La familia según los curas


LIBROS DE AYER Y HOY

Hace tiempo, escuchaba a unos niños que jugaban  a la familia. Sus personajes eran siempre la mamá, el perro y la mano peluda.

En el barrio donde crecí, se hablaba de la familia de una solterona: sus plantas y sus dos gatos. Y hubo quien le atribuyó a un  señor abarrotero el integrar su familia únicamente con una boa constrictor, a la que según  decían, sacaba a pasear en la madrugaba.

La-familia-segun-los-curasNunca comprobé esos extremos, pero igual que todos he visto los más disímbolos y plurales tipos de familias a lo largo de la existencia. La definición de familia desde el punto de vista físico, moral, legal y sociológico, siempre responde a los cánones del momento.

La multitudinaria de los pater familiasno es la misma que se pretendió crear hace décadas con el slogan, la familia pequeña vive mejor. Ni son iguales las familias que formaban -y forman- los grupos criminales, al tradicional grupo de padres e hijos que vemos día a día en las relaciones convencionales.

La Ley de Sociedades de Conveniencia para el Distrito Federal del 16 de marzo de 2007, no creó una familia nuclear como se dijo, aunque configuró una relación de apoyo y dependencia que no necesariamente tiene que tener lazos sanguíneos.

Fue una ley que pasó por largos avatares y en la que la idea original surgida del movimiento gay, terminó siendo cercenada.  En la práctica  existe una figura parecida desde hace años con esposos sin hijos que forman únicamente la familia o con  personas que adoptan.

Hay quienes viven en familia unidos únicamente por el afecto, la conveniencia económica o el rechazo a la soledad, sin que haya otro tipo de lazo. Los ejemplos podrían seguir en centenares.

¿Por qué, entonces delimitar la familia a un  simple proceso reproductor, como lo está planteando la iglesia católica? El principal argumento que esgrimieron miembros de la jerarquía, fue que el matrimonio de personas del mismo sexo, cuya iniciativa proviene del ejecutivo, pierde su carácter reproductor.

De pronto se vieron  muy  naturalistas y le echaron  tierra al ínclito Darwin. ¿No que la vida proviene del dios al que ellos están afiliados? Mostraron además un  panorama catastrófico a su entender, como si todos en el mundo se fueran a casar con personas del mismo sexo.

Los derechos de igualdad de todos los mexicanos, las garantías constitucionales que nos arropan, pasan a segundo término con esas concepciones católicas y pueden ser las que den al traste con la mencionada iniciativa, una vez que pasen las elecciones.

Se ha hablado de que es  una propuesta con ribete electoral. La ley mencionada arriba fue cercenada debido a la presión, entre otros grupos conservadores,  por la jerarquía católica y de haber sido presentada en el año 2000, fue aprobada siete años después.

Esos argumentos pueden ser la justificación en  la que se apoye el Congreso para congelar o cambiar la iniciativa actual, la que por cierto será analizada -Osorio Chong dixit-, lo que ya de entrada envía un mensaje.

Los oscurantismos y las ideas retardatarias, pretenden mantener en una jaula a una sociedad que lucha por airearse y salir a la luz de sus propios retrocesos.

Henry James, el escritor estadounidense que vivió radicado en Inglaterra, es el inspirador de La jaula de cristal del escritor y académico Daniel J. Schenider.

El título es una alusión a una de las novelas cortas de James, En la jaula, pero en realidad la obra hace un recorrido por toda la profunda  y simbólica contextura de sus novelas, cuentos y ensayos. Según ese análisis, James, un hombre complejo, retrata un mundo esclavizado, dependiente, encerrado en una jaula que las propias convenciones le han creado.

Nadie es libre. A partir del concepto de una alfombra de un entramado de hilos que aprisionan al ser humano, muchos son los influjos y detalla uno en la iglesia católica.

Sus prejuicios, sus presiones. Muchos de sus fieles  “han rendido su libertad y están esclavizados por sus votos de obediencia”.

Viven enjaulados por “un voto de obediencia ciega, un  voto similar al que hacen los padres jesuitas al prior de su orden”  Y esa “jaula de cristal de la sociedad” la extiende a la riqueza, al militarismo y a todos los factores de poder, la familia incluida. Solo le faltó añadir a la mano peluda.

laislaquebrillaba@yahoo.com.mx