Periodismo libre y comprometido

viernes 30, septiembre 2022
O A X A C A Clima de Hoy
Teresa Gil

Verano y consulta. El día más largo ¿en largas esperanzas de justicia?

Libros de ayer y hoy

Paradójico que entremos al verano cuando nuestro horario veraniego se inició en la primavera y terminará el último domingo de octubre en pleno otoño. Así es el mundo de loco, loco que festejó la entrada de un solsticio, palabra que significa detener al sol, situado en la parte norte de la tierra (la más fría)  cuando también paradójico, se inicia el sol más quemante del año que en algunas zonas se incendia casi el mes de agosto.

Aquí se incendiará pero no por el sol, sino por la consulta del primero de agosto para ver si el pueblo juzga o no a los ex presidentes. En medio del verano quemante están las honras que ahora se exhiben en  retratos históricos aunque su trayectoria no haya sido precisamente histórica.

En el marco de esa consulta que tenido sus peros, el retobado INE sigue exigiendo más dinero, pese  los 890 millones que se le adjudicaron. Suena también complicada la pregunta muy a lo jurista que hicieron los de la Suprema Corte para enfrentarla a  ciudadanos a los que por lo general no les gustan las arengas.

Dice así la tal pregunta: “¿Estás de acuerdo a que se lleven acciones  con  apoyo al marco legal para esclarecer las decisiones políticas tomadas en el pasado por los actores políticos y garantizar la justicia  y los derechos de las posibles víctimas?”

El verano, y un poeta, Jaime Torres Bodet, que se suicidó en  primavera

Hay grandes poetas que se lanzan al olvido, aunque hay que reconocer que en México fuera de los suplementos culturales, los poetas poco relumbran entre la gente, así sean Premio Nobel. Tiene mucho que ver la falta de promoción, los libros caros y una tecnología que desvió la atención de la gente a la imagen movible.

Uno de esos grandes poetas fue Jaime Torres Bodet, el único mexicano que ha estado al frente de la Unesco y que desempeñó las funciones más diversas como diplomático, embajador en Francia, Secretario de Educación,  miembro de número de la Academia de la Lengua,  Honoris Causa por la UNAM, Medalla Belisario Domínguez, y muchos reconocimientos. Su obra se expresa en  nueve libros de canciones, poesía y ensayo.

Hombre culto, brilló desde la adolescencia y un día, en la primavera de 1974, se suicidó precisamente el trágico 13 de mayo. El autor de una tesis sobre él, Héctor Palacio, negó que fuera por el cáncer que padecía, sino que su muerte “fue por un acto de voluntad”.

He seleccionado su poema Verano que publicó Jorge Cuesta en su Antología de la Poesía Mexicana  (Fondo de Cultura Económica 1985). Cuesta, otro poeta casi en el olvido es uno de los que minimizó Octavio Paz al que el también poeta Marco Antonio Campos señala como “experto en minimizaciones”. Cuesta, generoso, quien también murió por suicidio, recogió en su antología a 22 de los más grandes poetas que ha tenido México. Aquí parte alterna de Verano de Jaime Torres Bodet


VERANO

Corrí

las cortinas azules de la siesta

sobre el oasis del jardín.

El verano adhería a los espejos

las burbujas del aire, y el azul

de la sombra regaba de uvas sueltas

el mantel engomado de la luz.

Sentí

en el pecho un gran hueco feliz

el musgo caminaba entre las losas.

Una paloma del jardín

se puso  a picotear el tiempo

en el oro granado del maíz.


Teresa de Jesús Gil Gálvez

En la UNAM hice estudios de maestría en Ciencias Penales. En medios sonorenses  trabajé desde la adolescencia y en julio de 1972  salí en un tren hacia  la gran capital, donde he trabajado en importantes medios, con breves retiros al mundo, entre ellos una corresponsalía en España. He publicado nueve libros. Me han dado premios pero no suelo promoverlos. Prefiero que digan: ¡Qué buen  libro publicó Teresa Gil! ¡Qué buena columna escribió hoy la Teregil!

Colaboradora desde el 22 de diciembre de 2014.


junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930