Periodismo libre y comprometido

O A X A C A Clima de Hoy
Fernando García Portada

Caminos de Michoacán

Al pie de una foto

Primera parte

“Caminos de Michoacán y pueblos que voy pasando, si saben en donde está por qué me la están negando”, dice la popular canción del mismo nombre, y es que he permanecido un par de semanas en el sureste este bello y polémico Estado, inmerso en su vida cotidiana que se manifiesta en múltiples expresiones sociales, culturales, artísticas, políticas, económicas, religiosas, etc.…, facetas reveladoras de la vida de su gente que me permitirán una aproximación periodística en mi búsqueda de la verdad o lo más parecido a ella toda vez que muchas portadas, reportajes, artículos y columnas periodísticas escriben acerca de este entrañable estado de la república Mexicana.

Desde luego que existe cierto nivel de violencia haciendo metástasis en la sociedad, pero tengo que acotar, contextualizar y analizar a partir de datos duros y mi interpretación a través de la experiencia personal porque la prensa empresarial de nota roja en busca de rating entre las audiencias y la mala fe e infodemia de los enemigos del proceso político de cambio impulsado por el Gobierno Federal han tratado de hacernos creer que los michoacanos subsisten en la barbarie absoluta, cosa rotundamente falsa.

No debemos olvidar a los heroicos migrantes michoacanos en EUA que envían una gran cantidad de dinero a través de remesas que ha impulsado la economía de la región sometida por décadas a una pobreza extrema, obligada por el desgobierno de la globalización y sus secuaces. He conversado, entrevistado y analizado la situación actual con gente de múltiples profesiones, estratos socioeconómicos, filosofías, credos políticos y religiosos llegando a la conclusión que en general las comunidades del sureste Michoacano tienen una vital y emprendedora actitud cotidiana que no se detiene ante nada pese a algunos enfrentamientos armados entre los cárteles del narcotráfico o con la autoridad.

Como ejemplo de lo anterior querido lector te ofrezco una imagen por demás elocuente, la escena ha sido fotografiada en la última semana de julio de este 2022 en Maravatío Mich. se trata de un centro de sanación en el que se curan enfermedades físicas, emocionales y espirituales a través de diversas terapéuticas entre las que destaca el Temazcal que representa el vientre de nuestra madre tierra y es herencia ancestral de nuestra cultura prehispánica que no solo han subsistido a la represión religiosa del cristianismo y los prejuicios de la educación occidental, sino que hoy por hoy florece en manos de visionarios maestros del conocimiento indígena preocupados y ocupados por fortalecer nuestras milenarias raíces.

En la fotografía la Mujer fuego sahúma para purificar con el popoxcomitl o vasija humeante a una participante de la sesión terapéutica en el temazcal, el humo del copal es la vía de comunicación espiritual y energética entre lo divino y lo terreno, así al despojarnos de la energía sucia estaremos limpios y en disposición de volver al vientre de nuestra madre tierra para renacer desintoxicados en cuerpo y alma con la conciencia extendida al universo.

Agradezco encarecidamente la oportunidad de participar y la generosa deferencia de la que fui objeto por mis amigos la Mujer fuego, Fabiola Espinosa Ponce de León y el Hombre águila, Cuitláhuac Figueroa Correa, sanadores y mentores del temazcal Tlacocotl (libélula en lengua Náhuatl) al realizar en mi nombre la ceremonia Maya del cacao, acto místico en el que después de ser sahumados con copal los participantes y una vez sentados en círculo alrededor del altar y ofrenda, expresamos nuestro agradecimiento por la existencia y los mejores deseos por nuestros semejantes y la humanidad, esto entre toques de caracola marina o acocolli, el sonido de la sonaja o ayacatztli, cantos y el rítmico batir del tambor o chimal huehuetl que me remitió a los latidos de mi corazón hermanado con el de mis compañeros a los que tuve el honor de ofrecer el exquisito chocolate después de recibirlo de manos de Fabiola nuestra Mujer fuego y guía espiritual, expresando con cada compañero las palabras “recibo con amor, entrego con amor”. Esta ceremonia basada en el calendario Maya, es una celebración a la vida que atrae la energía de nuestro nahual de nacimiento para que llegue a nuestro corazón.

Posteriormente nos dirigimos a un domo de arquitectura muy peculiar. Ometeotl es la deidad ancestral que rige la vida del Temazcal, y es a él al que pedimos permiso para entrar y salir del recinto sagrado construido de manera circular con piedra y argamasa de altura relativamente baja a manera del igloo esquimal por ejemplificar con algo. Tiene al centro el ombligo que es una cavidad redonda y profunda para recibir a las abuelitas que son piedras volcánicas calentadas al rojo vivo, a las orillas del interior una banca continua permitirá a los participantes permanecer sentados, la entrada es una pequeña abertura que una vez iniciada la ceremonia será cerrada por una gruesa cobija.

Esta vez la ceremonia fue de 3 ciclos en consideración a nuestra nula experiencia en el tema, generalmente son 4 ciclos y cada uno corresponde a un punto cardinal asociado a alguna emoción, así mismo el número de abuelitas o piedras candentes está relacionado estrechamente al ciclo correspondiente que es anunciado con el sonido del acocolli pidiendo el permiso y acompañamiento de Ometeotl. Una vez iniciado cada ciclo, desde el exterior se introducen las abuelitas que han permanecido todo el tiempo calentándose en un horno de leña al cuidado del hombre de fuego, se les da la bienvenida y el encargado introduce con unas astas de venado o cahuaztli a manera de pinzas las rocas candentes en el ombligo hasta completar el número de 13 rocas.

Posteriormente el mentor encargado de correr el temazcal habló del nombre y características del ciclo y las emociones afines a él, después entre cantos y toques de acocoli y chimal huehuetl vertió sobre las abuelitas el agua en la que se habían macerado plantas medicinales (manzanilla, romero albaca), en lo inmediato se extendió un vapor aromático muy caliente y denso que nos provocó un copioso sudor por el que expulsamos las toxinas acumuladas en nuestro cuerpo, recordando que el órgano más grande que poseemos es la piel, el calor también tonifica nuestros músculos, huesos y órganos que padecen de algún enfriamiento, desajuste o irritación.

Al principio me sentí sofocado y desconcertado por la sensación de estar en un lugar pequeño, cerrado y en total obscuridad. En algún momento quise salir corriendo, estaba agobiado por el calor extremo y la dificultad para respirar el pesado vapor aromático mezclado con aire candente, el guía nos recomendó respirar con la boca entreabierta y pude controlar ese repentino ataque de angustia. Me di cuenta de que era tan solo una especie de pánico a lo desconocido de origen totalmente psicológico.

Es muy importante la función del guía al proporcionar confianza y seguridad además de conducir el diálogo para la interacción de los participantes en una terapéutica verbal que permite expulsar sentimientos negativos a través del verbo, miedos, deseos, obsesiones, filias y fobias curando también a través de la palabra. Así mismo esta experiencia grupal nos ayuda enfocar la mente en el agradecimiento y lo positivo de la existencia para extender al infinito nuestro crecimiento personal.

Con la ayuda de los guías y empatía de compañeros avezados en la experiencia del temazcal pude terminar los 3 ciclos completos no sin cierta dificultad a causa de resistencias psicológicas propias de la neurosis que padecemos quienes habitamos en grandes urbes, ruidosas, contaminadas, deshumanizadas y frías. Al salir del recinto terminando el ciclo final una pertinaz llovizna nos bendecía con su frescura, me tiré exhausto en el pasto húmedo pues estaba mareado, los residuos tóxicos de años de quimioterapia estaban siendo expulsados de mí, Fabiola la Mujer fuego me auxilió para ajustar mi respiración al nivel normal y con esto recuperarme por completo.

Es una gran experiencia, gratificante en extremo, entrañable y conmovedora, en el grupo estaban un par de niñas de 9 años, mujeres y hombres de todas las edades incluso adultos mayores de 80 años que no solo sortearon la prueba, también la disfrutaron. Vi sus rostros relajados, suaves y sus miradas limpias. Los beneficios recibidos son proporcionales al ahínco, entusiasmo y amor que dedican estos michoacanos ejemplares a la curación y el renacimiento físico, intelectual, emocional y espiritual. Sin ánimo de lucro entregan lo mejor de sí con generosa honestidad a quien busca alternativas de salud, cultura, conocimiento, expansión de la conciencia y espiritualidad.

Lo experimentado y aprendido con el corazón de esta medicina es una petición por la unidad total con todas las formas de vida para armonizar nuestra efímera presencia en esta dimensión y sus pares. El dejar ir disueltos en nuestro sudor los residuos, venenos y sombras oscuras mientras el vapor perfumado de savia vegetal se eleva con las peticiones de los cantos y agradecimientos es algo que debes vivir al menos una vez en tu vida, con certeza afirmo que cambiará tu concepción del mundo.

Como suele ocurrirme cuando agazapado tras el teclado he permitido la aproximación de la aurora, el frío de la serranía empieza a calar un poco y mire Ud. querido lector que escribo esto en total calma y tranquilidad en las montañas de Puruagua muy cerca de la supuesta barbarie que los tinterillos a sueldo de los poderes fácticos describen como un infierno colosal, atrincherados en una lujosa oficina corporativa de Polanco o Santa Fe en Ciudad de México. El tema del combate a la violencia es muy complicado y las heridas y agravios de la infame guerra del expresidente beodo Felipe Calderón tardarán décadas en sanar.

Abrazos y no balazos funciona, tan cierto como que el gran estratega militar chino Tzun Tzu escritor del mítico libro “El arte de la guerra” mencionó hace cerca de 2 mil años que al enemigo acorralado no se le debe obligar a pelear hasta el último aliento pues nos puede infligir aún pérdidas fatales, se le debe dejar una salida o ruta de escape que lo disperse para con el tiempo y a bajo costo de vidas se le capture.

Michoacán, México en su conjunto son muchísimo más que ese supuesto territorio fragmentado por la violencia y el odio, aquí estoy yo recorriendo esos caminos de Michoacán, veredas pletóricas de gente buena, entregada y trabajadora. Son estos soñadores los que rescatarán los bosques para que pervivan las mariposas Monarca, los que crean el maravilloso arte indígena y popular, los que rescatan, aplican y difunden conocimientos ancestrales, los migrantes que trabajan de sol a sol soñando despiertos, sus agricultores invencibles entonando una pirekua entre la milpa y sobre todo el pueblo consciente de su papel revolucionario, pueblo emancipado que ya no quiere ser pisoteado ¡Que viva mi tierra Michoacán y denme charanda pa´brindar”!

Fernando García Álvarez

Nací enamorado de la luz y desde muy joven decidí ser artesano de sus reflejos. He sido aprendiz y alumno de generosos mentores que me llevaron al mundo de las artes y la comunicación. Así he publicado mis fotografías y letras en diversos foros y medios nacionales e internacionales desde hace varias décadas. El compromiso adquirido a través de la conciencia social me ha llevado a la docencia.

Colaborador desde el 10 de diciembre de 2021.

Las opiniones expresadas por los columnistas en sus artículos, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden no representar la postura o línea editorial de PressLibre.