Periodismo libre y comprometido

Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca
Luis Alberto Portada

La antigua mansión de Dante Cusi sigue intacta

La Suave Patria

* La espectacular casa tiene más de un siglo de antigüedad.
* Tal como fue diseñada, aún puede verse sobre Paseo de la Reforma
* Un italiano fue su dueño, así como de latifundios y haciendas en la Tierra Caliente.
* Poseía miles de hectáreas en Michoacán y encargó la edificación.
* La construcción lleva en más de cien años y permanece de pie.

En medio de los modernos rascacielos -y de un banco que ocupa el terreno de la calle de Río Rhin y el Paseo de la Reforma, los que inundan el antiguo Paseo del Emperador-, existe una pequeña construcción de más de cien años de antigüedad, la cual asemeja un palacete y es conocida como El Chalet.

El edificio tuvo su origen a inicios del siglo XX, cuando el comerciante italo-mexicano Dante Cusi Castoldi contrató al entonces arquitecto e ingeniero Rafael Goyenche para que construyera su casa sobre Paseo de la Reforma en el año de 1907, antes del fin de la época porfirista.

Fue nueve años más tarde, en 1916, que comenzaría a vivir ahí junto con su esposa Teresa Armella y sus cuatro hijos, Dina, Elodia, Ezio y Eugenio, quienes ocuparon la edificación situada en el Paseo de la Reforma número 365, en la hoy alcaldía Cuauhtémoc de la Ciudad de México. 

Cuenta con algo más de quinientos metros cuadrados construidos, y el terreno en su totalidad mide mil 183 metros cuadrados, la casa tiene una escalera de acceso al primer nivel y el lugar con mayor altura se encuentra al centro del conjunto, apreciándose una cubierta bastante pronunciada.

El tachado de tejas rojas indica que la construcción tiene una altura aproximada de quince metros, y el doctor en historia Alfredo Pureco Ornelas contó algo sobre el italiano en una de sus publicaciones relacionadas con los empresarios en Michoacán:

“Este italiano –escribió Pureco- había emigrado con su familia a fines del siglo XIX desde Milán a Estados Unidos, y fue en el país vecino donde siguió una carrera bancaria, pero al no encontrar oportunidades de trabajo, al poco tiempo decidió trasladarse a la Ciudad de México.”

Dante Cusi Castoldi nació el 17 de noviembre de 1848 en Gambara, Lombardía, y su historia como productor agrícola en el estado de Michoacán es la del éxito de un inmigrante invitado por el gobierno que antecedió al de Porfirio Díaz.

Cusi era un comerciante italiano que llegó a tierras mexicanas en 1882 y posteriormente fue también propietario en Michoacán de las haciendas de Lombardía y Nueva Italia, que hoy son de primera importancia en esa entidad.

En su estancia en la capital del país durante la primera década del siglo XX le encomendó al arquitecto Rafael Goyeneche la construcción de su palacete, dando como resultado el característico edificio del Paseo de la Reforma.

Se trata de una de las primeras viviendas ubicadas en la avenida, y a pesar de que fue una de las más altas en su momento, actualmente es uno de los edificios más pequeños de la zona, pues los que la rodean son considerablemente más altos.

El Chalet de la familia Cusi, a más de un siglo de su construcción, sigue llamando la atención de las personas al pasar, pues al cruzarse con ella se detienen para poder apreciar su peculiar arquitectura al estilo ecléctico.

Sus instalaciones se encuentran en buen estado y, a pesar de las intervenciones que ha sufrido, ha logrado mantener su estilo con el que fue hecho, percibiéndose claramente que su fachada fue hecha de piedra, con sus varias ventanas dobles y triples diseñadas con acabados de madera y la herrería implementada tanto en su acceso principal como en los balcones.

Actualmente es utilizado para oficinas de la Fundación Kaluz, con una cafetería y un pequeño restaurante; pero después del proceso revolucionario la casa pasó a ser propiedad de Antonio del Valle Talavera y también de su hijo y nietos, quienes la han podido resguardar con muchos cuidados.

La ampliaron en su espacio de servicio hasta el jardín oriente, y levantaron oficinas de la dependencia que hoy es la Fundación Kaluz y, en la actualidad, hay oficinas en la planta alta y en la planta baja se encuentra una cafetería abierta a todo el público, por lo tanto se puede disfrutar de echar un vistazo por fuera y por dentro del lugar, que es símbolo de elegancia que se niega a extinguirse ante la modernidad avasalladora.

Luis Alberto Adrián García Aguirre

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en donde estudió dos licenciaturas: Periodismo y Comunicación Colectiva (1968-72) y Relaciones Internacionales (1973-77). De 1995 a 2002, colaboró con Reporteros Sin Fronteras (RSF) de París y el Comité de Protección a Periodistas (CPJ) de Nueva York. En los años 2000 y 2015, obtuvo el Premio Nacional de Periodismo.

Colaborador desde el 5 de febrero de 2020.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.
noviembre 2022
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930