Murat será expulsado y Franco, si quiere sumarse, que haga cola: Eviel


Luego de ser ungido por segunda ocasión como presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Eviel Pérez Magaña confirmó el inicio del proceso de expulsión de su partido del ex gobernador José Murat Casab, a quien llamó “cobarde” y le exigió “hacerse responsable de sus actos”.

Al término de la sesión extraordinaria del partido tricolor este viernes, que renovó a los miembros de las comisiones respectivas para comenzar el juicio, el candidato perdedor de la elección del 4 de julio dijo que Murat podrá defenderse ante la Comisión de Justicia partidaria, que ahora encabeza el diputado presidente del Congreso del Estado, Herminio Cuevas Chávez.

“Hoy tenemos que acostumbrarnos a ver a un PRI con responsabilidades y actitudes propias de los diferentes órganos que componen nuestro partido; esperemos el desarrollo del proceso y que defina la Comisión de Honor y Justicia”, soltó el ex secretario de Obras Públicas durante la actual administración gubernamental.

Pérez Magaña salió así al paso de los señalamientos del “Ché” Murat en el sentido de que la cúpula priista en el estado es la responsable de los resultados adversos al otrora partidazo durante el proceso electoral pasado, y no las presuntas traiciones de él.

“Nosotros hicimos un gran papel. Tuvimos una votación muy importante, no suficiente ante una alianza, una suma de diferentes partidos y actores, pero como priistas estuvimos al frente”, argumentó.

Una vez ratificado como dirigente estatal del PRI, según que ahora con base en los estatutos y procedimientos requeridos, además de la presencia del “enviado” del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, el senador Carlos Jiménez Macías, el ex candidato tricolor a la gubernatura arremetió contra Murat Casab:

“Qué cobarde aquél que tras bambalinas ahora se excusa, qué cobarde aquél que no vino hoy y ahora se excusa, así como muchos que sí vinieron y de manera libre expusieron su sentir en el Consejo Político”, dijo el derrotado por Gabino Cué Monteagudo.

Pérez Magaña aclaró que el proceso de expulsión aún no alcanza al ex dirigente estatal y diputado federal plurinominal del PRI, Jorge Fernando Franco Vargas.

No obstante, advirtió al ex secretario general de Gobierno durante el inicio del conflicto sociopolítico del 2006 “y a aquéllos que no estuvieron” que “si quieren sumar tendrán que hacer cola, porque hay un montón de hombres y mujeres en el partido” (sic).

Eviel Pérez rechazó que busque el acercamiento con Jorge Franco Vargas, y reviró: “ahora el señor (sic) tiene que buscar a su dirigencia; es que no tiene ningún cargo y los militantes tienen que acostumbrarse a ir al partido; quienes queremos al PRI debemos estar en todo momento para no ser cuestionados por la militancia”.

Mientras tanto, el ex presidente municipal de Tuxtepec pidió “no incurrir en rumorologías que hacen mucho daño, porque el procedimiento de expulsión es para un ex gobernador (José Murat)”.

Y ante la advertencia del abogado Jorge Franco Jiménez, padre del Diputado federal plurinominal, en el sentido de que el nombramiento de Pérez Magaña es ilegal por no estar apegado a los procedimientos, éste defendió su cargo partidista y juró que está apegado a los lineamientos jurídicos.

“Quienes nos apegamos a la legalidad, aquí estamos”, sostuvo con el ceño fruncido.

Antes, en la sesión extraordinaria, el pleno del Consejo Estatal del PRI, con la asistencia de más de 600 consejeros, dirigentes de sectores y organizaciones, respaldaron formalmente la designación de Pérez Magaña como dirigente estatal del Revolucionario Institucional para un periodo de cinco años.

Por su parte, el dirigente estatal de la CNC y senador de la República, Adolfo Toledo Infanzón, así como el diputado local electo y coordinador de la bancada priista en la próxima LXI Legislatura, Martín Vásquez Villanueva, llamaron a los priistas a la unidad y a trabajar en favor de su militancia.

A su vez, el dirigente formal de la CTM en la entidad, el eterno Claudio Guerra López, demandó la participación activa de los sectores obrero, campesino y popular, pero también exigió “tomarlos en cuenta para posiciones en las direcciones del PRI”.

Los nombramientos

Por aclamación los priistas nombraron a Herminio Cuevas Chávez como presidente de la Comisión Estatal de Justicia Partidaria, a la que también se integran Rosa Nidia Villalobos y los diputados locales Jaime Aranda Castillo, Claudia del Carmen Silva Fernández y Eva Diego Cruz, además del legislador electo, Martín Vásquez Villanueva.

Como titular de la Defensoría de los militantes del PRI fue designada la ex presidenta municipal de Tlacolula y ex diputada local, Gloria Altamirano Portillo.

Durante la sesión extraordinaria también se autorizó al Comité Directivo Estatal a emitir la convocatoria para la renovación o reestructuración de los Comités municipales, atendiendo las necesidades de cada uno de los lugares.

Las peticiones de expulsión

En su oportunidad, el consejero Rosario Cerón, llegado desde Acatlán de Pérez Figueroa, en la Cuenca del Papaloapan, exigió la expulsión del PRI de quienes supuestamente ayudaron a ganar a la oposición durante el proceso electoral pasado, como José Murat Casab y la zarina del transporte público de pasajeros: Aurora López Acevedo.

Otro militante distinguido demandó por su parte echar del otrora partidazo a Jorge Franco Vargas.

Un minuto de silencio por Zavaleta

Antes de iniciar su discurso, Eviel Pérez Magaña pidió un minuto de silencio en memoria del diputado federal panista Guillermo Zavaleta Rojas, quien falleció al mediodía de este viernes en un accidente aéreo a punto de llegar al aeropuerto de Santa María Huatulco.

Muratistas contra ulisistas

Previó al inicio de la sesión extraordinaria, un grupo de militantes del PRI identificados con el ex gobernador José Murat protestaron en contra del gobernador Ulises Ruiz Ortiz y los actuales dirigentes del tricolor.

Los disidentes, cerca de 100, fueron encabezados por Arquímedes García Morales, Abraham Reyes Arrazola y Tomás Soriano.

Para impedir las arengas en contra de Pérez Magaña salió al paso el cuestionado diputado local Antonio Amaro Cancino, quien pidió realizar una “manifestación respetuosa”.

Sin embargo, Marcos Toledo, uno de los simpatizantes de Murat, fue aprehendido por policías municipales de Santa Lucía del Camino y llevado a la cárcel pública.