Cuestionan visitas de Robles Montoya a Santa Lucía para “supervisar” obras


SANTA LUCÍA del Camino, Oaxaca, agosto 1.- Las visitas frecuentes de Benjamín Robles Montoya, secretario particular del Gobernador, a este municipio conurbano para “supervisar” obras que apenas piensan poner en marcha, ha abierto una serie de cuestionamientos entre las tribus y grupos que se disputan el poder en la población.

Para el Síndico Procurador del Ayuntamiento, Omar Blas Pacheco –quien encabeza a los ocho regidores contrarios al edil Pedro Cabañas Santamaría–, la visita del Secretario Particular del gobernador Gabino Cué “es bienvenida todas las veces que quiera, pero de manera institucional, pues no es su función supervisar obras”.

Mientras tanto, del otro bando, del edil Cabañas, se dice que las visitas de Robles Montoya obedecen a la intención de desaparecer poderes municipales en la población para imponer como administrador a Domingo Fentanez, quien durante la pasada administración representó al Gobierno del Estado en varios ayuntamientos en conflicto.

En su caso, Blas Pacheco insiste en que “eso de venir a supervisar obras”, como lo hace Robles Montoya, le corresponde a la Secretaría de las Infraestructuras (Sinfra) o a Caminos y Aeropistas de Oaxaca (CAO), “pero de forma coordinada con nosotros (sic), pues CAO nos apoyó con asfalto y Sinfra con pintura, aunque el trabajo ha salido de la administración municipal, sobre todo para la contratación de una cuadrilla de 50 trabajadores”.

Blas Pacheco, también integrante de la directiva estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), reconoce que existen dos controversias constitucionales en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con respecto al caso de Santa Lucía del Camino, además de solicitudes en el Congreso del Estado que exigen la destitución de los ocho concejales contrarios al edil Cabañas, entre ellos él.

Asegura, sin embargo, que “nosotros seguimos pidiendo al Presidente Municipal que se integre al trabajo que estamos realizando, porque con su actitud intolerante no le está dando cumplimiento a su cargo” (sic).

Así, en Santa Lucía del Camino continúa la purga entre autoridades municipales emanadas de la coalición PAN, PRD, PC y PT.

El munícipe Pedro Cabañas y un grupo de seguidores han desconocido a los ocho concejales “disidentes” y en su lugar instalaron a los suplentes.

Acusan a los regidores que encabeza Blas Pacheco de “buscar sólo su beneficio personal y no el de la comunidad”.

Los concejales disidentes son: Adriana Cruz Carrera, Salvador García López, Félix Margarito Díaz Santiago, Luis Antonio Espinoza Osorio, Edgar Armando Ortiz Zárate, Margarito Valdés Parada, Juan Carlos Pastrana Rodríguez y Omar Eusebio Blas Pacheco, regidores de Seguridad Pública, Educación, Reglamentos y Gobernación, Salud, Hacienda, Limpia, Agencias y Colonias, y Síndico Procurador, respectivamente.

Denuncian que “mediante artificios legaloides, los ocho regidores constituyeron un bloque faccioso y de complicidades para avasallar al presidente municipal, Pedro Cabañas Santamaría, y al resto de concejales, e imponer en las sesiones de Cabildo todo tipo de arbitrariedades y abusos”.

Además, Cabañas Santamaría ha acusado al secretario particular del Gobernador, Robles Montoya, de “faltar a su palabra de entregarle al Cabildo que él preside los recursos económicos de los ramos 28 y 33”.

En cambio, los ha entregado a la “junta” de los ocho concejales disidentes que encabezan Omar Blas Pacheco y Adriana Cruz Carrera.