Díaz NO nació un 15 de septiembre (2)


Sin Derecho a Fianza

Al parecer, fue Kefrén, gobernante de Egipto (2547 a 2521 a. C.) el primero en la Historia quien hizo su efigie en piedra para que la adoraran sus súbditos. Y en México, Porfirio Díaz el primer presidente que mandó poner su retrato en las oficinas públicas (la costumbre la inició Maximiliano). Tal vez, por lo mismo, el oaxaqueño estaba orgulloso que se creyera que nació el 15 de septiembre.

En varias de las biografías de Porfirio Díaz, lo citan así: “Nací en la ciudad de Oaxaca el 15 de septiembre de 1830. Mi padre fue José Faustino Díaz y mi madre Petrona Mori, y aunque de origen español […]”. Y anotan el libro que dictó Porfirio a Matías Romero (como en Wikipedia).

Sin embargo, en la primera edición de “Memorias” (1892) y las de 1922, aparece: “Nací en la ciudad de Oaxaca el 15 de septiembre de 1830. Mi padre fue José Faustino Díaz y mi madre, su esposa, Petrona Mory. Mi padre nació probablemente por el año de 1784, y aunque de origen español […]”

En esas citas que aparecen en Internet, omiten “su esposa” y el apellido escrito “Mory” que así fue como lo escribieron los primeros biógrafos de Díaz, como Huberto Howe Bancroft (Vida de Porfirio Díaz. 1887), no obstante que para 1892 Porfirio ya tenía en las manos su fe de bautizo, mantuvo esa grafía de su apellido, tal vez para darle mayor relevancia. En esas biografías mal “fusiladas” también se omite el dato sobre el padre de Porfirio.

Resulta curioso observar cómo, en Wikipedia (y en otros sitios) mencionan la fecha de nacimiento con base en: “Memorias de Porfirio Díaz, p. 14. Madrid, España, marzo de 1980”, citado igual en el libro Oaxaqueñas que dejaron huella (pág. 56), antologado por Dulce María Méndez García y otras (Mujeres de Oaxaca Navegando en el Tiempo. 2010).

Es incorrecto citar un libro así, mencionando el mes, por lo tanto, alguien plagió ese dato. Lo profesional sería buscar la información en las primeras ediciones. Esa edición española citada no la pude ubicar.

Aunque todos aluden a la fe de bautizo de Porfirio Díaz para afirmar que nació el 15 de septiembre, casi nadie repara que, ese documento, NO menciona la fecha del nacimiento. Transcribimos:

“Secretaría del Estado Libre y Soberano de Oaxaca. Sección de…

“Una estampilla de cincuenta centavos cancelada debidamente con un sello negro que dice: —Parroquia del Sagrario de Oaxaca. Sagrario de Oaxaca, abril 26 de 1888. Registro. Libro 77.Folio 164.Partida 847.El Presbítero Juan María Muñozcano. Cura interino de la Parroquia del Sagrario de esta Santa Iglesia Catedral de Oaxaca. Certifico en debida forma: Que en el archivo parroquial que es a mi cargo se encuentra el libro setenta y siete (77) de bautismos en el que a folios ciento sesenta y cuatro (164) frente, se lee la partida ochocientos cuarenta y siete (847) del tenor siguiente:

“—En la Capital de Oaxaca, a quince de septiembre de mil ochocientos treinta. Yo el Teniente bautizé solemnemente a José de la Cruz Porfirio, hijo legítimo de José de la Cruz Díaz y Petrona Mori, abuelos paternos Manuel José Díaz y María Catarina Orozco; maternos Mariano Mori y Tecla Cortés, fue padrino el Señor Cura de Nochixtlán, Lic. Don José Agustín Domínguez a quien recordé su obligación y la firmé con el S. C. S.—Luis Castellanos. Rúbrica. —José María Romero. Rúbrica. —Al margen. —847. —José de la Cruz Porfirio. —Y a petición de la parte legítima expido el presente testimonio de la expresada partida, copiándola fielmente del original a que me remito. —Sagrario de Oaxaca, abril 26 de 1888. —Juan María Muñozcano.

“Una estampilla de cincuenta centavos debidamente cancelada, con un sello azul que dice: — Jesús A. Vázquez. —Notario público N° 14. —Estado de Oaxaca. —El C. Lic. Jesús A. Vázquez, Notario público de este Distrito. Certifica y da fe: que en el archivo parroquial de esta ciudad, libro setenta y siete de bautismos, folio ciento sesenta y cuatro y bajo el número ochocientos cuarenta y siete, se encuentra una partida exactamente igual a la contenida en la copia que antecede. Y para constancia asiento la presente en Oaxaca de Juárez a los veintisiete días del mes de abril de mil ochocientos ochenta y ocho. —Lic. Jesús A. Vázquez, Notario público N° 14. —Estado de Oaxaca”.

“Es copia sacada del Tomo VIII del “Periódico Oficial” del Estado, N° 35, correspondiente al día 29 de abril de 1888, que certifico. Oaxaca de Juárez, septiembre 8 de 1892. —Manuel Martínez Gracita (sic), Oficial Mayor”.

Así es como aparece en el libro Memorias del Gral. Porfirio Díaz. (Biblioteca Histórica de “El Universal”. México. 1922). Hay que recordar que la primera publicación de esas memorias data de 1892, pero sólo se imprimieron cien ejemplares para que amigos o admiradores de Díaz la criticaran.

Como se podrá observar, en el documento que publicó el Periódico Oficial en 1888, no se informa cuándo nació Porfirio, simplemente se anota la fecha en que se bautizó.

Siglos antes de que naciera Porfirio, era práctica común que los niños se bautizaran al día siguiente de nacidos. Citamos a Alfonso Merelo: “Savinien de Cyrano de Bergerac fue bautizado el seis de marzo de mil seiscientos diecinueve, como refleja su acta de bautismo, encontrada en la parroquia de Saint Sauver de París.

Ésto hace suponer que nació un día antes, el cinco de marzo, ya que según la costumbre de le época se bautizaba a los niños al día siguiente de su nacimiento”. (Los viajes imaginarios. Antecedentes de un género).

Entonces, si Porfirio nació por la noche (él mismo dice que fue a la once), es imposible que a esa hora (bueno, media hora después) se fuera a traer a un cura a Nochixtlán, se despertara a un sacerdote en Oaxaca, se abriera un templo, y se bautizara al futuro héroe de La Carbonera antes de las doce de la noche del 15.

Esta observación no es descubrimiento de este negador de fianzas, ya que, en el libro Porfirio Díaz (septiembre l830 — septiembre 1865). Ensayo de psicología histórica. (París. 1906), de autor anónimo —en 1909 se sabrá que es el tapatío Salvador Quevedo y Zubieta el autor, cuando aparece la segunda parte del ensayo, que se titula El Caudillo Porfirio Díaz. Ensayo de psicología histórica.

En esa primera parte, Quevedo y Zubieta señala y pregunta: “Razones hay para creer que nació uno ó algunos días antes: Sabido es por varios viejos oaxaqueños, íntimos amigos de la familia Díaz que el nacimiento fué en la noche.

No es racional suponer que la misma noche, con una precipitación y á una hora insólitas, haya sido llevado á la Parroquia para un bautismo de urgencia (Esta urgencia ó precipitación del bautismo entraña cierta pugna con el adverbio solemnemente); “El padrino fué Dn. José Agustín Domínguez, Cura de Nochixtlán, antiguo amigo de la familia Díaz, obligado á vivir en Nochixtlán… ¿Cómo pudo jamás venir al bautizo la misma noche del nacimiento?

“Suponiendo que por casualidad haya estado esos días en Oaxaca ¿se pudo así como así llamar á un Señor Cura de Nochixtlán para que se apresurase á llevar inmediata y solemnemente al niño á la fuente bautismal?

“Sólo un peligro inminente de la vida del niño pudo justificar esa precipitación. No hay ningún indicio de eso, sino al contrario, de un nacimiento fisiológico”.

Y en una nota a pie de página, Zubieta dice. “La verdad es que el general Díaz, forzado por la elección que de ese día hicieron los amigos para festejarle, lo ha admitido como la fecha convencional de su nacimiento, sin desconocer por eso el 14 de Septiembre como la fecha real”.

Es curioso también notar que, en las copias los documentos parroquiales de los familiares de Díaz, se especifique que el bautizado “nació un día antes”. Ejemplos:

La fe de bautizo de la hermana mayor de Porfirio, Nicolasa. “en la capital del Estado […] a doce de septiembre de mil ochocientos veinte y ocho. Yo bauticé solemnemente a Nicolasa […] nació el día anterior […]”.

0 en la fe de bautizo de Marcos Pérez, que el mismo Porfirio proporciona al final del capítulo “Adolescencia-estudios” (en ediciones modernas vendrá al final del libro):

“[…] 26 de abril de 1805. […] En la iglesia parroquial de San Pedro Teococuilco, en veintiséis días del mes de abril de mil ochocientos cinco años, bauticé solemnemente a marcos Marcelino, que nació el día anterior […]”.

O un poco antes, la de su madre, Petrona Cecilia:

“En el pueblo de la Magdalena Yodocomo, a primero de Febrero (sic) del año de noventa y cuatro [1794], Yo el Vicario Baptizé (sic) solemnemente a Petrona Cesilia (sic) […].—nació en treinta y uno de enero […]”.

En la edición de Memorias, que hizo la editorial El Libro Francés. S.A en 1922, aparecen unas notas que no tiene la de El Universal; son reproducidas en la edición de Conaculta (1994) con prólogo de Moisés González Navarro:

“*Dice el señor licenciado Genaro García en su folleto Porfirio Díaz, sus padres, niñez y juventud (México, 1906): ‘La fe de bautismo no dice si el niño Porfirio nació el propio día 15 o antes, pero aun supuesto el último caso, debió contar de nacido uno o dos días solamente, dada la costumbre de la época, de echar las aguas bautismales a los niños casi inmediatamente que nacían. (Entre otras, las fes de bautismo de los presidentes de la República, licenciado don Sebastián Lerdo de tajada y general don Manuel González, dicen respectivamente que uno y otro fueron bautizados ‘de un día’ de nacidos”. Más ejemplos sobre los bautizos.

A continuación se menciona también a Quevedo y Zubieta y se cita la nota de pie de página que transcribimos arriba, sobre que Díaz “forzado por los amigos” dejó esa fecha como su natalicio.

Quien lea las Memorias del dictador, se dará cuenta que Porfirio le da mucha importancia a la sangre europea que dice llevar en sus venas. Por eso escribe “Mory” y menciona la ascendencia española de sus dos ramas ancestrales (sin muchos datos).

Es sabido también el amor a la cultura europea y que en sus retratos se le muestra “menos indio”, así también que se polveaba para parecer “más blanco”, principalmente después de casado con Carmelita… Es posible que también omita deliberadamente que su padre era oriundo de Jalisco, ya que éste vendría huyendo del pago de deudas, como señala el historiador Agustín Rivera. Además el 15 se septiembre es la fecha más importante de la historia de México.

Es obvio que el “Héroe del 2 de abril”, no nació el 15. Lo más seguro es que haya nacido el 14 y que al escribano del la parroquia se le pasó anotar: “nació el día anterior” (hay otros casos).

O, ¿sería muy peregrino pensar que, dado que ya estaba en la memoria colectiva que su cumpleaños era el 15 de septiembre, y que, al conocer el documento de su fe de bautizo, Porfirio hubiera mandado borrar la frase: “que nació el día anterior”, que era común apareciera en esos documentos de la época?