Noticias de Oaxaca, México y el Mundo
Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca
domingo 5, diciembre 2021
Fundador: Abundio Núñez Sánchez
Directora: Ivett Núñez Cardoza
Fundador: Abundio Núñez Sánchez

Pese a conmemoración de este año, Austria no regresará el Penacho

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Libros de ayer y hoy

México ya no verá en su tierra al Penacho de Moctezuma. La obra de más de cinco siglos, valuada en 500 millones de dólares, no puede regresar a su país por su propia delicadeza estructural.

Conmemorar 200 años de una fecha fundamental, como es la independencia de un país invasor, conmueve no solo a  ciudadanos del mundo sino a los gobiernos que alguna vez estuvieron sometidos a un  yugo.

Ante la pequeñez del gobierno francés omiso en defender nuestras piezas históricas, el de Italia permitió que a nivel mundial se conociera un detalle de solidaridad con un país que tiene en su pasado una gran historia. Impidió la venta de parte de ese pasado mexicano y  rescató las piezas que iban a ser vendidas al mejor postor. Su jefe de carabineros Roberto Riccardi, engalanó con su presencia  las fiestas de este bicentenario.

En estos  momentos en los que toma trascendencia refrendar la importancia de nuestro gran pasado,  y ante el saqueo indiscriminado surge siempre la pregunta sobre el Penacho de Moctezuma tan debatido y se pone énfasis en  la forma como muchas piezas fueron a parar a manos de empresas subastadoras si se supone que estaban en manos oficiales ¿Se ha investigado la responsabilidad de los que tuvieron  en  sus manos esas riquezas?

Por su delicadeza, difícil que el penacho regrese a México

Quinientos años se le fijan  al famoso Penacho de Moctezuma y su existencia tiene un  gran  recorrido histórico en Europa, cuya presencia se menciona en varias hipótesis. Una de ellas como un regalo de Hernán Cortés a Carlos I, tras el presente que se supone le hizo el propio Moctezuma.

Aunque otros hablan de un apoderamiento. Otra hipótesis se refiere de un ataque de piratas que llevaron al mentado plumaje a Austria  donde se empieza a exhibir en  1889 en  el Museo de Historia Natural.

Un reportaje muy amplio al respecto publicó Este País el 18 de noviembre del 2020, realizado por Daniel Salinas Córdova. La que es considerada una pieza de arte única en el mundo y  está valuada en  500 millones de dólares, fue llevado en  1928 al Museo de Etnología en el Palacio de  Hofburg en Viena y se  empezó a exhibir en 1935.

Como se ha visto en su reproducción en el Museo de Antropología, es de color verde intenso, formado por plumas de pájaros diversos, 450 de ellos de Quetzal. Mide  116 centímetros de altura y 175 centímetros de ancho.

Está armado con varillas y fibras vegetales. Aunque algunos quieren crear polémica en  torno a su origen, hay la evidencia de que aparte de las plumas de quetzal ave endémica de México, tiene plumas de otros 4 pájaros mexicanos y otras evidencias  naturales.

No solo AMLO ha solicitado el regreso, han sido varios gestores los que lo han hecho y desde Abelardo L. Rodríguez ya se había insistido en ese regreso.

El gobierno austriaco se refiere en su negativa a la delicadeza de la pieza igual como lo que argumentó también el  Vaticano para no enviar  los códices mexicanos originales. Hay formas legales de recobrarlo pero es mucho el riesgo y el gobierno de Austria ha propuesto a México una propiedad compartida.

Se esperaba un posible regreso para las fiestas del Bicentenario de la  Consumación de la Independencia  pero la situación mencionada lo hace difícil.  Como dice  Salinas  Córdova en su excelente reportaje, hay que conformarse con tener en nuestro Museo de Antropología una copia exacta que hizo curiosamente un artesano de apellido Moctezuma.

El bello gesto de Italia y Aldous Huxley con la sonrisa de la Gioconda

Algo preocupante en esta época de grandes descubrimientos es que no existan sistemas de protección de grandes obras a las que deberían de tener acceso todos los públicos del mundo.

Miguel Ángel Mancera se contentó con poner un video de la Sixtina en la visita del Papa Francisco. Lo curioso es que nuestras riquezas algunas de más de 500 años, andan de mano en  mano por los países, al parecer sin sufrir demérito. Italia si ha soltado en algunas ocasiones a la Gioconda de Leonardo da Vinci.

La debió haber visto en uno de sus muchos viajes a Italia el inglés Aldous Huxley. En sus escritos, muchos escritores y poetas, Byron entre ellos hicieron lo mismo, habla de ese país como de un sueño paradisíaco, una tierra del romanticismo y la aventura. Huxley, escritor, ensayista, conferencista, desenvuelve en Italia parte de La sonrisa de la Gioconda ( Los policíacos involuntarios, Editorial Arte y Literatura, la Habana 1981)  aparecido en uno de sus libros La envoltura humana (1922).

Es la descripción de una mujer misteriosa que tiene las características físicas de la obra de da Vinci, mujer extraña y peligrosa. Es un largo cuento que refleja la gran maestría del escritor nacido en  Inglaterra en 1894, para describir a sus personajes y fijar la postura de un misógino que veía a las mujeres como especímenes  de uso en un transitar de ellas, algunas en  Italia donde se refugia en el relato, que lo hallaban atractivo·

Es un rejuego interesante  en el que es precisamente una mujer, la que describe como la Gioconda, la que cobra las muchas ofensas cometidas. Huxley es autor de la famosa obra Un mundo feliz, además Contrapunto, Esas hojas estériles, Nuevas visita a un mundo feliz, entre otros.  Sus biógrafos siempre quedaron asombrados de su notable inteligencia. Murió en 1963.



Teresa de Jesús Gil Gálvez

No he sido poeta en mi tierra, ni escritora, ni periodista, ni abogada. Son, al fin y al cabo, como decía Monsiváis, atributos que los demás deben reconocer. Prefiero ser agnóstica,  crítica, antiesquemática y comunista. La vida me lo reconoce. Nací en La Colorada y estudié en la Universidad de Sonora, que me dio mención honorífica por mi tesis “La libertad de prensa en México”. En la UNAM hice estudios de maestría en Ciencias Penales. En medios sonorenses  trabajé desde la adolescencia y en julio de 1972  salí en un tren hacia  la gran capital, donde he trabajado en importantes medios, con breves retiros al mundo, entre ellos una corresponsalía en España. He publicado nueve libros. Me han dado premios pero no suelo promoverlos. Prefiero que digan: ¡Qué buen  libro publicó Teresa Gil! ¡Qué buena columna escribió hoy la Teregil!

Colaboradora desde el 22 de diciembre de 2014.


Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email