise Dresser,  es natural esa aspiración porque de esa manera saltó al periodismo sin ser periodista y encontró apoyo de un diario que necesita gente que golpee.

El caso de Márgara Zavala ya se conoce, adicta al poder que ya disfrutó sin haber sido electa, como llamada primera dama, es el elemento familiar que se espera rescate el presupuesto.  Las demás, Xóchitl y Mercado, son grillas. Volviendo a Paredes, ya en la pasarela, es una mujer de 69 años y a dos años de las elecciones, tendrá 71.

Margarita Zavala / Beatriz Paredes.

Si la oposición es la que más critica a AMLO por considerarlo viejo, el presidente es menor que Beatriz tres meses, pero fue electo a los 65 años de edad y tiene cuatro gobernando.  De otro lado, de opositoras de otros entornos, no hay una pléyade, seres que se podían haber colado en la lista y que si tengan alguna propuesta real para apoyar a  este país. Hubieran sido  buena propuesta para dirimir con los tres precandidatos de la 4T, que por lo que se ve, no tienen oposición.

Ellos quieren ser reyes, ellas reinas, pero este no es un reino

El premio nobel de 1907, el angloindio Rudyard Kipling, describió muy bien la ambición del poder que está fincada en una falsa actitud y el resultado de haber querido aplicarla. Todos esos que saltan a la escena de la política en busca de la presidencia de la República, tienen una finalidad que en casi todos los casos no está clara, pero si el deseo de tener poder y desde luego lo que eso significa: la riqueza de un país.

En la famosa novela del escritor inglés El hombre que quiso ser rey, que fue llevada al cine en 1975 por John  Huston, dos hombres ambiciosos, ex soldados, deciden viajar a un poblado Kafiristán, con el fin de encontrar el sitio por donde pasó Alejandro el Magno y buscar la forma de reinar en poblados primitivos y convertirse al menos uno de ellos, Daniel Dravot, en un rey.

Escena de la película The Man Who Would Be King.

La novela (Eneida 2010) es una breve exposición de poco más de 80 páginas en donde se describen las aventuras de los dos hombres y el fracaso estrepitoso cuando los nativos descubren la realidad. Dravot es decapitado. La narración va descubriendo en la pluma versada del nobel, lo que  realmente subyace en el relato. La misma ansia colonizadora que otros escritores han definido, Conrad por ejemplo, en El Corazón de las tinieblas et al. Carnehan, el  compañero de Dravot que regresa con su cabeza, reconoce el fracaso de sus intenciones, como suele ocurrir en quienes solo están impulsados por la ambición y no tienen  un verdadero propósito de ayudar a los demás. 

Teresa de Jesús Gil Gálvez

En la UNAM hice estudios de maestría en Ciencias Penales. En medios sonorenses  trabajé desde la adolescencia y en julio de 1972  salí en un tren hacia  la gran capital, donde he trabajado en importantes medios, con breves retiros al mundo, entre ellos una corresponsalía en España. He publicado nueve libros. Me han dado premios pero no suelo promoverlos. Prefiero que digan: ¡Qué buen  libro publicó Teresa Gil! ¡Qué buena columna escribió hoy la Teregil!

Colaboradora desde el 22 de diciembre de 2014.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.
octubre 2022
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31